Temas & Noticias



Henning Mankel, el maestro de la novela negra nórdica

Henning Mankel, el maestro de la novela negra nórdica

Henning Mankel, el maestro de la novela negra nórdica
octubre 15

En 2014 le fue diagnosticado un cáncer al escritor sueco Henning Mankell, del que falleció el 5 de octubre. Mientras recibía las sesiones de quimioterapia, escribió su libro más personal, Arenas movedizas, que ha publicado en España su editorial de siempre, Tusquets (aunque también tiene libros en otras como Siruela).

En este libro, Mankell se olvida de la novela policiaca y reflexiona sobre su vida. Recuerda episodios de sus años infantiles y adolescentes y de los lugares donde vivió. Fueron años duros, pues su madre le abandonó antes de cumplir los diez años (cuando Mankell tenía veinte años, ella se suicidó). Habla de su intensa relación con África, escenario de algunas de sus libros infantiles y juveniles y tema de sus novelas de temática más social. Y describe sus largas estancias en España, Portugal y Argentina.

Mankell ha sabido dar una vuelta de tuerca al género policiaco introduciendo una temática más humana, social y psicológica

En Arenas movedizas también repasa su enfermedad y reflexiona sobre la vida y la muerte. Educado en el luteranismo, la religión oficial sueca, Mankell se presenta como una persona escéptica, desbordada por la potencia misteriosa de la muerte, que rechaza las explicaciones religiosas a lo que le está sucediendo, Sin embargo, se aferra a un vago naturalismo que le lleva a admitir una tímida visión trascendente de la vida.

Entre Suecia y Mozambique

Mankell nació en Estocolmo en 1948. A los 16 años abandonó los estudios y se embarcó durante unos meses en un navío mercante. Luego vivió y trabajó en París en un taller de instrumentos musicales, hasta que a los 19 años decidió regresar a Suecia. Allí comenzó a trabajar como actor y a escribir sus primeras obras de teatro.

A los veinticuatro años comenzaron sus viajes por África. Primero estuvo en Guinea-Bissau y después, con su primera mujer, una enfermera, en Zambia. En los años setenta se estableció en Maputo, capital de Mozambique. Allí ha sido desde entonces director del Teatro Nacional Avenida. Mankell ha alternado sus estancias en Mozambique y en Suecia, donde también ha estado vinculado al mundo del teatro, como director o como gestor. Estaba casado con Eva Bergman, una hija del director de cine sueco Ingmar Bergman.

Wallander, un excelente personaje literario

Mankell publicó su primera novela policiaca en 1991, con más de cuarenta años. La primera en la que aparece su famoso detective Kurt Wallander fue Asesinos sin rostro. De esta serie ha publicado once novelas, entre otras, Los perros de Riga (1992); La leona blanca (1993), ambientada en Sudáfrica; La falsa pista (1995); Pisando los talones (1997); Antes de que hiele (2002), protagonizada por su hija Linda, también policía; El hombre inquieto (2009); y, la última, la novela corta Huesos en el jardín (2013), en la que Wallander aparece al borde de la jubilación. Todas las novelas y relatos están ambientados en Ystad, localidad donde reside Wallander y próxima a la ciudad de Malmö.

Mankell se muestra muy agudo y muy crítico en la radiografía que hace de los claroscuros de la sociedad sueca

También tiene a Wallander como protagonista el libro de relatos La pirámide, de 1999, con historias protagonizadas por el inspector antes de la aparición de la primera novela. En España la primera novela que se tradujo, en el año 2000, fue La quinta mujer, que consiguió un espectacular éxito y que provocó que luego se publicaran todas las demás.

Novela policiaca y social

Aunque Mankell siempre ha dicho que no hay muchas coincidencias entre él y su famoso detective, lo cierto es que hay más de las que parecen. Wallander es un personaje muy humano, con algunos problemas familiares y matrimoniales, que vive angustiado por lo que está ocurriendo en Suecia. Para él, Suecia no es la panacea del Estado del bienestar sino un país que, como los otros de Europa, sufre los problemas derivados del auge de la inmigración ilegal, de la violencia de género y de ciertas enfermedades sociales como el alcoholismo, la deshumanización y la radical y generalizada soledad de tantas personas.

Mankell se muestra muy agudo y muy crítico en la radiografía que hace de los claroscuros de la sociedad sueca. El resultado son novelas muy reales que presentan de manera ácida los vicios y defectos de un sistema cuyos valores humanos se han debilitado, a pesar de los avances materiales.

Renovador de la novela policiaca nórdica

Con esta perspectiva, Mankell ha renovado la novela policiaca nórdica, pues sus intenciones van más allá de la mera resolución de unas intrigas criminales. Mankell ha transformado la novela policiaca en novela social. En este sentido, resultan muy interesantes las reflexiones de Wallander sobre la extensión de un inesperado malestar social que es reflejo de un enfermizo vacío existencial. Esta actitud crítica y este tono testimonial ha derivado en que a veces estas novelas sean inverosímiles en sus argumentos y dejen en un segundo plano las cuestiones técnicas y policiacas.

Siempre estuvo muy vinculado a África, y vivió largas temporadas en Maputo

El estilo de Mankell ha contagiado a otros escritores nórdicos que también utilizan la novela policiaca para realizar un diagnóstico de la sociedad contemporánea. Stieg Larsson, Leif D. W. Persson, Jo Nesbo, Åsa Larsson, Camilla Lackberg y Mari Jungstedt, entre otros, han puesto de moda este tipo de literatura policiaca, en los países nórdicos y en otros muchos.

Un humanismo solidario

Mankell también es autor de varias novelas policiacas que no tienen a Wallander como protagonista, como El retorno del profesor de baile (2000), novela que conecta algunos tristes sucesos de la Segunda Guerra Mundial con la proliferación de bandas neonazis en los países nórdicos, y El chino (2008) , donde una juez investiga un horroroso crimen colectivo.

Además, Mankell ha escrito otras novelas que se alejan de los ingredientes policiacos, como Comedia infantil (1995), Tea-Bag (2001) y El hijo del viento (2009), en las que aparecen algunas de sus inquietudes humanitarias, preocupaciones que también están presentes en sus novelas infantiles y juveniles, muchas de ellas publicadas en la editorial Siruela, entre las que podemos destacar la trilogía compuesta por El secuestro del fuego (1997), Jugar con fuego (2001) y La ira del fuego ( 2005).

Al margen de la literatura ha publicado Moriré, pero mi memoria sobrevivirá (2008), conjunto de entrevistas hechas a algunos africanos víctimas del sida que se encontraban al borde de la muerte. Tratándoles con dignidad, el autor hace hablar a sus entrevistados de la vida y la muerte, a la vez que recuerdan pasajes de su infancia o momentos plagados de costumbrismo. El libro pretende ser una llamada de atención a la sociedad occidental para que proporcione los medios necesarios para combatir esta enfermedad en África.

Muy leído en todo el mundo

Mankell ha publicado unos cuarenta libros que se han traducido a 35 idiomas y de los que se han vendido más de 40 millones de ejemplares en todo el mundo. Como sucede a menudo con las series de novelas policiacas, en los planteamientos existe una reiteración de temas e ingredientes, en ocasiones forzados e inverosímiles.

Pero Mankell ha sabido dar una vuelta de tuerca al género policiaco introduciendo una temática más humana, social y psicológica mezclada con un ritmo trepidante y un excelente elenco de personajes y situaciones. Su apuesta literaria ha permitido renovar la novela policiaca y popularizar, en Suecia, en los países nórdicos y en el resto de Europa, un género que cuenta hoy día con apasionados lectores.

Adolfo Torrecilla. ACEPRENSA, 12-10-2015

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------