Temas & Noticias



Teddy, el bebé que salvó vidas pese a vivir solo 100 minutos

Teddy, el bebé que salvó vidas pese a vivir solo 100 minutos

Teddy, el bebé que salvó vidas pese a vivir solo 100 minutos

Se ha convertido en el donante de órganos más joven de toda Gran Bretaña

El pequeño Teddy vivió sólo 100 minutos pero en ese tiempo pudo salvar muchas vidas al convertirse en el donante de órganos más joven de Gran Bretaña, según recoge «theladbible.com».

Sus padres nunca olvidarán los momentos que compartieron juntos. A las doce semanas de embarazo, la madre de Teddy -que esperaba gemelos- recibió una terrible noticia: uno de ellos tenía anencefalia -una rara anomalía congénita que impide que el cerebro y el cráneo se desarrollen-.

La terrible noticia conocida tan solo a las doce semanas de embarazo hizo que Jess y su marido Mike se prepararan para lo inevitable y que solo tendrían menos de dos horas para disfrutar de su bebé. Pero no solo eso. Tomaron la valiente decisión de hacer a Teddy donante de órganos, con los que salvar a otros bebés de Gran Bretaña.

Tras conocerse esta historia, Teddy fue reconocido el pasado lunes con el galardón «Orgullo de Gran Bretaña».

ABC, Madrid, 02-10-2015

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo

Humor

Un conocido en apuros económicos acudió en busca de consejo a John D. Rockefeller sénior. Su problema era que un individuo que le debía cincuenta mil dólares se había ido a Constantinopla, y él no tenía ningún comprobante o reconocimiento de deuda que le permitiera exigir su pago. Rockefeller le aconsejó:

—Escríbale una carta reclamándole los cien mil dólares que le debe. Seguro que él le contestará diciéndole que está en un error, que no son cien mil, que sólo son cincuenta mil. Y así ya tendrá usted su reconocimiento de deuda.

-----------------------------------------------

Cuando Jean-Baptiste Colbert (1619-1683) se hizo cargo de las finanzas de Francia, hizo llamar a los principales hombres de negocios del reino. A fin de congraciarse con ellos y para ganar su confianza, les preguntó:

—Caballeros, que puedo hacer por ustedes.

—Le rogamos, señor —le contestaron todos a una—, que no haga nada. Déjenos que lo hagamos nosotros.

------------------------------------------------------------