Temas & Noticias



PALABRAS DEL PAPA DURANTE LA VIGILIA DE ORACIÓN POR EL SÍNODO DE LA FAMILIA

PALABRAS DEL PAPA DURANTE LA VIGILIA DE ORACIÓN POR EL SÍNODO DE LA FAMILIA

PALABRAS DEL PAPA DURANTE LA VIGILIA DE ORACIÓN POR EL SÍNODO DE LA FAMILIA

PALABRAS DEL PAPA DURANTE LA VIGILIA DE ORACIÓN POR EL SÍNODO DE LA FAMILIA

sinodoEl Sínodo tiene que escuchar el grito del hombre y escuchar qué quiere Dios

Queridas familias, buenas tardes:

Cae ya la tarde sobre nuestra asamblea.

Es la hora en la que se vuelve con gusto a casa para reunirse en la misma mesa, en el espesor de los afectos, del bien realizado y recibido, de los encuentros que dan calor al corazón y le hacen crecer, vino nuevo que anticipa en los días del hombre la fiesta sin ocaso.

Es también la hora más dura para quien se encuentra solo con su propia soledad, en el crepúsculo amargo de sueños y proyectos rotos: cuántas personas arrastran los días por la calle sin salida de la resignación, del abandono, si no del rencor; en cuántas casas ha disminuido el vino de la alegría y, por tanto, el sabor – la misma sabiduría – de la vida… De unos y de otros, esta tarde nos hacemos voz con nuestra oración.

Es significativo cómo – también en la cultura individualista que desnaturaliza y hace efímeros los vínculos – en cada nacido de mujer permanece viva una necesidad esencial de estabilidad, de una puerta abierta, de alguien con quien tejer el relato de la vida, de una historia a la que pertenecer. La comunión de vida asumida por los esposos, su apertura al don de la vida, la custodia recíproca, el encuentro y la memoria de las generaciones, el acompañamiento educativo, la transmisión de la fe cristiana a los hijos…: con todo esto la familia sigue siendo escuela sin igual de humanidad, contribución indispensable a una sociedad justa y solidaria (cfr Exhort. ap. Evangelii gaudium, 66-68).

Y cuanto más profundas son sus raíces, más es posible en la vida salir e ir lejos, sin perderse ni sentirse extranjeros en tierra alguna.

Este horizonte nos ayuda a captar la importancia de la Asamblea sinodal que se abre mañana.

Ya el reunirse in unum alrededor del Obispo de Roma es un acontecimiento de gracia, en el que la colegialidad episcopal se manifiesta en un camino de discernimiento espiritual y pastoral. Para buscar lo que hoy el Señor pide a toda su Iglesia, debemos prestar oídos a los latidos de este tiempo y percibir el “olor” de los hombres de hoy, hasta quedar impregnados de sus alegrías y esperanzas, de sus tristezas y angustias (cfr Conc. Ecum. Vat. II, Cost. past. Sobre la Iglesia en el mundo contemporáneo Gaudium et spes, 1): en ese momento sabremos proponer con credibilidad la buena noticia sobre la familia.

Sabemos de hecho que en el Evangelio hay una fuerza y una ternura capaces de vencer lo que crea infelicidad y violencia. ¡Sí, en el Evangelio está la salvación que colma las necesidades más profundas del hombre! De esta salvación – obra de la misericordia de Dios y Su gracia – como Iglesia somos signo e instrumento, sacramento vivo y eficaz (cfr Exhort. ap. Evangelii gaudium, 112). Si así no fuera, nuestro edificio resultaría solo un castillo de naipes y los pastores se reducirían a clérigos de estado, sobre cuyos labios el pueblo buscaría en vano la frescura y el “perfume del Evangelio” (Ibid., 39).

Surgen así también los contenidos de nuestra oración.

Del Espíritu Santo para los padres sinodales pedimos, ante todo, el don de la escucha: escucha de Dios, hasta escuchar con Él el grito del pueblo; escucha del pueblo, hasta respirar en él la voluntad a la que Dios nos llama.

Junto a la escucha, invocamos la disponibilidad a un confronto sincero, abierto y fraterno, que nos lleve a hacernos cargo con responsabilidad pastoral de los interrogantes que este cambio epocal trae consigo. Dejemos que se vuelquen en nuestro corazón, sin perder nunca la paz, sino con la serena confianza que a su tiempo no dejará el Señor de reconducir a la unidad.

¿Acaso la historia de la Iglesia no nos habla de tantas situaciones parecidas que nuestros padres supieron superar con obstinada paciencia y creatividad?

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado




JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave

Humor

Detrás de esa aura de inviolable dignidad y severidad de la reina Isabel II, se esconde su alma de bromista implacable y desconcertante.

La actriz Sheila Hancock recuerda que cuando fue invitada al Palacio de Buckingham, pisó a uno de los perros de la reina.

-“Me sentí mortificada y le ofrecí disculpas a la reina, pero ella contestó, sin que se le moviera un párpado:

- ‘Es su culpa (de la mascota), por ser del mismo color de la alfombra’

---------------------------

Durante una visita a una exposición de pinturas de Lucien Freud, Isabel se detuvo frente a sus característicos desnudos. El curador de la muestra le preguntó:

- “¿No fue usted pintada por Freud?”

- “Sí, pero no como a ellos”, contestó la Reina, muy seria.

--------------------------------------------------------