Temas & Noticias



LOS PADRES CADA VEZ MÁS PERMISIVOS CON LA VIOLENCIA Y EL SEXO QUE VEN SUS HIJOS EN LAS PELÍCULAS

LOS PADRES CADA VEZ MÁS PERMISIVOS CON LA VIOLENCIA Y EL SEXO QUE VEN SUS HIJOS EN LAS PELÍCULAS

LOS PADRES CADA VEZ MÁS PERMISIVOS CON LA VIOLENCIA Y EL SEXO QUE VEN SUS HIJOS EN LAS PELÍCULAS
octubre 23

LOS PADRES CADA VEZ MÁS PERMISIVOS CON LA VIOLENCIA Y EL SEXO QUE VEN SUS HIJOS EN LAS PELÍCULAS

padresAsí lo corrobora un análisis realizado por el Centro de Política Pública de Annenberg, que ha contado con un millar de padres para sus sondeos.

Los participantes en el estudio demostraron estar insensibilizados en cuanto a escenas de violencia y sexo se refiere. A medida que se les iban mostrando secuencias cada vez más duras, sacadas de títulos populares como 007 Casino Royale o Jungla de cristal, las veían progresivamente más aptas para sus hijos.

Los resultados de este estudio se publicarán en la revista Pediatrics. Según las conclusiones del mismo, la violencia en las películas no recomendadas para menores de 13 años se ha triplicado en tres décadas. De esta forma, las películas hoy toleradas son mucho más explícitas que las restringidas para mayores de 18 años de entonces.

“Este aumento de la violencia en las películas para menores de 13 años resulta bastante significativo”, comenta Dan Romer, director asociado del Centro Annenberg. “Hoy muchos niños pueden entrar a los cines y ver violencia explícita. Queríamos saber por qué los padres no mostraron más preocupación y el porqué de este retroceso”.

Sin embargo, los grandes estudios siguen utilizando el sexo y la violencia como gancho para atraer al público. Los autores del análisis deducen que al igual que los espectadores de cine se van acostumbrando progresivamente a este tipo de contenidos, también les ocurre esto mismo a los miembros de la Junta de Calificación de la Motion Picture Association of America (MPAA), organismo encargado de clasificar las películas, por lo que cada vez se relajan inevitablemente sus criterios.

Los padres cada vez son más tolerantes con la violencia y el sexo en las películas que ven sus hijos. Así lo corrobora un análisis realizado por el Centro de Política Pública de Annenberg, que ha contado con un millar de padres para sus sondeos.

Los participantes en el estudio demostraron estar insensibilizados en cuanto a escenas de violencia y sexo se refiere. A medida que se les iban mostrando secuencias cada vez más duras, sacadas de títulos populares como 007 Casino Royale o Jungla de cristal, las veían progresivamente más aptas para sus hijos.

Los resultados de este estudio se publicarán en la revista Pediatrics. Según las conclusiones del mismo, la violencia en las películas no recomendadas para menores de 13 años se ha triplicado en tres décadas. De esta forma, las películas hoy toleradas son mucho más explícitas que las restringidas para mayores de 18 años de entonces.

“Este aumento de la violencia en las películas para menores de 13 años resulta bastante significativo”, comenta Dan Romer, director asociado del Centro Annenberg. “Hoy muchos niños pueden entrar a los cines y ver violencia explícita. Queríamos saber por qué los padres no mostraron más preocupación y el porqué de este retroceso”.

Sin embargo, los grandes estudios siguen utilizando el sexo y la violencia como gancho para atraer al público. Los autores del análisis deducen que al igual que los espectadores de cine se van acostumbrando progresivamente a este tipo de contenidos, también les ocurre esto mismo a los miembros de la Junta de Calificación de la Motion Picture Association of America (MPAA), organismo encargado de clasificar las películas, por lo que cada vez se relajan inevitablemente sus criterios.

Decine21

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Un irlandés entra a un bar en Dublín y pide tres shops de cerveza, se sienta en un rincón y toma un trago de cada shop por turnos.

Cuando pide otros tres shops, el barman le advierte que es mejor que beba de uno solo a la vez, porque la cerveza después de servida pierde su sabor. El irlandés responde:

-Verá, somos 3 hermanos y dos se han ido a Australia. Cuando se fueron, prometimos beber en esta forma para acordarnos de los tiempos en que lo hacíamos juntos.

Esta rutina se repite durante varios meses, hasta que un día el irlandés pide solo 2 shops. Pensado en lo peor, el barman se acerca y le dice:

-No quiero inmiscuirme en su pena, pero quería darle mis condolencias.

El irlandés parece confundido al principio, pero luego replica alegremente:

-¡Ah no! Todos están bien. Lo que pasa es que yo dejé de tomar.

---------------------------------------------------