Temas & Noticias



El difícil escenario nacional

El difícil escenario nacional

El difícil escenario nacional

EL GOBIERNO de Bachelet ejemplifica muy bien lo que ocurre cuando las ideologías se transforman en religiones. Los dogmas incluso impiden ver la evidencia aun cuando esta sea abrumadora. El voluntarismo, entonces, resulta patológico, dice Sergio Melnick

El rey va desnudo, todos lo saben, todos lo ven, pero nadie lo quiere decir abiertamente. Así, el discurso sube de tono, la polarización crece, la incertidumbre socava la economía, el desempleo aumenta y también la pobreza, y de esa manera el ciclo perverso se retroalimenta a sí mismo.

La política nacional ha llegado a un nivel de desprestigio y deslegitimización tan grande que las soluciones se ven muy complejas, ya que la política es el único camino razonable. El órgano político de nuestra sociedad está enfermo, quizás en la UTI. En pleno siglo 21 intentar volver a ideas romanticoides como los cabildos o las asambleas populares parece un chiste de mal gusto. Ricardo Lagos es más moderno y abrió un portal web.

El fin del segundo año de gobierno de Bachelet no parece auspicioso ni para ella ni para el país. La economía no da señal alguna de recuperación, sino al revés. El último pronóstico de crecimiento de 2,25% del ministro es poco probable que se cumpla, la inflación será alta, y por más que el Gobierno nos diga que el desempleo disminuye, la evidencia práctica indica todo lo contrario. En algún momento ello deberá sincerarse y será una bomba política. Bachelet destrozó nuevamente las finanzas públicas (tal como lo hizo en su primer gobierno) y dará en herencia un déficit fiscal en torno al 4% del PIB, con una deuda pública que crece a razón de unos US$ 10.000 millones por año. Básicamente está hipotecando el país sin saber cómo se va a pagar la cuenta de la gran farra del “infantilismo progresista”, tal como calificó Ignacio Walker a lo que está ocurriendo. Curiosamente es el mismo Pedro Picapiedra que descalificó a los intelectuales en el nombre de Engel.

A la mala situación económica se debe sumar una reforma que no es laboral sino sindical, rechazada ampliamente por los especialistas de todos los sectores, tal como lo fue la reforma tributaria y la educacional. El Gobierno sigue empujando esa reforma de mala factura técnica como todas las anteriores.

La improvisación en educación ha superado a la imaginación y va dejando un río de decepción y problemas de diversa índole que simplemente no tendrán solución posible y retrasarán la educación del país por décadas. Se inició abiertamente el desmantelamiento de los establecimientos privados del país por vías indirectas camino a una educación estatal homogénea y de mala calidad. Se pidió recursos para una educación de calidad y durante dos años sólo hemos discutido de contabilidad. El pronóstico es aterrador. La tozudez del Gobierno, acompañada de una total improvisación, es tan impresionante que decidió iniciar una reforma estructural a través de una glosa del presupuesto, una práctica antirrepublicana, propia de los famosos resquicios legales de otros tiempos. Aun así, está llena de errores e imprecisiones, además de ser arbitrariamente discriminadora.

La salud púbica incrementa su crisis sin que nada parezca detenerla. En 18 meses ha habido casi una decena de huelgas ilegales en el sector, la deuda hospitalaria crece a niveles insospechados, los hospitales ya no se construyen porque ideológicamente se vetaron las concesiones, en fin. Las colas Auge siguen creciendo, las listas de espera son de no creer, no hay especialistas, y luego empezarán otras huelgas salariales. Lo peor es que no se aprecia un plan claro, al punto que los propios parlamentarios de gobierno le llaman la atención en el presupuesto, dejando en un peso el tema hasta que el Gobierno corrija un poco sus errores.

La delincuencia está literalmente desatada, aumenta en cantidad y gravedad. A eso se suma el terrorismo de La Araucanía, que el Gobierno simplemente no quiere ver. Declaraciones y discursos van y vienen, pero el problema aumenta día a día. El tema de la delincuencia se agravará necesariamente con la economía debilitada. El tema de La Haya nos ha dejado consternados. Nos pusieron una boleta 14 a 2, y el Gobierno nos quiere convencer de que ganamos. El canciller boliviano se pasea por Santiago sin que se enterara nuestro canciller, que tampoco es capaz de evitar declaraciones destempladas del embajador del Perú en La Moneda.

El Gobierno es incapaz de nombrar un contralor tras ocho meses. Conicyt hace crisis. A lo anterior debemos sumar la huelga ilegal del Registro Civil, se viene la negociación de la ANEF, el tema constitucional anunciado por Bachelet transpira sin ambages sus fines ideológicos y poca transparencia real, programada para coincidir con elecciones: cuando se nota la intención se pierde la ilusión.

En síntesis, el escenario nacional va de mal a peor, sin signos de cambio por parte del Gobierno, que más allá de sus discursos sigue incólume con la retroexcavadora refundacional. Es urgente que la Nueva Mayoría adopte una actitud más republicana y no siga con su división del mundo en amigos y enemigos.

Blog de Sergio Melnick. La Tercera

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Doña María Manuela Kirkpatrick, condesa de Montijo, acudía a todos los actos sociales que se celebraban con el propósito de ‘colocar’ a sus hijas Francisca y Eugenia.

Durante una recepción en el Palacio del Elíseo, en 1849, el Presidente de la República Francesa, futuro Napoleón III, fijó sus ojos en su benjamina Eugenia, y quedó prendado de ella.

En un encuentro posterior, el maduro pretendiente quiso ir más allá con la joven, a la que llevaba 18 años de diferencia, y le preguntó cómo podría llegar hasta su alcoba. Sin inmutarse, Eugenia de Montijo contestó: -Por la Iglesia.

El 30 de enero de 1853, él ya convertido en Emperador de los franceses, Napoleón III y la bella española se casaron en la catedral de Notre Dame.

---------------------------------------------------------