Temas & Noticias



SAN JUAN PABLO II Y LA EUCARISTÍA

SAN JUAN PABLO II Y LA EUCARISTÍA

SAN JUAN PABLO II Y LA EUCARISTÍA

El escritor católico Jason Evert, autor del libro “San Juan Pablo II El Grande. Sus cinco amores”, reveló que, al dialogar con un sacerdote cercano a San Juan Pablo II, quedó sorprendido por la frecuencia de las visitas del santo polaco a la Eucaristía.

Evert es también un conferencista famoso por promover, junto a su esposa Crystalina, la vivencia de la castidad.

En un video realizado por OneBillionStories.com, Evert recordó que “le pregunté a un sacerdote que era amigo (de San Juan Pablo II) ‘¿cuán frecuentemente él iba a visitar la Eucaristía?’”

El sacerdote, recordó el joven católico, le dijo que el santo adoraba al Santísimo “alrededor de 20 veces al día”.

Para Jason Evert, esto deja claro que “la fuente de la santidad de todos los santos ha sido siempre la misma: Cristo”.

Así que ya sea Santa Teresa de Lisieux, o Tomás de Aquino o Juan Pablo II, todos bebieron de la misma fuente, que es Cristo”, aseguró.

El pontificado de San Juan Pablo II duró 26 años, desde que fuera elegido el 22 de octubre de 1978. En ese tiempo realizó 104 visitas pastorales fuera de Italia, valiéndole el apelativo de “Papa peregrino”.

El santo polaco falleció el 2 de abril de 2005. Fue beatificado por su sucesor, Benedicto XVI, el 1 de mayo de 2011.

El 27 de abril de 2014, el Papa Francisco proclamó santo a Juan Pablo II. Su fiesta se celebra el 22 de octubre, en recuerdo del inicio de su pontificado.

ACI/EWTN Noticias. 02-06-2015

Social

Video de la semana

Video Recomendado



JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero

Humor

El escritor satírico español Luis Taboada (1848-1906) publicó en 1890 un tomo titulado Madrid en broma. A todos y cada uno de sus amigos y conocidos (que, dados su buen humor y su bondad, no eran pocos) les fue diciendo:

—Perdona, chico, si en mi libro te aludo un tanto así... descaradamente. No hay nada de mala intención.

El amigo, intrigado, compraba el libro y no veía en el alusión alguna a su persona. En pocos días se agotó la edición.

~ ~ ~