Temas & Noticias



¿Qué se deben Cuba y Estados Unidos? Las deudas pendientes

¿Qué se deben Cuba y Estados Unidos? Las deudas pendientes

¿Qué se deben Cuba y Estados Unidos? Las deudas pendientes

La histórica visita del presidente de EEUU, Barack Obama, a Cuba, la primera en 88 años, es un paso más para normalizar unas relaciones rotas, inamovibles y heladas desde hace décadas.

Un deshielo que comenzó en diciembre de 2014 y que, pese al viaje de la familia Obama, y a las buenas palabras que se dirigen de uno y otro lado, depende todavía de muchos gestos, pero sobre todo de dejar a cero las cuentas pendientes entre ambos países.

La visita “significa el clímax en el proceso de deshielo del último vestigio de la Guerra Fría que quedaba en la política exterior estadounidense, algo que habría sido impensable hace tan solo dos años”, afirma a la agencia Dpa Juan Carlos Hidalgo, experto en América Latina del Instituto Cato en Washington.

Obama ha sido el primer presidente estadounidense en activo que ha pisado Cuba desde 1928, cuando el republicano Calvin Coolidge asistió en La Habana a una cumbre regional, y el único que hasta ahora lo ha hecho desde el triunfo de la Revolución castrista en 1959, fecha que abrió el largo diferendo entre La Habana y Washington.

El mandatario estadounidense ha llegado a una isla aún comunista, pero que durante estos 15 meses, desde que se restableciera la relación entre Cuba y EEUU, se encuentra en un proceso de actualización económica social, donde el país que hasta hace poco era su principal enemigo se empieza a ver como un socio más que comercial. Sin embargo, en este clima de apertura y de normalización de las relaciones bilaterales quedan todavía viejas y profundas heridas que ambos países tendrán que cerrar.

2.-El bloqueo

cuba

El 17 de diciembre de 2014 Obama anunciaba la reanudación de las relaciones con Cuba. Un año después todavía no se puede hablar de normalidad total debido, en gran parte, a un bloqueo comercial, económico y financiero de más de 50 años.

El informe 2014 del impacto económico del bloqueo impuesto a la isla en 1962 cifró el daño económico en 90.000.000.000 millones de euros.

“Cuando hablamos de bloqueo no estamos hablando de una sola medida, ley o acción, sino de todo un entramado de disposiciones del gobierno de EEUU que a lo largo de los años han venido consolidando el bloqueo haciendo más férreo e insostenible”, declaró entonces el vicecanciller de la isla, Abelardo Moreno.

De momento, el temido bloqueo, que ha dañado no sólo a la economía del país sino también al turismo, el comercio y, en definitiva al día a día de la isla, sigue vigente. El presidente estadounidense es partidario de que se levante completamente, pero para ello necesita el apoyo del Congreso de EEUU al tratarse de una Ley. ¿Y qué ha hecho y hace la Administración Obama para sortear su propio bloqueo del bloqueo? Pues va aprobando medidas empresariales, financieras, monetarias y turísticas que desahoguen un poco a la isla.

Se han reabierto los vuelos comerciales, los bancos cubanos ya pueden abrir cuentas en EEUU, se han desbloqueado las cuentas bancarias en EEUU de cubanos residentes en la isla, se ha reabierto la Embajada estadounidense en La Habana, se han eliminado las restricciones a ciertas condiciones de pago…Grandes avances que intentan minimizar el impacto del bloqueo. Sin embargo, el Gobierno cubano lo tiene claro “no habrá relaciones normales” mientras se mantenga.

2.-Los derechos humanos

cuba

Los Derechos Humanos son otra de las materias pendientes entre ambos países. Por un lado está el Gobierno de Castro que rechaza la existencia de presos políticos y de violaciones de los Derechos Humanos. Una situación que no sólo preocupa al Gobierno estadounidense sino a toda la comunidad internacional.

La disidencia interna de la isla, algunos de cuyos representantes se reunirán con Obama el martes, recibe la visita con división de opiniones ante los efectos de la nueva política de EEUU hacia Cuba y entre denuncias de un aumento de la represión y detenciones por motivos políticos en los últimos días.

De hecho, el viaje de Obama, criticado por algunos sectores de la disidencia, estuvo precedido por el anuncio de la delegación de EEUU en el Consejo de DDHH que se celebró la semana pasada en Ginebra, que Obama promoverá en su viaje la importancia de que el pueblo cubano sea libre de elegir a sus dirigentes y de expresar sus ideas.

EEUU y Cuba mantienen en la política de Derechos Humanos las diferencias más profundas. La Administración estadounidense insiste en que la isla tiene que dar pasos en este sentido. EEUU no desiste de su objetivo de alentar una apertura democrática dentro de la isla.

“Esto no es una cuestión de hacer concesiones al Gobierno cubano, se trata de comprometernos de forma directa con el pueblo cubano y poder tener conversaciones sinceras y firmes directamente con el Gobierno cubano”, dijo Obama hace poco en una entrevista.

Argumentos que no convencen al Gobierno de la isla, sino todo lo contrario. La Administración Castro acusa a EEUU de “fabricar una oposición política interna sufragada con dinero de los contribuyentes estadounidenses”. Le critica, además, la “manipulación política y el doble rasero” que los norteamericanos hacen sobre los derechos humanos.

A pesar de sus diferencias, delegaciones de ambos países han mantenido varias rondas de discusiones sobre derechos humanos, que se han resuelto con menciones al “respeto mutuo”, pero con cada parte enconada en su postura.

3.- Guantánamo

cuba

Íntimamente relacionado con la deuda anterior es el cierre de la cárcel de Guantánamo. De hecho, mientras EEUU recrimina a Cuba la falta de libertades y democracia, la isla crítica a EEUU el abuso y las violaciones de Derechos Humanos en la lucha contra el terrorismo y en la situación de prisioneros de Guantánamo.

Cuba exige a EEUU la devolución de la base de Guantánamo para normalizar las relaciones. “El territorio ocupado por la Base Naval de los Estados Unidos en Guantánamo, en contra de la voluntad de nuestro gobierno y pueblo, tiene que ser devuelto a Cuba, cumpliendo el deseo unánime de los cubanos desde hace más de cien años”, recuerda el diario ‘Granma’ en un editorial.

El cierre de Guantánamo fue una de las promesas electorales de Obama que el Congreso estadounidense ha truncado en más de una ocasión. Ni siquiera está previsto que durante su visita el presidente estadounidense trate el tema. No está incluido en la agenda de conversaciones entre Obama y Raúl Castro.

La base de Guantánamo se convirtió en otro motivo más de ruptura entre ambos países cuando tras los atentados del 11-S se convirtió en una prisión de máxima seguridad. A finales del siglo XIX (cuando acabó la guerra de EEUU con España), los presidentes de EEUU y Cuba firmaron un acuerdo de cesión “por el tiempo necesario y para los propósitos de estación naval y carbonera” cuya soberanía sería de Cuba pero el territorio quedaría bajo el control total de EEUU previo pago de un alquiler.

Según informa la BBC, ese alquiler es “casi nada” (unos 4.000 dólares al año). Sin embargo, desde el triunfo de la Revolución, Cuba sólo ha cobrado una vez dicho alquiler, al parecer porque los Castro siempre se han negado a cobrarlo. Un contrato que el Gobierno cubano asegura nulo porque fue firmado bajo coacción y que necesita del acuerdo de las dos partes para romperlo.

4.-Las compensaciones

cuba

Tantas décadas de aislamiento, de bloqueo, de Guerra Fría entre ambos países no sólo deja vallas publicitarias con lemas contra los “los malditos yankees” o libros de Historia plagados de referencias contra el monstruo de la Revolución y de Fidel Castro. También deja el reclamo de compensaciones de uno y de otro lado. Unos, por el bloqueo que durante años ha ahogado a la isla más grande las Antillas Mayores, y otros por la pérdida de propiedades tras la victoria dela Revolución.

El pasado mes de diciembre, Cuba y EEUU hablaron por primera vez de las reclamaciones económicas mutuas vinculadas con las expropiaciones a empresas norteamericanas tras la Revolución de 1959, y con el embargo, por el otro.

En Estados Unidos hay 5.913 reclamaciones legales relacionadas con las expropiaciones a ciudadanos y empresas norteamericanas después de 1959. Las nacionalizaciones tras el triunfo de la revolución liderada por Fidel Castro fueron uno de los detonantes de la ruptura de relaciones en 1961.

Las reclamaciones están certificadas por la Comisión para la Solución de Reclamaciones Extranjeras (FCSC), una agencia independiente del Departamento de Justicia norteamericano.

Las reclamaciones de empresas norteamericanas como Exxon, Texaco, General Motors o Coca Cola ascendían a más de 1.900 millones de dólares al momento de la expropiación. La suma alcanzaría en esta fecha los 7.600 millones, consideran algunos expertos.

Cuba, por su parte, reclama indemnizaciones por los “daños económicos y humanos” del embargo que Estados Unidos le impone desde los años 60. La Habana ha reiterado varias veces la exigencia de compensaciones desde que ambos países iniciaron el histórico acercamiento diplomático hace un año.

Según el informe Cuba vs. Bloqueo, Cuba cifra en 121.192 millones de dólares en precios corrientes los daños totales que atribuye al embargo desde la década de los 60.

El Mundo, España, 21-03-2016

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

----------------------------------------------------

Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles.

Inmediatamente llamaron a uno nativos e intentaron preguntarles mediante señas qué era eso.

Al notar que siempre decían “Kan Ghu Ru” adoptaron el vocablo inglés “kangaroo” (canguro). Los lingüistas determinaron tiempo después que los indígenas querían decir “No le entiendo”.

----------------------------------------------------