Temas & Noticias



UNA EMPUJADITA:

UNA EMPUJADITA:

UNA EMPUJADITA:
agosto 07

UNA EMPUJADITA:

borrachoentaquillaA las 3.00 a .m., suena el timbre, abre la puerta el dueño de casa y se encuentra con un completo desconocido y borracho diciéndole:

Señor, por favor,¿ me haría el favor de empujarme un poco, que… ?

El señor le interrumpe indignado: Pero como se atreve a tocar a mi puerta a las 3 a.m.!

Yo a usted ni lo conozco y en tres horas me tengo que levantar para irme a trabajar. ¡Deje de molestarme y váyase de mi casa!

El borracho se disculpa y se va obediente y cabizbajo.

El dueño regresa a su cuarto, muy molesto; se queda insomne y empieza a sentir un poco de remordimiento de conciencia y piensa:

Y si me hubiera pasado a mí? Y si mi coche se quedara tirado en medio de la madrugada y nadie me ayudara a empujarlo?

Debemos ayudar al prójimo…. ¡…Sabe Dios lo lejos que estará de su casa… ¡ ¡¡¡¡¡ ….Hay que ser solidario total …!!!!!…

Y se decide a salir a buscar al borracho. .Abre su puerta y ya no había nadie, no vio más que el parque público de enfrente a su casa, que se encontraba medio a oscuras, y decidió gritar:

Dónde está el señor que necesita que lo empujeeeenn?

Y en eso se oye el grito de respuesta a lo lejos del borracho: – ¡¡¡Aquiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!…¡En los columpioooossss!!!!!

Video de la semana

Video Recomendado

QUE PASA EN CHILE ?



El Monte Carmelo.


Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista


Guadalupe Ortiz de Landázuri


Humor

El escritor francés Jean Lorrain, célebre en su época, no podía ver al pintor Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901). Durante una discusión le gritó:

—¿Usted me toma por imbécil?

—En absoluto, pero puedo equivocarme —le respondió Toulouse-Lautrec.

---------------------------------------

Alejandro Dumas, padre, contaba con un equipo de escritores fantasmas que le ayudaban a escribir sus novelas. Sólo así pudo publicar tanto en tan poco tiempo. Se cuenta que un día que se encontraron Dumas padre e hijo, el primero preguntó:

—¿Has leído, hijo, mi última novela?

—No, padre. ¿Y tú?

---------------------------------------