Temas & Noticias



EL PATO DE LA BODA

EL PATO DE LA BODA

EL PATO DE LA BODA
junio 25

La paralización de los docentes afecta a los alumnos que asisten a la educación pública, y después nos extrañamos que ésta siga perdiendo matrícula, dice Mariana Aylwin

LA REFORMA a la carrera docente es la más importante de todas las reformas educacionales comprometidas por el gobierno. Ningún país puede mejorar su educación a los niveles que aspiramos, sin profesores de calidad, con buena formación, motivados y capaces de motivar y desarrollar los aprendizajes de sus estudiantes.

El proyecto presentado, que debe mejorarse en la discusión parlamentaria en muchos aspectos, se hace cargo de las principales demandas de los docentes y apunta a resolver los problemas más agudos que hoy están complotando contra una carrera atractiva: mala formación inicial, bajas remuneraciones y lento crecimiento de ellas durante la trayectoria profesional, poco estímulo al trabajo bien hecho y escaso tiempo para el trabajo fuera de aula, entre otros. Se trata también de un proyecto que -al contrario de la reforma que puso fin al lucro, la selección y el financiamiento compartido- tuvo un proceso prelegislativo y recogió muchas propuestas ya estudiadas u otras, como las del Plan Maestro apoyado con la firma de miles de docentes y especialistas en el tema.

En concreto, el gobierno está poniendo cuantiosos recursos para mejorar las remuneraciones de los docentes y equipararlas a los niveles de profesiones similares (hoy están bajo un 40%). El aumento es significativo al inicio de la carrera ($ 950.000 por 44 horas). Asimismo, avanza en exigencias para la formación inicial y en tiempo para el trabajo fuera del aula. El cuestionamiento de los docentes se ha centrado en las certificaciones para ir progresando en la carrera profesional. Lo que no se dice es que sólo dos son obligatorias.

El Colegio de Profesores ha sido exitoso al trasmitir su rechazo sobre la base de consignas ideológicas, como que el proyecto está fundado en la desconfianza y en la competencia. La mayoría de los docentes está desinformado, pero desde la creencia generalizada de ser poco reconocidos, sienten que una vez más los están discriminando respecto de otras profesiones. Mensajes como “somos los únicos a los cuales se nos exige evaluarnos”, revelan esa sensibilidad y también el desconocimiento de las duras exigencias del mercado laboral en otros trabajos. El Colegio de Profesores ha usado estos sentimientos para mantenerse en una posición intransigente que al parecer cuenta con un amplio apoyo, incluso de parlamentarios de la Nueva Mayoría, y se ha expresado en movilizaciones y una paralización por más de tres semanas que afecta principalmente a los establecimientos municipales.

El gobierno está recibiendo las consecuencias de las altas expectativas que generó con las llamadas “reformas estructurales” y el cambio integral del sistema educativo, sin una concreción previa respecto de sus alcances y sus costos. Pero, además, está sufriendo los costos de la polarización que se está incubando en la sociedad chilena, del predominio de un discurso neopopulista y de la desvalorización del diálogo democrático.

Una vez más el pato de la boda lo pagan los estudiantes más vulnerables del país que asisten a la educación pública, y después nos extrañamos de que ésta siga perdiendo matrícula.

Mariana Aylwin. La Tercera, 19-06-2015

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

----------------------------------------------------

Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles.

Inmediatamente llamaron a uno nativos e intentaron preguntarles mediante señas qué era eso.

Al notar que siempre decían “Kan Ghu Ru” adoptaron el vocablo inglés “kangaroo” (canguro). Los lingüistas determinaron tiempo después que los indígenas querían decir “No le entiendo”.

----------------------------------------------------