Temas & Noticias



NO RECTIFICAMOS, RATIFICAMOS

NO RECTIFICAMOS, RATIFICAMOS

NO RECTIFICAMOS, RATIFICAMOS

NO RECTIFICAMOS, RATIFICAMOS

contreras

Eduardo Contreras, ratificado embajador en Uruguay

La entrevista con el embajador de Chile en Uruguay, Eduardo Contreras, que publicamos en la edición del miércoles 15 de octubre fue reproducida por medios chilenos y generó una polémica, mediática y diplomática.

A raíz de esa situación, el embajador dio a conocer esta tarde un comunicado en el que pide “sinceras disculpas” por las “molestias que involuntariamente se hayan podido ocasionar” con sus declaraciones (ver Palabras vienen).

Pero en lugar de finalizar el comunicado con esas disculpas, Contreras -o quien haya redactado ese mensaje- señala:

“He solicitado a ese medio periodístico (por la diaria) que reconozca y recoja las precisiones y rectificaciones a lo que efectivamente planteé en una conversación estrictamente privada con la periodista autora de la entrevista”.

No corresponde que reconozcamos o recojamos ninguna rectificación o precisión. La entrevista con Contreras se realizó el jueves 2 de octubre en la sede de la embajada chilena en Ciudad Vieja. La hicieron Marina González, periodista de la sección Internacional, y el fotógrafo Sandro Pereyra. Duró una hora y media, y se registró el audio con un grabador a la vista del embajador.

Contreras declaró todo lo que le atribuimos en ese artículo. Fue una típica entrevista periodística en la cual todos los participantes saben (y avalan) que todo lo dicho puede ser publicado; por lo tanto, no es correcto decir que se trató de una conversación privada.

El artículo sigue estando disponible, con todas sus letras, aquí.

La Diaria, Uruguay

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Al desembarcar en África durante una de sus campañas, Julio Cesar tropezó y cayó al suelo al descender del barco. Pensando que los soldados podrían ver en la caída un signo de mala suerte, hizo como si esta fuera voluntaria y besando el suelo exclamó: ¡África, por fin te tengo!

-------------------------------------------

En la Francia prerrevolucionaria el tuteo se consideraba una impertinencia grosera. Con la Revolución, cambiaron las costumbres y a partir de 1793 el tuteo se hizo obligatorio en la administración pública por considerarlo un gesto de fraternidad universal. Pero la moda solo duró un año, hasta la caída de Robespierre.

--------------------------------------------------------