Temas & Noticias



DEFENDIENDO PRINCIPIOS

DEFENDIENDO PRINCIPIOS

DEFENDIENDO PRINCIPIOS

DEFENDIENDO PRINCIPIOS


buchheisterComprensiblemente, las declaraciones del embajador en Uruguay causaron profunda molestia en el canciller. Es que ellas serán en adelante un referente en la Academia Diplomática para enseñar lo que precisamente no debe hacer un embajador.

El diplomático -si cabe la denominación- demostró no sólo que carece de tino, sino de la aptitud para cumplir el rol que compete a un embajador, que es representar al país en todo el arco de su realidad y actividades. Las declaraciones en la entrevista que otorgó -que se la pidieron por él ser el embajador-, aparte de ridículas y sectarias, buscaban descalificar en el país en que está acreditado a dos fuerzas políticas significativas, la derecha y la DC, que sumadas representan electoralmente el sentir de, al menos, la mitad de los chilenos. Llegó a imputar a la derecha “fascistoide” y “empresarial” la autoría de atentados terroristas, descalificando la línea investigativa que sigue el Ministerio Público en esos delitos y las resoluciones adoptadas por el tribunal competente. Con esos planteamientos, ¿qué hará cuando un senador de la UDI, RN o la DC vaya a Uruguay en visita oficial? Los embajadores suelen tener que colaborar en la preparación de la agenda de los parlamentarios que visitan el país donde cumplen funciones y acompañarlos a ciertas reuniones, en su calidad de autoridades relevantes de Chile. ¿Qué credibilidad tendrá cuando tenga que tramitar una solicitud de extradición, la que necesariamente nacerá de una imputación efectuada por el Ministerio Público y en virtud de una resolución judicial? ¿Estarán dispuestos los empresarios nacionales a asistir allá a un evento de promoción junto al embajador?

Pidió disculpas, pero endosó la culpa al medio de prensa del país anfitrión que lo entrevistó y dijo que pediría una rectificación. Este retrucó airado que “no rectificamos, ratificamos” lo publicado, ofreciendo acreditar todo con la respectiva grabación y testigos. Parecía ser la gota que rebasó el vaso y si lo llamaron fue no para que explique lo inexplicable, sino para tomar la única decisión que correspondía, ya que se trata de un antiembajador.

La pregunta es cómo un personaje así fue designado como diplomático para representarnos. Porque todo el que haya tenido alguna noticia de su personalidad y trayectoria no se ha sorprendido mucho de lo que hizo. Más aún, no deja de ser complicado nombrar en esos cargos a cualquier militante comunista: siempre se han caracterizado por ser combativos, descalificar la democracia burguesa y atacar a la empresa privada. ¿Qué se puede esperar de ellos como diplomáticos?

La respuesta es que le asignaron el puesto en la repartija de cargos; algo había que darle al PC en las embajadas. Es la razón para que se haya tomado la única decisión que no tiene presentación: dejarlo en el puesto. El gobierno ha pedido que las relaciones exteriores sean tratadas como una política de Estado, sin banderías políticas. La oposición y los chilenos quedamos notificados que eso es pura retórica: lo que exclusivamente importa es el reparto de poder dentro de la Nueva Mayoría.

Blog de Axel Buchheister, abogado. La Tercera, 19-10-2014

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------