Temas & Noticias



Cada vez hay menos bebés en Europa

Cada vez hay menos bebés en Europa

Cada vez hay menos bebés en Europa
marzo 03

En Europa, las parejas se casan cada vez menos, dejan para más tarde el proyecto de tener un hijo, se divorcian cada vez más y tienen menos hijos”, señala el artículo del periodista Charles de Pechpeyrou, publicado en la web del Pontificio Consejo para la Familia.

La noticia destaca aspectos concretos de cada país. En el caso de Francia por ejemplo, revela que la tasa de natalidad está disminuyendo de nuevo, después de un pequeño aumento en el bienio 1990/2000. En el país galo han nacido 19.000 niños menos que en 2014, lo que representa una disminución del 2,3%.

Irlanda y Suecia son dos de las naciones con la natalidad más elevada. Sin embargo, ningún país de Europa alcanza la tasa de reemplazo generacional: 2,1 niños por mujer en edad fértil. “El envejecimiento de la población es por lo tanto inevitable, así como la disminución del número de habitantes. El año pasado, no menos de 12 de los 28 países, entre ellos Italia y Polonia, llegaron incluso a perder habitantes. Alemania, con una tasa de fecundidad que alcanza solamente el 1.4, se las arregla para mantener el equilibrio gracias a los nacimientos de recién nacidos extranjeros”, apunta Pechpeyrou en su artículo.

Otro estudio llevado a cabo por el Instituto Francés de Estudios Demográficos (Ined) en septiembre de 2015, revela que Europa es el único continente que presencia la disminución de su población: en el año 2050 se espera pasar de 742 a 728 millones de habitantes.

Según el reportaje, el descenso de la fertilidad en Europa se debe principalmente al control de la natalidad por parte de las parejas, fenómeno muy reciente en la historia de la humanidad. “En la sociedad actual, el niño es un proyecto, la decisión de una pareja, el resultado de la voluntad de las personas”, señala.

Medidas para incrementar los nacimientos

Ante este problema, la web del Consejo Pontificio de la Familia, a través de este periodista y vaticanista, pide una serie de medidas para incrementar la natalidad en Europa: Conciliar la vida familiar y la vida profesional, especialmente para las mujeres; medidas de apoyo a la natalidad para facilitar el empleo de las mujeres y la vida familiar; gestión de guarderías, facilitación del cuidado colectivo de niños y el sueldo de la madre.

Ante la elección de la madre entre trabajo o niños se constata un descenso de la fecundidad. El desempleo masivo que prevalece en muchos países europeos acentúa este fenómeno, haciendo que las parejas prefieran tener la seguridad de dos salarios antes que asumir la responsabilidad de dar a luz un hijo”, reza el artículo.

Asimismo, la noticia también indica que “en las sociedades modernas de Europa, el niño es sinónimo de gastos más que de ingresos. Paradójicamente, hoy más que nunca, nuestra sociedad desea tener hijos, deseo que se ha convertido en asunto público amparado por la ley, y deseo que simboliza la cultura europea de hoy en día, que quiere pensar en su futuro y asegurar su supervivencia”.

Lafamilia.info, 29-02-2016

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)

Humor

Paseaban por el campus de la Universidad de Princeton el matemático Oswald Veblen y el periodista del Manchester Guardian J. G. Crowther.

– Allí viene Einstein, debe Ud. conocerle, dijo el matemático.

Se acercaron y Veblen lo presentó como “el corresponsal científico del Manchester Guardian”. Einstein se inclinó y dijo:

– El Manchester Guardian es el mejor periódico del mundo.

Cuando el periodista regresó a Londres, uno de los ejecutivos del diario le preguntó si había oído ciertos rumores sobre Einstein.

– ¿Qué rumores?

– Corre el rumor en Fleet Street de que se ha vuelto loco.

– Si es así – dijo Crowther – es una desgracia para el Manchester Guardian.

– ¿Qué quiere decir?

– Le conocí hace poco y me dijo “el Manchester Guardian es el mejor periódico del mundo”.

– ¡Oh!, - contestó el ejecutivo- es evidente que nuestra información es incorrecta.

-----------------------------------------------------