Temas & Noticias



NO HABRÁ ENSEÑANZA PÚBLICA DE CALIDAD MÍNIMAMENTE ACEPTABLE

NO HABRÁ ENSEÑANZA PÚBLICA DE CALIDAD MÍNIMAMENTE ACEPTABLE

NO HABRÁ ENSEÑANZA PÚBLICA DE CALIDAD MÍNIMAMENTE ACEPTABLE

A propósito del anuncio de nuevos pasos en la reforma educacional, me permito simplemente transcribir lo que Gonzalo Vial Correa escribiera para La Segunda el martes 29 de julio de 2003:

“Con inefable presunción, haré ahora el listado de los requisitos necesarios, sine qua non, para tener una enseñanza pública, es decir, gratuita (la única que recibe el 90% de los chilenos), a nivel básico y medio, de una calidad mínimamente aceptable:

1. No habrá enseñanza pública de calidad mínimamente aceptable sin que el Estado y el legislador reconozcan, protejan y estimulen el matrimonio legal y la familia que de él proviene, así como el derecho privilegiado y excluyente de esos padres a decidir sobre la educación de sus hijos.

2. No habrá enseñanza pública de calidad mínimamente aceptable si no se dobla -promedio- el importe de la actual subvención escolar.

3. No habrá enseñanza pública de calidad mínimamente aceptable si no se anula el proceso de recentralización educativa en marcha desde 1990. Recuperando en consecuencia los municipios, los sostenedores, los establecimientos y las comunidades escolares, las atribuciones que el Ministerio les ha arrebatado, especialmente las relativas a los profesores -designación, reemplazo, sueldos, estímulos, perfeccionamiento-, los textos escolares, el manejo de planes y fondos, etcétera.

4. No habrá enseñanza pública de calidad mínimamente aceptable, mientras los cursos sean de 40, 45 o 50 alumnos.

5. No habrá enseñanza pública de calidad mínimamente aceptable si no se concluye de instaurar y se mantiene la Jornada Escolar Completa.

6. No habrá enseñanza pública de calidad mínimamente aceptable sin que los directores de establecimientos municipales sean a plazo fijo, nombrados o renovados por concurso, y con una libertad razonable para formar y modificar sus equipos docentes, y para manejar recursos.

7. No habrá enseñanza pública de calidad mínimamente aceptable mientras la remoción de profesores y directores municipales no esté sujeta a causas y procedimientos sensatos.

8. No habrá enseñanza pública de calidad mínimamente aceptable sin libertad de planes y programas (currículo), y de métodos pedagógicos, y sin que los contenidos mínimos obligatorios, y su distribución entre los diversos niveles, ciclos y cursos de enseñanza, sean verdaderamente ‘mínimos’, apropiados a las exigencias individuales y sociales y al tiempo disponible.

9. No habrá enseñanza pública de calidad mínimamente aceptable sin profesores formados de modo que puedan darla.

10. No habrá enseñanza pública de calidad mínimamente aceptable si -cumplidos todos los requisitos anteriores- no son sancionados de alguna forma los establecimientos o directores que no alcancen estándares aceptables, en un plazo prudencial y medidos por parámetros objetivos y simples.

11. No habrá enseñanza pública de calidad mínimamente aceptable si las condiciones que preceden no se cumplen de manera conjunta”.

Por lo que veo, no vamos a hacer caso y los esfuerzos serán en vano. No digan los señores congresistas, las autoridades ejecutivas, los expertos y opinantes de este tema que no estaban advertidos.

Pedro Vial Vial

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

----------------------------------------------------

Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles.

Inmediatamente llamaron a uno nativos e intentaron preguntarles mediante señas qué era eso.

Al notar que siempre decían “Kan Ghu Ru” adoptaron el vocablo inglés “kangaroo” (canguro). Los lingüistas determinaron tiempo después que los indígenas querían decir “No le entiendo”.

----------------------------------------------------