Temas & Noticias



Miles de súper coches abandonados en Dubai

Miles de súper coches abandonados en Dubai

Miles de súper coches abandonados en Dubai
febrero 24

El emirato árabe sorprende en casi todas las facetas hablando de excesos. Incluso para dejar «tirados» miles de portentosos automóviles

Alrededor de 3.000 automóviles de alta gama permanecen literalmente abandonados en dos de las calles de las ciudades más importantes de los Emiratos Árabes, sobre todo en Dubai y Abu Dhabi. Y no son cualquier cosa, ni mucho menos, sino, en ocasiones, lo mejor de fabricantes de solera como Ferrari, Aston Martin, BMW, Porsche, Lamborghini —sobre estas líneas, un Aventador cubierto de polvo, que por cierto cuesta en España 366.525 euros— o Mercedes.

Sus propietarios son, en casi todos los casos, expatriados que durante un tiempo vivieron allí y a los que, quizá, un día sonrió la fortuna, pero a los que luego la crisis azotó con intensidad: no podían pagar semejantes excesos y, sencillamente, los dejaron a su suerte.

Llegados a este punto, ciudadanos y vecinos de la zona han elevado numerosas quejas por la «mala imagen» de tan cara chatarra ocupando la vía pública y numerosos aparcamientos, que no hace sino acumular polvo y arena del desierto. Y eso que en los Emiratos las leyes consideran delito el impago de deudas o recibos.

De ahí que los otrora propietarios de tan fastuosos automóviles —por cierto, de todo tipo, desde grandes deportivos a berlinas de primer nivel, descapotables o SUV— optasen no solo por deshacerse de ellos, en ocasiones hasta con las llaves puestas y mensajes de despedida y justificación, sino por dejar el país. De hecho, el aparcamiento del aeropuerto es uno de los espacios más concurridos por tan llamativos vehículos.

La policía de Dubai deja un plazo de quince días desde que notifica al propietario el abandono, para recogerlo, hasta que lo subasta, habitualmente con un precio muy inferior al del coche nuevo.

ABC, España, 05-02-2016

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------