Temas & Noticias



ESTADOS UNIDOS Y SU POLÍTICA EN MEDIO ORIENTE

ESTADOS UNIDOS Y SU POLÍTICA EN MEDIO ORIENTE

ESTADOS UNIDOS Y SU POLÍTICA EN MEDIO ORIENTE
mayo 29

Juan Francisco Coloane

La estrategia a través del control político e ideológico del mundo árabe e islámico promoviendo democracias “a la occidental” falló, y por tanto había que intervenir con medidas de más coerción acudiendo a la violencia política y social.

Desde su fundación, Estados Unidos ha sido gobernado por una estructura de poder multipolar, y no podía ser de otra forma. Al constituir una república federalizada, la forma de gobernar es altamente descentralizada, aunque estimulando y conservando una fuerte estructura corporativa basada en la geopolítica de un Estado orientado al posicionamiento de su dominio económico.

Ese así que las palabras del secretario de Defensa Ashton Carter, criticando a las fuerzas de seguridad iraquíes por la falta de voluntad en combatir al Ejército Islámico, aparecen como provenientes de una de esas estructuras de poder, como el militar.

La explicación de la Casa Blanca entregada en la conferencia de prensa del 26 de mayo contuvo una mezcla de razón política y de razón técnica-militar. De acuerdo a la primera, Irak vive una transición hacia la estabilidad democrática en una sociedad con un alto grado de sectarismos desde una guerra con ocupación finalizada en diciembre de 2011. La segunda se centra en la capacidad de las fuerzas de seguridad en Irak que aún no absorben plenamente el apoyo externo, problema que también forma parte de esa transición. Capacidad bélica aparte, la inestabilidad política interna de Irak es la que ha permitido el avance de una fuerza terrorista que bien se sabe, su financiamiento proviene de las monarquías del golfo.

El problema central continúa siendo el plan de formar el gran Medio Oriente, que es de larga data. El ISIS no es más que una poderosa unidad militar de fundamentación terrorista que se ha aprovechado de la fragilidad de los estados en Irak y Siria -con diferentes orígenes en ambos países- para posicionar fuerzas bélicas desestabilizadoras de estados, con el fin de refundar estados en ambas naciones.

Este proyecto adquiere cuerpo legal en el Congreso de Estados Unidos a partir de las gestiones del senador republicano estadounidense Richard Lugar en 2004, para crear un fondo fiduciario y lanzar el plan para formar un gran Medio Oriente. Lugar declara en junio de 2004: “Se deben obtener las metas de reforma de los sistemas económicos, a la cual dichos estados se han resistido por décadas. Estas metas incluyen reformar el sistema económico, reducir el control del Estado de las economías, diversificar las industrias y reformar los mercados laborales… también se incluirán reformas políticas”. Además consistía en la formación de una fuerza de control del terrorismo con la intervención de la OTAN. (Brookings.edu. marzo, 2004).

El proyecto coordinado desde el Congreso de Estados Unidos recibe un apoyo importante con el lanzamiento -en abril de 2005- del Tercer Informe de Desarrollo Humano para el Mundo Árabe preparado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Esto ocurre a dos años de la ocupación militar en Irak, lo que indica un proceso acelerado en una especie de “ahora o nunca” para reestructurar el Medio Oriente en un formato ampliado con democracias previsibles y proclives a formar alianza con el orden transatlántico.

El informe del PNUD divulgado el 7 de abril del 2005, se centraba en las libertades políticas en las naciones árabes: “De acuerdo a los estándares del siglo XXI, los países árabes no han resuelto las aspiraciones de desarrollo del pueblo árabe, la seguridad y la liberación, a pesar de las diversidades entre un país y otro a este respecto…hay un consenso en que existen graves carencias en el mundo árabe, y que éstas se sitúan específicamente en la esfera política”. (PNUD. 2005)

Estas recomendaciones empalman con el esfuerzo de consolidar la unidad transatlántica. En un trabajo de Ronald Asmus, para The Washington Quarterly, en 2005, se plantea la necesidad de una estrategia transatlántica para promover la democracia bajo el diseño de un gran Medio Oriente. La invasión a Irak de 2003 fue el gran detonante y facilitador para implementar esta idea precedida por un plan de Naciones Unidas gestado en 2002, que contemplaba democratizar los regímenes políticos autoritarios, incluyendo el cambio de régimen.

Con el advenimiento de un grupo de ideólogos neoconservadores durante la administración de George W. Bush, los componentes básicos de este proyecto menos radical en cuanto a la acción unilateral, se transforman en vías rápidas de generar condiciones para desestabilizar y justificar el intervencionismo. En el corazón del pensamiento neoconservador, la ONU no sirve para la transformación de países en clave de un mundo que debe operar desregulado y menos atado a la burocracia estatal, que es la esencia del funcionamiento de la ONU.

La idea de democratizar “a la occidental” el mapa político del Medio Oriente y el Norte de África, proviene de los imperativos del sistema financiero mundial. El objetivo es transferir los valores del Estado liberal a los países árabes e incorporar a una gran zona de recursos, principalmente los energéticos (más del 60% de las reservas petroleras del mundo) y humanos, que entregarían nuevo vigor a la economía global en crisis.

Es así que la incorporación de nuevos capitales y mercados con democracias “a la occidental”, deberían funcionar como dos tenazas en pos de la supremacía global en un capitalismo comandado bajo la doctrina neoconservadora. La idea consiste en contar con una gobernabilidad uniforme a nivel planetario, orientada a las finanzas y la seguridad de un orden político que garantice un sistema económico ultra liberal; una antítesis del núcleo moral del liberalismo de Locke y Hobbes.

Como se ha palpado, la estrategia a través del control político e ideológico del mundo árabe e islámico promoviendo democracias “a la occidental” falló, y por tanto había que intervenir con medidas de más coerción acudiendo a la violencia política y social.

El neoconservadurismo que se maneja desde los cuarteles centrales del gran capital internacional y de sus delegados en los países, no ha encontrado un campo más fértil de reclutamiento que el de las zonas marginales del mundo islámico, incluyendo a países de Europa Occidental con población islámica. El objetivo se ha consolidado y lo observamos en una industria del terrorismo que opera en función de provocar pánico político y social en determinados países.

El escenario que se propaga en muchos medios de un Irak nuevamente desestabilizado por luchas intestinas debido a su diversidad étnica y cultural, al borde de la desintegración de su Estado, impide ver el trasfondo de una entidad terrorista gestada con anterioridad a la invasión a Irak en 2003.

Las operaciones desplegadas en Siria e Irak bajo una égida denominada Emirato o Estado Islámico para Irak y el Levante, le deben su existencia y crecimiento al incumplimiento de los compromisos internacionales para combatir el terrorismo.

La comunidad internacional agrupada en Naciones Unidas, cada país miembro tiene una cuota de responsabilidad, y aquellos que votaron una y otra vez resoluciones de Naciones Unidas condenando al gobierno, Sirio y abstrayéndose del tema central de controlar y erradicar al terrorismo, contribuyeron al estado de situación que afecta en la actualidad a Siria e Irak.

El proceso inducido de transformar la región que ha sido la gran ambición neoconservadora en Washington y Bruselas, la matriz pensante de la modernidad capitalista, pareciera llegar al punto culminante de su hedonismo. Si no fuera porque ha terminado en tragedia, desde los pasillos del poder en Washington, Nueva York, o Bruselas, resulta ingenioso culpar a los políticos de Irak y Siria, y más fácil aún, tratarlos de tiranos y sanguinarios, cuando la globalización marca su melodía con una banda de guerra

Blog de Juan Francisco Coloane, Sociólogo, Ex Oficial de Naciones Unidas, Autor de “Irak: Bitácora de un Fraude”

La Tercera, 29-05-2015

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------