Temas & Noticias



La nueva misión del yate de Sadam Husein

La nueva misión del yate de Sadam Husein

La nueva misión del yate de Sadam Husein
enero 14

El Basrah Breeze, que pasó por varios reyes, entre ellos el dictador iraquí, ahora será un barco científico.

Fue construido en 1980 para uso personal del entonces presidente iraquí, Sadam Hussein. El Basrah Breeze, de 82 metros de largo, tiene cuatro cubiertas, mobiliario dorado y caoba, y una habitación secreta con una vía de escape, según describe la National Geographic. Áreas que ahora utilizan los científicos locales, que comenzaron a usarlo como barco de investigación. El más extravagante del mundo.

Originalmente llamado Qadissiyat Saddam, el yate nunca fue usado por el dictador que, a mediados de la década de los 80 lo regaló al rey Fahd bin Abdulaziz Al Saud de Arabia Saudita, quien -por el gran gasto en combustible que significaba- lo pasó al rey Hussein de Jordania.

Tras la muerte de éste en 1999, su sucesor, Abdullah II, envió la nave al sur de Francia, con una empresa privada, pero tras la invasión liderada por EE.UU. a Irak en 2003, en la que capturan y ejecutan a Hussein tres años después, el gobierno iraquí recuperó la nave, previo juicio, en 2007.

En 2010, la nave llegó a Basora, el principal puerto iraquí, pero no tuvo mucho uso, pues los planes para convertirlo en un museo o un hotel fracasaron. Eso, hasta que un grupo de profesores de la U. de Basora convencieron al gobierno para darle una nueva utilidad.

Irak, que ya tenía una modesta flota de investigación, agregó el Basrah Breeze a principios de 2015, y en su misión inaugural subió a 75 investigadores iraníes, kuwaitíes e iraquíes para estudiar la calidad del agua y la vida marina en el Golfo Pérsico. Desde entonces, se han realizado otros dos viajes, cuenta National Geographic.

Ali Douabul, químico del Centro de Investigación Marina de la U. de Basora, cuenta a La Tercera que están planeando un nuevo crucero por el Golfo Pérsico “para estudiar aspectos como las comunidades en las barreras de coral, la biodiversidad, el fenómeno de la surgencia y el transporte de sedimentos”, misión que se realizará durante el invierno y verano de este año.

El barco, que hoy muestra algunos signos de daño en la cubierta y aún tiene una sala de control con tecnología de los 80, sigue funcionando perfectamente. El único problema, dice Douabul, es el combustible. Se necesitan 200 toneladas de diesel para llenarlo.

El combustible es un problema debido a que es un barco muy grande, de más de 80 metros de largo, lo que consume una cantidad considerable de diesel en comparación con otros barcos de investigación que tienen 30 metros de largo y tienen motores más pequeños”, explica.

Hoy el Basrah Breeze, que costó 25 millones de dólares en su época, vale cuatro veces más y llenar su tanque puede costar cerca de 100 mil dólares.

Hussein Ghazi Khalifa, capitán del barco, dijo a National Geographic que para realizar lo planeado para este año esperan conseguir la cooperación internacional de los países más ricos del Golfo Pérsico.

Cristina Espinoza. La Tercera, 11-01.2016

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

----------------------------------------------------

Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles.

Inmediatamente llamaron a uno nativos e intentaron preguntarles mediante señas qué era eso.

Al notar que siempre decían “Kan Ghu Ru” adoptaron el vocablo inglés “kangaroo” (canguro). Los lingüistas determinaron tiempo después que los indígenas querían decir “No le entiendo”.

----------------------------------------------------