Temas & Noticias



PELAMBRES Y PERMISOS AMBIENTALES: NO ES SUFICIENTE

PELAMBRES Y PERMISOS AMBIENTALES: NO ES SUFICIENTE

PELAMBRES Y PERMISOS AMBIENTALES: NO ES SUFICIENTE

Dada la volatilidad de los mercados, las empresas mineras deberán modificar la forma de hacer negocios si desean seguir siendo viables.

A partir del fallo del Juzgado de Letras de Los Vilos, que obliga a la minera Los Pelambres a cerrar el relave El Mauro y demoler el muro de contención de éste, de manera de volver a su cauce el estero Pupío, Iván Arriagada, presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals ha señalado que “esto demuestra que no es suficiente obtener permisos ambientales, operar bien y cumplir con las resoluciones de calificación ambiental”.

Desde el punto de vista estrictamente jurídico, Arriagada tiene razón. La pregunta es si cumplir con la norma legal es suficiente para evitar este tipo de situaciones a las operaciones mineras. Por la experiencia de Pelambres y otras empresas, la respuesta tiende a ser no. Hablamos de una industria extractiva, con altos impactos en varias dimensiones y que involucra a diversas comunidades y que por lo tanto está expuesta a múltiples variables políticas y actores con intereses contrapuestos.

Asumir eso, y no sólo reiterar una y otra vez el discurso sobre la incertidumbre jurídica o el impacto económico y de futuras inversiones, es ya un desafío importante para la minería. Para operar se requiere no sólo una licencia social, sino una relación dinámica de aceptación social, la que se construye desde la operación misma, los vínculos con las comunidades aledañas y la opinión pública que tiene una borrosa imagen de la minería. Compleja tarea.

El peso de la minería en nuestra economía sigue siendo muy relevante: el 2014 la industria minera aportó en un 11,3% al PIB nacional. Pese a ello Chile no es un país minero en cuanto al conocimiento de esta industria por parte de las personas. Pero también es cierto que hay señales positivas hacia la minería. El estudio Minerobarómetro muestra que los chilenos perciben un relevante liderazgo de la minería frente a otras industrias, especialmente en cuanto a las condiciones de sus trabajadores y el aporte tributario que hacen al país. Al debe, aparecen en cuanto al cuidado del medioambiente y la transparencia.

Durante los 90 la minería apostó al bajo perfil con el temor de levantar temas que pudieran transformarse en restricciones y nuevas regulaciones a su actividad. Sin embargo, se avanzó especialmente en el terreno político intentando mejorar su posición de poder. La agenda de la competitividad ganó terreno, especialmente en un escenario marcado por la baja del precio del cobre y los cuellos de botella (energía, capacitación, agua) que limitan nuevos proyectos. Relevante fue también la creación -inédita- de una iniciativa público-privada para enfrentar estos problemas, impulsada por el ex presidente Lagos y Jean Paul Luksic.

Queda pendiente, entonces, el terreno de la opinión pública y de quienes miran la minería con cierta distancia o derechamente resquemor, el que rápidamente se activa en situaciones como la de Pelambres, Pascua Lama o el Proyecto Andina 244 de Codelco.

Hace unas semanas Deloitte publicó un estudio internacional sobre los 10 temas que preocuparán a la minería este 2015. El informe plantea que dada la volatilidad de los mercados, las empresas deberán modificar la forma de hacer negocios si desean seguir siendo viables. Propone algunos enfoques estratégicos en materia de comunicaciones: nuevas formas de comunicarse con los gobiernos, medir sus impactos sociales, tomar en serio las redes sociales y mejorar sus vocerías en temas de debate público, entre otros.

Chile no escapa a un problema global; las salidas sí tienen algunas particularidades y dicen relación con los modelos de comunicación.

La apuesta por el silencio, en primer lugar, demuestra una progresiva ineficiencia de la minería en el terreno de conseguir adhesión o, al menos, tolerancia para el desarrollo de su actividad. Pese a que el caso Pelambres prácticamente fue invisible para los medios nacionales (salvo algunos reportajes de televisión), se mantuvo vigente en la agenda -en parte- gracias a las reses sociales. Es posible que ellas hayan perdido capacidad de movilización como la observada con Barrancones (no pasaron 48 hrs desde que se aprobó al proyecto a nivel regional hasta que se iniciaran manifestaciones en Santiago y otras ciudades), pero sí mantienen su potencia en la generación y multiplicación de climas de opinión.

También cae en cuestionamiento la opción por salir jugando de atrás, esperando el mejor momento. Así, el anuncio de Pelambres de construcción de una desaladora que beneficiará a la Región parece surgir a destiempo.

El desafío de la transparencia, por otra parte, es ineludible para la minería, dado su peso e impacto, pero también para otras industrias. Una tarea que tiene algunos antecedentes como la plataforma web de usos de agua implementada por el Consejo Minero. Pero queda mucho más terreno (y más pedregosos) por recorrer, más allá -insisto- de lo que impone la ley o la RCA.

Por último, y en una perspectiva general, el desafío mayor es dar el paso y cruzar ciertas fronteras. Atreverse a ser cuestionado, a confrontar directamente sus puntos con los de sus contradictores, a no renunciar a ganar opinión pública sobre la base de sus argumentos y no sólo de los impactos negativos que puedan tener ciertas decisiones judiciales o administrativas. La minería, como otros sectores, prefiere muchas veces los terrenos seguros, el intercambio de opinión sólo con los pares o con quienes hablan su mismo lenguaje. Pero hoy el caso Pelambres indica que jugamos en una cancha diferente. No basta con cumplir y refugiarse.

Sergio España, periodista. La Tercera, 11-03-2015

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------