Temas & Noticias



RESTAURANT FUTURISTA CHINO REEMPLAZA CAMAREROS POR ROBOTS

RESTAURANT FUTURISTA CHINO REEMPLAZA CAMAREROS POR ROBOTS

RESTAURANT FUTURISTA CHINO REEMPLAZA CAMAREROS POR ROBOTS
agosto 21

RESTAURANT FUTURISTA CHINO REEMPLAZA CAMAREROS POR ROBOTS

 robots

Dos robots dan la bienvenida a la clientela y cuatro pequeños androides llevan luego a cada mesa suculentos platos.

En un restaurante futurista del este de China, androides se ocupan de la cocina, mientras que robots con ruedas sirven a los clientes deliciosos ravioles al vapor y verduras fritas.

Este pequeño restaurante, que abrió la semana pasada en Kunshan, en la provincia de Jiangsu, propone platos emblemáticos de la cocina regional, pero, el servicio, no tiene nada de tradicional.

«Mi hija me pidió que fabrique un robot porque quería librarse de los quehaceres domésticos», explicó a la AFP Song Yugang, fundador del establecimiento.

Fue entonces, al interesarse a la robótica, que se le ocurrió la idea de crear un personal mecánico para su restaurante, incluso para la cocina.

Cada robot le cuesta a Song unos 4.000 yuanes, es decir el equivalente de un salario anual de un empleado de carne y hueso.

«Los robots pueden entender una cuarenta de frases y consignas de la vida diaria. Y sobre todo no se enferman, ni piden vacaciones», dice Song entusiasmado. Según él, basta con cargar sus baterías dos horas diarias para una autonomía de cinco horas.

Este restaurante futurista no es el primero en abrir sus puertas en China. Un mesón de Harbin (noreste), con personal 100% robótico, abrió ya sus puertas en 2012.

El precio de la mano de obra en China se ha incrementado de forma significativa en los últimos años, alentando a las empresas del sector a acelerar los procesos de automatización.

AFP, 17-08-2014

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------