Temas & Noticias



VELASCO ASEGURA QUE SU DOMICILIO POLÍTICO ES LA CENTRO IZQUIERDA “BIEN SIMILAR” A LA DC

VELASCO ASEGURA QUE SU DOMICILIO POLÍTICO ES LA CENTRO IZQUIERDA “BIEN SIMILAR” A LA DC

VELASCO ASEGURA QUE SU DOMICILIO POLÍTICO ES LA CENTRO IZQUIERDA “BIEN SIMILAR” A LA DC

VELASCO ASEGURA QUE SU DOMICILIO POLÍTICO ES LA CENTRO IZQUIERDA “BIEN SIMILAR” A LA DC

velascoHemos buscado que la Nueva Mayoría acoja las ideas de centro, de modo que no se transforme en una alianza de izquierda donde algunos quieren echar mano a la aplanadora, retroexcavadora, para pasar por encima de quienes piensan distinto”, sostuvo el líder de Fuerza Pública.

El ex abanderado presidencial y líder de Fuerza Pública, Andrés Velasco, salió al paso de las declaraciones del timonel de la DC, Ignacio Walker, quien llamó al otrora ministro de Hacienda a definir cuál era su domicilio político.

En su intervención en el programa “El Primer Café” deRadio Cooperativa, el economista respondió: “Yo respeto mucho a Ignacio Walker y comparto con él gran parte de las críticas que ha planteado a la reforma tributaria y educacional. Así es que nuestro domicilio político es bien similar”.

Mi domicilio es la centro izquierda, hemos buscado que la Nueva Mayoría acoja las ideas de centro, de modo que no se transforme en una alianza de izquierda donde algunos quieren echar mano a la aplanadora, retroexcavadora, para pasar por encima de quienes piensan distinto. Bien ajeno al espíritu de la centro izquierda y es bien ajeno a lo que Chile quiere”, agregó el ex secretario de Estado.

En ese sentido, Velasco recordó haber trabajado con el mundo de la centro izquierda, como ministro de la Presidenta Michelle Bachelet y “a mucha honra participé de las primarias el año pasado y quiero reformas, quiero cambios, quiero un Chile más justo, pero reformas bien hechas”, recalcó.

Consultado por las críticas planteadas desde la Nueva Mayoría en su contra, el ex aspirante a La Moneda indicó que “no hay cosa más ajena al espíritu de la centro izquierda que comenzar a descalificar y decir que usted está de acuerdo conmigo en todo o es un tal por cual. Ser parte de un proceso de cambio no puede nunca implicar evidencia ciega o aceptación de todo si es bueno o malo. Si hay algo bueno, como lo hemos dicho, con el cambio al binominal lo hemos dicho con mucho entusiasmo, y cuando una reforma carece de claridad, que está mal diseñada, también hay que decirlo, y hay que ser leal con los ciudadanos y hay que ser leal con los intereses de la familia”.

Nosotros participamos de la primaria de la Nueva Mayoría, yo vengo de haber trabajado en varios de los gobiernos de la Concertación, comparto las ideas de centro izquierda, pero de una centro izquierda moderna, y voy a seguir trabajando para que las ideas moderadas, progresistas, pero también liberales tengan espacio. Si hay algunos que han tratado de tironear a la Nueva Mayoría hacia posturas más de izquierda ortodoxa, bueno la pregunta que hay que preguntarles es a ellos es ¿por qué desvirtúan lo que ha sido un legado reformista de cambios paulatinos y bien hechos?”, preguntó.

El Mostrador, 26-08-2014

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------