Temas & Noticias



Las dos caras de Kim Jong-Un en el 70 aniversario del PC de Corea del Norte

Las dos caras de Kim Jong-Un en el 70 aniversario del PC de Corea del Norte

Las dos caras de Kim Jong-Un en el 70 aniversario del PC de Corea del Norte

En público exhibe músculo militar y habla de ‘guerra’ con EEUU. En privado dice que busca un ‘entorno exterior pacífico’. Apunta que intentará ‘mejorar’ las relaciones con Corea del Sur. La televisión oficialista intenta recoger el supuesto ‘progreso’

Corea del Norte celebró el 70 aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte (KWP) con una exhibición de parafernalia bélica y la primera intervención pública de su líder, Kim Jong-Un, desde el 2012, que volvió a decir que su país está “preparado para luchar en cualquier tipo de guerra provocada por EEUU”.

El mensaje de tono belicoso que lanzó frente a los cientos de miles de asistentes que se congregaron en la emblemática Plaza Kim Il-Sung de Pyongyang contrastó con el que ofreció en privado, durante su encuentro con el número cinco de la nomenclatura china, Liu Yunshan.

Según la agencia china Xinhua, Kim comunicó al enviado del presidente Xi Jinping que quiere un “entorno exterior pacífico y estable” en un momento en el que su país se “esfuerza por desarrollar la economía y mejorar la vida cotidiana de su pueblo”.

Kim Jong-Un afirmó asimismo que Pyongyang “se dispone a hacer esfuerzos para mejorar las relaciones con Corea del Sur, para salvaguardar la estabilidad de la península”.

Aunque los medios oficiales norcoreanos no recogieron estas declaraciones, las palabras del jefe de filas de esa nación constituyen un significativo giro, al menos en el tono, de la habitual retórica que se escucha en Pyongyang, quizás inspirado por la presencia del propio Liu Yunshan, el personaje de más alto nivel chino que haya visitado Corea del Norte desde que Kim accedió al poder.

Reconciliación con China

La entrevista de Kim Jong-Un y el representante chino sirvió para escenificar la posible reconciliación entre ambos países.

kim

Kim Jong-Un y el enviado chino, Liu Yunshan, observan el desfile militar. EFE

Xinhua distribuyó fotografías del encuentro entre ambos políticos en las que se les veía sonrientes y abrazándose de forma efusiva. Liu Yunshan entregó a Kim Jong-Un una misiva firmada por Xi Jinping en la que este declaró que la “tradicional amistad” de ambos países “creada y cultivada por las viejas generaciones de líderes” es “una riqueza común que deber ser considerada un tesoro por los lados”.

Xi Jinping añadió que quiere recuperar una “comunicación más cercana” con Pyongyang y una “cooperación más profunda”.

La agencia norcoreana KNCA indicó que tanto Kim Jong-Un como Liu destacaron que la alianza mutua está “forjada en sangre”, en referencia a la participación de tropas chinas del lado de Pyongyang en el conflicto con Corea del Sur (1950-53).

Aunque durante décadas las dos capitales mantuvieron una estrecha asociación que Mao Zedong llegó a definir como la que existe entre los “labios y los dientes” y Pekín se convirtió casi en el único sustento de Pyongyang para superar el bloqueo internacional, las relaciones se han deteriorado de forma significativa desde el ascenso al poder tanto de Xi Jinping como del propio Kim Jong-Un, y en especial desde que Corea del Norte realizó su tercer ensayo nuclear en el 2013.

Como admitió ayer el diario chino ‘Global Times’, Pekín y Pyongyang han mantenido en los últimos años “desacuerdos que parecían irreconciliables” a causa del programa nuclear norcoreano.

“La amistad mutua ha encontrado algunas olas y remolinos”, reconocía el matutino en su editorial, pero añadía que “la visita de Liu trae nuevas esperanzas” para las relaciones bilaterales.

Precisamente, Liu Yunshan incidió en la controversia nuclear y dijo que su país pretende “trabajar junto a Corea del Norte” para resucitar el diálogo con la comunidad internacional en torno a este polémico asunto.

Las llamadas conversaciones a seis partes que se iniciaron en el 2003 y donde participan tanto Corea del Sur como EEUU, Japón, Rusia o la propia China llevan paralizadas desde el 2008.

Liu Yunshan fue uno de los personajes que acompañó a Kim Jong-Un en el palco de honor de la Plaza Kim Il-Sung, en el que también se notó la presencia de su hermana Kim-Yo-jong, de 29 años -una de las estrellas ascendentes de la nomenclatura local- y el considerado como número dos del poder norcoreano, el vicemariscal Hwang Pyong-so.

La retransmisión en directo del desfile militar -que se vio retrasado por la lluvia- estuvo antecedida por las imágenes del acto de que protagonizó el viernes la cúpula del KWP, que prometió “lealtad” a Kim Jong-Un.

“Debemos defender a nuestro líder hasta el final y trabajar duro para establecer la dirección única del Partido mediante esfuerzos sin fisura”, se escuchó decir al maestro de ceremonias, Kim Young-nam, entre los aplausos repetidos de los uniformados.

El supuesto ‘progreso’

La televisión oficialista emitió asimismo vídeos donde se intentaba recoger el supuesto “progreso” que ha registrado el país en estos 70 años, mostrando paisajes idílicos entremezclados con minas, factorías y oficinas dotadas de modernas instalaciones informáticas, junto a las sempiternas imágenes de militares demostrando su preparación, atravesando pantanos y aporreando maderos con los puños desnudos. Todo un despliegue propagandístico que concluía con los retratos de los tres Kim iluminados por rayos celestiales.

El desfile reunió a miles de soldados, cientos de vehículos acorazados y aviones que dibujaron en el cielo el número 70 en un alarde de perfección técnica.

“Nuestro ejército se ha convertido en la fuerza revolucionaria más fuerte y nuestro país en una fortaleza impenetrable y un poder militar global”, había dicho Kim con anterioridad.

La agencia surcoreana Yonhap aseveró que entre los múltiples misiles que aparecieron en la explanada figuraba el conocido como KN-08, un cohete intercontinental capaz de transportar armas nucleares, aunque otros expertos no consiguieron identificar los enormes proyectiles transportados en camiones.

La céntrica plaza de Pyongyang estaba decorada con enormes banderolas con la insignia del Partido que colgaban de los edificios del entorno y globos gigantes que portaban otros cartelones donde se leían mensajes como “¡Larga vida al invencible Partido de los Trabajadores de Corea!”.

La exhibición incluyó incluso la presencia de dos enormes estatuas del abuelo y el padre del actual dirigente: Kim Il-Sung y Kim Jong-Il.

Los organizadores de los eventos tenían previsto cerrar las celebraciones con un concierto de la banda favorita de Kim Jong-Un, Moranbong, todo un símbolo en ese país. Para asistir a tal recital, los extranjeros deberán abonar 100 dólares.

Javier Espinosa. Corresponsal en Asia, Bangkok

El Mundo, España, 10-10-2015

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------