Temas & Noticias



LOS PADRES CADA VEZ MÁS PERMISIVOS CON LA VIOLENCIA Y EL SEXO QUE VEN SUS HIJOS EN LAS PELÍCULAS

LOS PADRES CADA VEZ MÁS PERMISIVOS CON LA VIOLENCIA Y EL SEXO QUE VEN SUS HIJOS EN LAS PELÍCULAS

LOS PADRES CADA VEZ MÁS PERMISIVOS CON LA VIOLENCIA Y EL SEXO QUE VEN SUS HIJOS EN LAS PELÍCULAS
octubre 23

LOS PADRES CADA VEZ MÁS PERMISIVOS CON LA VIOLENCIA Y EL SEXO QUE VEN SUS HIJOS EN LAS PELÍCULAS

padresAsí lo corrobora un análisis realizado por el Centro de Política Pública de Annenberg, que ha contado con un millar de padres para sus sondeos.

Los participantes en el estudio demostraron estar insensibilizados en cuanto a escenas de violencia y sexo se refiere. A medida que se les iban mostrando secuencias cada vez más duras, sacadas de títulos populares como 007 Casino Royale o Jungla de cristal, las veían progresivamente más aptas para sus hijos.

Los resultados de este estudio se publicarán en la revista Pediatrics. Según las conclusiones del mismo, la violencia en las películas no recomendadas para menores de 13 años se ha triplicado en tres décadas. De esta forma, las películas hoy toleradas son mucho más explícitas que las restringidas para mayores de 18 años de entonces.

“Este aumento de la violencia en las películas para menores de 13 años resulta bastante significativo”, comenta Dan Romer, director asociado del Centro Annenberg. “Hoy muchos niños pueden entrar a los cines y ver violencia explícita. Queríamos saber por qué los padres no mostraron más preocupación y el porqué de este retroceso”.

Sin embargo, los grandes estudios siguen utilizando el sexo y la violencia como gancho para atraer al público. Los autores del análisis deducen que al igual que los espectadores de cine se van acostumbrando progresivamente a este tipo de contenidos, también les ocurre esto mismo a los miembros de la Junta de Calificación de la Motion Picture Association of America (MPAA), organismo encargado de clasificar las películas, por lo que cada vez se relajan inevitablemente sus criterios.

Los padres cada vez son más tolerantes con la violencia y el sexo en las películas que ven sus hijos. Así lo corrobora un análisis realizado por el Centro de Política Pública de Annenberg, que ha contado con un millar de padres para sus sondeos.

Los participantes en el estudio demostraron estar insensibilizados en cuanto a escenas de violencia y sexo se refiere. A medida que se les iban mostrando secuencias cada vez más duras, sacadas de títulos populares como 007 Casino Royale o Jungla de cristal, las veían progresivamente más aptas para sus hijos.

Los resultados de este estudio se publicarán en la revista Pediatrics. Según las conclusiones del mismo, la violencia en las películas no recomendadas para menores de 13 años se ha triplicado en tres décadas. De esta forma, las películas hoy toleradas son mucho más explícitas que las restringidas para mayores de 18 años de entonces.

“Este aumento de la violencia en las películas para menores de 13 años resulta bastante significativo”, comenta Dan Romer, director asociado del Centro Annenberg. “Hoy muchos niños pueden entrar a los cines y ver violencia explícita. Queríamos saber por qué los padres no mostraron más preocupación y el porqué de este retroceso”.

Sin embargo, los grandes estudios siguen utilizando el sexo y la violencia como gancho para atraer al público. Los autores del análisis deducen que al igual que los espectadores de cine se van acostumbrando progresivamente a este tipo de contenidos, también les ocurre esto mismo a los miembros de la Junta de Calificación de la Motion Picture Association of America (MPAA), organismo encargado de clasificar las películas, por lo que cada vez se relajan inevitablemente sus criterios.

Decine21

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------