Temas & Noticias



Puerto Rico aprieta

Puerto Rico aprieta

Puerto Rico aprieta

El VII Congreso Internacional de la Lengua identifica las tareas más urgentes del español

Apretar, en la cuarta acepción del diccionario de la RAE: “Aguijar, espolear al caballo”. Y tanto aguijar como espolear, en la tercera que les otorga: “Estimular”, en el primer término, y “avivar, incitar, estimular a alguien para que haga algo”, en el segundo. Terminó el VII Congreso Internacional de la Lengua Española en Puerto Rico y, amén de escenificar que el caballo del español tiene cuerda para rato, si ha servido para algo es para eso: para estimular, no bajar la guardia, ser conscientes de que, por mucho que el español crezca, conviene fortalecer su proyección en la educación y las industrias culturales, seguir sus múltiples ramificaciones —y atender las exigencias de los nuevos hablantes— e impulsarlo donde lo tiene más difícil: las ciencias y las nuevas tecnologías digitales.

Como todas las citas en las que se celebra una lengua, la literatura tuvo un papel esencial, y algunos escritores estuvieron ahí para escenificar la buena salud creativa del español. Pero lo importante es atender a sus desafíos más urgentes. La presentación de un examen oficial de esta lengua, reconocido internacionalmente, es un paso acertado en la unificación de criterios de enseñanza y evaluación. También se alertó sobre la dejadez del español en cuestiones científicas —una lacerante metáfora: en Puerto Rico, biología y matemáticas se imparten en español ¡con manuales en inglés!—, y se acertó el diagnóstico: cuidar la divulgación. E incluso hubo tiempo para que el escritor Eduardo Mendoza señalara la grieta por la que puede colarse la catástrofe: la liquidación de las Humanidades en los planes de estudio. Ahí sí peligra una lengua.

Puerto Rico está cargado de resonancias: el español ha resistido ahí radiante a la presión del inglés. Así que, lejos de la polémica identitaria que facilitó la referencia del Rey al “suelo estadounidense”, es su posición de frontera la que obliga a apretar: queda mucho por hacer.

Editorial. El País, España, 20-03-2016

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

----------------------------------------------------

Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles.

Inmediatamente llamaron a uno nativos e intentaron preguntarles mediante señas qué era eso.

Al notar que siempre decían “Kan Ghu Ru” adoptaron el vocablo inglés “kangaroo” (canguro). Los lingüistas determinaron tiempo después que los indígenas querían decir “No le entiendo”.

----------------------------------------------------