Temas & Noticias



Don Juan Valera, Shakespeare y el inglés

Don Juan Valera, Shakespeare y el inglés

Don Juan Valera, Shakespeare y el inglés
septiembre 10

Juan Valera, en su domicilio, en una foto de 1895

Diplomático, escritor, político y uno de los hombres más cultos de su época, su pronunciación en inglés dio lugar a una sabrosa anécdota

En estos tiempos en que muchos se ríen del nivel de inglés de algunos políticos, conviene recordar la anécdota que tuvo como protagonista al escritor, político y diplomático Juan Valera y a varias señorías de las que hacen bueno el dicho de que «la ignorancia es osada».

Es una de las anécdotas más famosas de la historia del parlamentarismo español, y relata el momento en que el diputado cordobés, en 1871, está dirigiendo un discurso en la Cámara Alta y en el transcurso del mismo pronuncia el nombre del escritor inglés Shakespeare. Pero lo hace tal cual se lee en español, un hecho que provocó las risas de varios senadores.

Don Juan, todo elegancia, hizo un inciso en su «speech» para disculparse: «Perdón, señores; creí que no sabían inglés». Y prosiguió su discurso en el idioma de Shakespeare, dejando a sus señorías corridos de vergüenza y ajenos al resto de sus palabras, de las que no entendieron nada.

Eligieron mal enemigo para reírse: resulta que Don Juan Valera fue embajador en distintos puntos de Europa y América, desde San Petersburgo a Nápoles, París, Washington o Viena. Y está considerado como uno de los hombres más cultos de su época, dueño de una memoria prodigiosa y capaz de explicarse a la perfección no sólo en inglés, sino también en francés, italiano y alemán.

ABC, Madrid, 06-09-2015

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Cuando en 1865 se realizó la autopsia al doctor James Barry, cirujano del ejército británico en la batalla de Waterloo, se descubrió que era ¡mujer! El estudio de la Medicina estaba prohibido para las mujeres en esa época.

-------------------------------------------

En 1898, catorce años antes de que el Titanic zarpara, el marino norteamericano Norman Robertson escribió una novela llamada Futilidad, sobre un lujoso barco que se hunde en su viaje inaugural al chocar con un iceberg en el Atlántico. La nave era la más grande del mundo, con un casco triple, imposible de hundir. Sus pasajeros eran la flor y nata de la aristocracia y no había suficientes botes salvavidas. ¿El nombre del barco imaginario? Titan.

-------------------------------------------------------