Temas & Noticias



Crisis de nuestro tiempo, por Alfredo Jocelyn-Holt

Crisis de nuestro tiempo, por Alfredo Jocelyn-Holt

Crisis de nuestro tiempo, por Alfredo Jocelyn-Holt

Los procesos de degeneración pasan inadvertidos para el resto, estando sumidos en ellos. Pero los síntomas -en eso hay que fijarse- debieran resultarnos familiares: caídas en la natalidad, bajas productivas, inundación de mano de obra extranjera que derriba fronteras, ocasos y relevos de clases propietarias, presiones insoportables para grupos intermedios, extenuación intelectual y artística, vulgarización y arcaísmo en el gusto y en el lenguaje, relajación de costumbres, retraimiento de sectores apegados a la tradición…

LA SINTOMATOLOGÍA de las crisis es una vieja inquietud histórica. Sirve para medir niveles de angustia, también para enfrentar encrucijadas, como cuando surge la duda, atendido un cúmulo de calamidades mayúsculas, si no estaríamos ante una posible reconfiguración de nuestra sociedad, cultura o época. Motivos de descomposición sobran. Venimos confeccionando el catastro correspondiente en Occidente desde que, maravillados, nos pusimos a pensar el porqué de la debacle del imperio romano. De entonces data el paradigma clásico con que medimos cualquier crisis. Recordemos esas tremendas palabras de W. B. Yeats, escritas después de la Primera Guerra Mundial, que podrían referirse a Roma o a nuestros días. “Todo se cae a pedazos; el centro no puede sostenerse; / Mera anarquía se desata por el mundo… La ceremonia de la inocencia se ahoga;/ Los mejores carecen de toda convicción, mientras los peores/ Están llenos de apasionada intensidad”.

Los poetas ven donde a veces nadie ve. Los procesos de degeneración pasan inadvertidos para el resto, estando sumidos en ellos. Pero los síntomas -en eso hay que fijarse- debieran resultarnos familiares: caídas en la natalidad, bajas productivas, inundación de mano de obra extranjera que derriba fronteras, ocasos y relevos de clases propietarias, presiones insoportables para grupos intermedios, extenuación intelectual y artística, vulgarización y arcaísmo en el gusto y en el lenguaje, relajación de costumbres, retraimiento de sectores apegados a la tradición, abandono de éstos en cuanto a funciones públicas, regresión a relaciones de mera fuerza, sustitución de dioses, refugio en nuevas irracionalidades sectarias, clientelismo, plebeyismo antielitario, panem et circenses, apelación demagógica a sectores desposeídos y, en general, ese lento abatimiento conducente a fatiga existencial, desencanto y desesperanza que, según Rostovtzeff, refiriéndose a la Roma tardía, dejara abierto el camino a fuerzas más vigorosas que terminaron arrasando. Ya antes, Gibbon, Nietzsche, Burckhardt, dirían algo no tan distinto al respecto.

Ello no obstante, Gregorio Marañón se preguntaba en 1940 – y ¡vaya fecha!- si así y todo, cabía no desesperar. Desde luego, no todas las crisis son reales, comentaristas jeremíacos yerran, y no hay nada más vanidoso que creer que se va a ser protagonista del fin del mundo. Solo en dos momentos, a su juicio, correspondía hablar de crisis del alma colectiva: a fines de la Antigüedad y en los estertores del Medioevo. La primera habría sido superada por el Cristianismo que, aunque corrosivo salvó el legado clásico y, en cuanto a la segunda, el descubrimiento de América habría servido para desahogar Europa. Podría agregarse una tercera vez, esa misma Segunda Guerra Mundial, de cuyo apocalipsis apenas nos libramos como civilización por los pelos, “by the skin of our teeth” diría Kenneth Clark en los difíciles años 60. Claro que esas otras veces hubo convicciones y liderazgos a la altura del momento, gente culta también.

Blog de Alfredo Jocelyn-Holt, historiador. La Tercera

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado




JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave

Humor

Detrás de esa aura de inviolable dignidad y severidad de la reina Isabel II, se esconde su alma de bromista implacable y desconcertante.

La actriz Sheila Hancock recuerda que cuando fue invitada al Palacio de Buckingham, pisó a uno de los perros de la reina.

-“Me sentí mortificada y le ofrecí disculpas a la reina, pero ella contestó, sin que se le moviera un párpado:

- ‘Es su culpa (de la mascota), por ser del mismo color de la alfombra’

---------------------------

Durante una visita a una exposición de pinturas de Lucien Freud, Isabel se detuvo frente a sus característicos desnudos. El curador de la muestra le preguntó:

- “¿No fue usted pintada por Freud?”

- “Sí, pero no como a ellos”, contestó la Reina, muy seria.

--------------------------------------------------------