Temas & Noticias



HAY FRASES QUE NO SE PUEDEN DECIR NUNCA A UN HIJO

HAY FRASES QUE NO SE PUEDEN DECIR NUNCA A UN HIJO

HAY FRASES QUE NO SE PUEDEN DECIR NUNCA A UN HIJO
octubre 30

HAY FRASES QUE NO SE PUEDEN DECIR NUNCA A UN HIJO

sordoLa psicóloga Silvia Álava Sordo presenta su último libro, «Queremos hijos felices»

Los niños no vienen con un manual de instrucciones, pero sí con muchos libros que pueden orientar a los padres en la ardua labor de educar a un hijo. Uno de ellos es «Queremos hijos felices», escrito por la psicóloga Álava Sordo, directora del área infantil en el Centro de Psicología Álava Reyes, y coautora de la enciclopedia «La psicología que nos ayuda a vivir». Esta obra ofrece las claves para afrontar la educación de nuestros hijos sin gritos, llantos y sin el desgaste emocional tantas veces sufrido por padres y niños. En sus páginas se recoge, en orden cronológico, las situaciones a las que se enfrentan los padres desde el nacimiento del bebé hasta los seis años, una etapa a su juicio «fundamental», porque es «cuando el cerebro es más plástico y cuando mejor se puede estimular al niño, tanto a nivel cognitivo, como emocional. Si lo hacemos bien en estos primeros años, después será mucho más fácil, cuando sean más mayores, por eso este momento es vital».

¿Hay alguna característica en común en los padres de esta generación que ustedes hayan detectado en consulta?

Yo creo que hay una cosa que se ve prácticamente en el día a día de la consulta. Y es el sentimiento de culpabilidad de los padres. Culpables porque tienen que trabajar, y culpables porque no les da tiempo a estar con sus hijos todo el tiempo que les gustaría. ¿Qué es lo que pasa? Que este sentimiento de culpabilidad les lleva a que les sea mucho más difícil decir que no. Su diálogo interno es: «Ay pobre… si estoy tan poco con él, cómo le voy a decir que no», cuando en realidad, le están haciendo un flaco favor.

¿Qué pueden hacer estos padres, tan preparados para afrontar con éxito su vida profesional, y con tan pocos recursos para educar?

Tienen que aprender a perdonarse. Es fundamental que las madres sean objetivas y realistas. Y no cargarse de más cosas de las necesarias. Me refiero a las frases del tipo «debería»: «Debería hacer deporte, llegar antes a casa, hacer un pastel para lucirme…». Debemos elegir qué cosas queremos hacer. Hay veces que nos estamos cargando con más tareas de las que verdaderamente nos corresponden. Hay que pedir ayuda, lo que no significa ser menos o que «yo no puedo» y pensar que es una derrota, sino que en determinados momentos nos pueden ayudar, el padre, los abuelos… No dejemos de pedir ayuda. Y no nos sintamos culpables. La culpabilidad nos quita fuerzas y energías para afrontar el día a día y nos hace cometer más errores.

Según su libro, otro error muy común en el que incurren los padres es la sobreprotección.

Con la sobreprotección no dejamos al niño que se desarrolle de forma autónoma e independiente, porque sabe que siempre nos tendrá detrás. Cuando los niños tienen unos padres con un modelo educativo basado en la sobreprotección, desarrollan menos competencias emocionales, menos habilidades sociales, y son más inseguros. Porque en el momento de aprender a resolver sus problemas, no se lo hemos permitido. Ese niño no ha aprendido a tolerar la frustración.

Usted aboga por el refuerzo positivo, en lugar de por el castigo pero, alguna vez habremos de castigar…

Está más que demostrado que los niños funcionan mucho mejor con el refuerzo que con el castigo. Son mucho más efectivos cuando obtienen atención de forma positiva, y les dices lo bien que han hecho algo, lo contentos que estamos… En lugar de darles más atención cuando lo hacen mal y regañarles. Hay veces que el aprendizaje al que se enfrentan es muy difícil, y es mejor centrarse en cada pequeño paso que dan mediante el refuerzo. Y tampoco esperar a que lo hayan conseguido de forma perfecta, porque si no, se pueden desmotivar en el camino.

A veces el no cortar a tiempo nos lleva a los adultos a perder los papeles y a decir cosas de las que luego nos arrepentimos mucho. ¿Cuáles son las frases que no debería escuchar nunca un niño?

Nunca, nunca jamás debemos decirles frases como «eres tonto», «eres malo», «eres un vago», «no me das más que disgustos, con lo bien que estaba yo sin hijos», «te vas a quedar solito», «ya no te quiero», «no tengo tiempo para tus tonterías», «no pareces de esta familia», «menos mal que tu hermano se porta bien»…, etc. ¡Cuidado! Jugar con los afectos no está en la negociación y suele minar de una forma terrible la autoestima de los niños. Al etiquetar lo que ocurre es que estamos proyectando un «cómo eres así…» ( un vago, un tonto…) le estamos enviando el mensaje de que no puede hacer nada por cambiarlo. El propio padre, a través de su lenguaje, de su forma de dirigirse al niño, le está condicionando. En español tenemos dos verbos, el ser y el estar. Esto nos ofrece la posibilidad de decir «te estás portando mal, en lugar de «eres malo»; «hoy has vagueado y no has hecho los deberes», en lugar de «eres un vago»… El lenguaje es muy importante.

Pero también señala usted en «Queremos hijos felices» que es importante saber que los niños aprenden más por lo que ven que por lo que oyen. ¿El chirimiri en casa?

Los niños tienen una capacidad de observación muy grande. Cuidado con lo que hacemos, nos pillan en todos los renuncios, y son especialmente sensibles a lo de «te digo una cosa y luego hago la otra». ¡Hay que ser congruentes! La principal fuente de aprendizaje del niño es el modelado; es decir, copian a sus figuras de referencia, que suelen ser el padre, la madre y los hermanos mayores.

Escribe usted que otro grave error que cometen los padres es el de jugar al clásico «poli bueno, poli malo».

Los niños necesitan ver que sus padres educan en la misma línea. Por eso mi consejo es que los padres se sienten a hablar de sus hijos, que se paren a pautar cuáles son las normas y las estrategias que van a seguir. Que las normas estén definidas puede ayudarles mucho a este proceso, y también a los niños porque les será más fácil interiorizarlas.

¿Cuál es el mejor consejo que ofrecería a padres con niños en plena pataleta de los dos años?

Es una de las cosas que más trabajamos en nuestro libro, el comportamiento de extinción de una mala conducta. Se consigue cuando los adultos dejan de hacer caso al niño. Se trata de que este no vea que cuando tiene la pataleta obtiene más minutos de atención. Si el pequeño deja de ver a sus padres, se va a calmar mucho antes.

Su último capítulo advierte que no podemos perder de vista la educación en valores.

Es importante enseñar valores mediante el ejemplo. Aquí sí que está clarísimo que no se puede dar una clase teórica de cada valor, sino que los valores se transmiten a través de los valores de los padres, y con los hechos y acciones de los padres es decir, por lo que los psicólogos llamamos modelado.

Los padres de ahora, ¿lo tienen más difícil?

Sí, por varias razones, por sus trabajos, porque los dos están fuera de casa todo el día, porque tienen ese sentimiento de culpabilidad, y porque la sociedad de ahora ejerce muchísima más presión sobre ellos que la de antes. A esto se añade ahora la presión de la sociedad de consumo sobre los niños, que es impresionante, y antes no existía, por ejemplo, a través del montón de anuncios dirigidos al público infantil con las cosas que tienen que tener. Los padres se encuentran con que no pueden satisfacer todas las necesidades que la sociedad les genera. Los niños tienen que aprender a valorar lo que tienen. Cuantas más cosas les demos a los niños más insatisfechos estarán porque estarán fijándose más en lo que no tienen, que en lo que tienen. Esta presión en la generación anterior de los padres de antes no existía, no la sufrían. Si los padres conseguimos que valoren todas las cosas que tienen, podemos conseguir que sean más felices…

CARLOTA FOMINAYA. ABC, Madrid

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------