Temas & Noticias



WATERLOO

WATERLOO

WATERLOO
junio 18

‘The Morning Post’ publicaba la exclusiva de la aniquilación del ejército de Bonaparte.

Volando sobre los baches de la carretera que unía Bruselas y el puerto de Ostende en Bélgica, el carruaje en el que viajaba el hombre que tenía en sus manos la mayor exclusiva de su tiempo, la definitiva derrota de Napoleón Bonaparte, soportaba los rigores de una carrera vertiginosa para llegar a Londres en el menor tiempo posible.

Era el día 19 de junio, un día después de la crucial batalla de Waterloo que había sellado el destino de Europa. Los folios manuscritos que custodiaba celosamente en un elegante bolso de mujer de delicado terciopelo, entre los pliegues de su abrigo, contenía la noticia que toda Europa ansiaba leer.

Lo que tenía entre manos el mensajero, que había escogido la prenda de una dama de Bruselas para guardar la crucial información, un obsequio hecho antes de la batalla, marcaría un hito de la Historia y del periodismo moderno. En las 2.350 palabras que contenían el escrito del puño y letra del comandante en jefe de los vencedores, el general británico Arthur Wellesley, duque de Wellington, se certificaba cómo Napoleón Bonaparte, el todopoderoso emperador que había doblegado Europa, había sucumbido en la localidad de Waterloo, con todo su ejército, la noche antes, el 18 de junio de 1815. Un documento que serviría para revolucionar la prensa con titulares como el del Morning Post de Londres:

Cuatro días después de la batalla, el diario londinense ‘The Morning Post’ publicaba la primera gran exclusiva periodística mundial: “Aniquilación del Ejército de Bonaparte”

waterloo

«Grandes y gloriosas noticias. Aniquilación de todo el ejército de Bonaparte». Pero, ¿cuándo conseguiría el mensajero alcanzar Londres? El encargado de hacer llegar la noticia al gobierno británico antes que nadie más supiera de la victoria, la que sería la definitiva sobre Napoleón, era el mayor Henry Percy. Noble de alcurnia como hijo del conde de Beverley y nieto del duque de Northumberland, Percy era un apuesto veterano de las Guerras Napoleónicas. Había servido como ayudante de campo del general Moore hasta la derrota de los británicos en La Coruña (1809), que le costó la vida al general aunque pronto encontró su nuevo camino bajo el mando y tutela del duque de Wellington. Volvió a los campos de la Guerra de Independencia española hasta que fue capturado en Portugal por los franceses en 1810, durante una retirada británica: un cautiverio tan extraño como que lo pasó en casa de sus padres, los condes de Beverley, en Moulins, Francia, donde vivían retenidos pero en una cómoda residencia hasta la primera derrota del emperador en 1814.

Percy tenía que recorrer los 400 kilómetros entre Waterloo y Londres contrarreloj sin otro medio que la fuerza de los caballos que impulsaban al carruaje y el viento que henchía las velas del barco que le haría cruzar el Canal de la Mancha. La distancia se puede recorrer ahora en coche en apenas cinco horas: de Bruselas a Calais por carretera, desde el puerto en el tren subterráneo que cruza el Canal de la Mancha hasta Dover y de nuevo por carretera hasta Londres.

waterloo

En 1815 se podía llegar a cubrir en teoría en unas 26 horas, tal y como relata Brian Cathcart en el reciente The News from Waterloo: si el apuesto oficial británico, tal como se le describía entonces, había partido de Bruselas a las 12:00 de la mañana del día 19, como se tiene constancia ¿cuándo podrían entonces los lectores devorarlo en las páginas de los diarios? 26 horas después, el día 20, las primeras páginas de los 56 diarios de Londres abrieron, además de con la habitual crónica parlamentaria -una transcripción literal, como era costumbre entonces- con algunas noticias sobre la campaña que tenía en vilo a Europa: «Napoleón envía su ejército hacia Bélgica », «Avances en Quatre Bras y Ligny de Napoleón Bonaparte »… Eran noticias del día 16, de hacía casi una semana, cuando en realidad el emperador había sido ya derrotado. La prensa, que era el único medio de comunicación de masas en 1815, estaba publicando una información vieja.

En teoría, 26 horas eran posibles, pero hace 200 años, una estimación optimista era de 36 y la realista de 48. El carruaje que llevaba a Percy por la ruta que unía Gante y Brujas hasta el puerto de Ostende, donde tenía que embarcar hacia Gran Bretaña, tardó sin embargo un día entero en cubrir esa distancia. Cuando por fin pudo embarcar en el buque HMS Peruvian era ya el día 20: la travesía por mar se prolongó hasta al día siguiente, Percy pisó suelo británico en el puerto de Ramsgate el día 21 a las 15:00. Le esperaba una nueva carrera por la ruta que une Canterbury, Sittingborne y Rochester hasta llegar a Londres a las 22:00 de la noche.

waterloo

Los editores de los diarios de Londres aguardaban desde hace días con impaciencia el mensajero que debía de llegar de Europa y dejaban hueco en sus páginas hasta los límites que les imponía la imprenta…Aquella noche iba a ser su día, tendrían noticias de la campaña que significaría el fin de la guerra y serían de victoria. Percy tenía que informar a tres personas esa noche, el ministro de defensa Lord Bathurst, el príncipe regente y el duque de York. Entre gritos de victoria y vítores de una multitud que acompañaba ya a Percy éste entró en la casa de Lord Harrowby donde estaba cenando el secretario de Defensa, tal y como recordaría la hija de 14 años de Harrowby que lo presenció todo desde las escaleras: «Un agotado oficial ataviado con una túnica dorada y escarlata irrumpió en la casa preguntando por Lord Bathurst y gritando ‘¡Victoria! ¡Victoria! ¡Bonaparte ha sido destruido!’» al tiempo que abría el bolso de terciopelo rojo, desplegando el mensaje de Wellington. Era la noche del 21 casi de madrugada, suficiente para que los diarios del día siguiente tuvieran tiempo de modificar su edición. El Morning Post fue uno de los que mejor entendió la relevancia de lo que ocurría esa noche «GREAT AND GLORIOUS NEWS. Annihilation of Bonaparte’s Whole Army» (Grandes y gloriosas noticias. Aniquilación de todo el ejército de Bonaparte). La prensa iniciaba una nueva era con uno de los momentos cruciales de la historia de Europa. Napoleón había sido definitivamente destronado.

Julio Martín Alarcón. El Mundo, España, 14-06-2015

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------