Temas & Noticias



EL HOMBRE INVISIBLE

EL HOMBRE INVISIBLE

EL HOMBRE INVISIBLE

EL HOMBRE INVISIBLE

benitezEl ministro Peñailillo no se nota. La consecuencia de esto es que la propia Presidenta ha tenido que bajar a tierra para hacer la pega.

DICEN que es poderoso, que habla mucho con la Presidenta, que tiene buenas relaciones con los partidos, en fin, que se maneja. Puede ser, pero para mí, el ministro Peñailillo es más bien invisible, no se nota; tampoco molesta, pero pese a su exposición es poco vistoso.

Claro, algunos lo encuentran fachoso. Es claro que el hombre se preocupa de su look, pero el resultado no es bueno. Quien mejor lo retrató en este aspecto fue la bloguera española, Patrycia Centeno, famosa por sus ácidas descripciones de los políticos. Dijo que cuando le presentaron a Peñailillo, la cosa no le cuadró. “La verdad es que sus trajes hechos a la medida no consiguen el efecto deseado. Va excesivamente repeinado. La perfección forzada cansa, molesta y crea sospechas. Es mejor cuando el atuendo luce algo descuidado, que se ve más auténtico, es más real, menos distante”, dice.

Tiene razón, pero el problema de Peñailillo es que esa imagen externa es la misma que proyecta en sus palabras, en sus acciones. Es demasiado cuidadoso en todo. Sus opiniones son tan estudiadas que no trascienden. Nunca se sale del libreto. Para él, las cosas parecen no estar bien o mal, simplemente son. La mayoría de las veces parte aludiendo a su jefa. La Presidenta dice, la Presidenta lo verá. Todo esto en un tono tan distante, que diluye el mensaje.

Con esto tampoco dirige. El, se supone, es el jefe del gabinete, quien debe dar las directrices. Nada de aquello ocurre. Entonces, le dicen que está muy solo, que necesita ayuda, que no se puede echar toda la pega encima. Puede ser, pero ese no es el problema. El punto es que Peñailillo no se nota. La consecuencia de esto es que la propia Presidenta ha tenido que bajar a tierra para hacer la pega. A la gente no le basta el mensajero, quieren escuchar ideas, no recados.

Anuncian que viene un cambio de gabinete, pero que el ministro del Interior es innamovible. Es probable. Puede que siga hasta el fin del gobierno, pero eso no significará mucho. No estamos frente a la figura política que se prometió. Como va, no se inscribirá en la lista de los grandes conductores de la política chilena. A lo mejor, nos acordaremos de sus trajes, pero no de sus palabras. Hasta ahora nada de lo que ha dicho importa demasiado.

Quizá es mucho pedir. El hombre es joven y más que mal lo tiraron a los leones con poca preparación. Pero la política es más brutal que aquello. No da plazos, por la sencilla razón de que no hay tiempo. Los gobiernos son cortos y hay que rendir ahora, no después. Ser joven no es excusa.

Tampoco se percibe que el hombre pueda cambiar. Su patrón de conducta es demasiado marcado; más bien inflexible. Es como se viste: rígido. Así las cosas, con el paso del tiempo es probable que se haga más reservado. Si llegan refuerzos al equipo político, su figura decrecerá, porque alguien más tendrá que hacer la pega. Y Peñailillo seguirá ahí, hablando de la Presidenta, apostando a que las cosas mejoren. Sin molestar mucho, siempre cuidado, pero también siempre un poco invisible para la gente.

Andrés Benítez. La Tercera, 13-12-2014

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------