Temas & Noticias



El GRECO SOBREVIVE

El GRECO SOBREVIVE

El GRECO SOBREVIVE
junio 26

El GRECO SOBREVIVE

greco

Escribe Joaquín Villarino G.: El cuarto centenario de la muerte de Doménikos Theotokópoulos es conmemorado en España. Una pincelada de su vida y de su pintura “El entierro del señor de Orgaz”.

Los españoles conmemoran el cuarto centenario de la muerte de El Greco lo que ha llevado al Museo del Prado a inaugurar el 24 de junio la exposición de más de un centenar de obras en la que presenta su influencia en la pintura moderna, porque Doménikos Theotokópoulos fue un adelantado para su época, rompió con la corriente de su tiempo e inició una etapa diferente en el arte pictórico.

A ésta efemérides se suman las librerías españolas, las que seleccionan títulos a fin de repasar su trabajo, la historia del Siglo de Oro español y la ciudad de Toledo, donde falleció el pintor el 7 de abril de 1614.

Entre los libros destaca “El Greco: Historia de un pintor extravagante” de Fernando Marías, el que aborda la totalidad de la figura y de los trabajos de Doménikos Theotokópoulos con criterios historiográficos cuya primera edición fue en 1997 y que ahora su autor ofrece en una versión actualizada, con una minuciosa reconstrucción de la vida del candiota a partir de la documentación, así como de las hipótesis probables formuladas en base al contexto histórico, artístico y cultural de la época según los antecedentes con que se cuenta.

«El Greco» (1541-1614) ha sido estudiado como una de las figuras determinantes de la Edad de Oro de la pintura española y la verdad es que existen vacíos en muchos aspectos de su existencia. Se sabe que nació en Creta, la isla griega que se la conoció como Candía (del latín candidus, “blanco”), nombre con que la llamaban comerciantes y navegantes italianos del medioevo. En esa isla del Mediterráneo nació precisamente la más antigua civilización europea, la minoica.

Theotokópoulos se aleja de Grecia, ocupada en gran parte por el turco, con las figuras en su mente de los íconos bizantinos, solemnes y rígidos. Viaja a Venecia donde se asombrará con la pintura del Tintoretto quien ha abandonado el estilo de sus predecesores y busca representar de una nueva forma mitos y leyendas antiguos. El maestro induce al Greco a explorar caminos a fin de pintar los temas religiosos de forma diferente, incluso superará al veneciano con el desdén de las formas, de los colores naturales y en el desequilibrio de la composición. Sus figuras delgadas y de rostros enjutos a más de un médico entrometido lo llevó a diagnosticar un defecto en la vista, pero se equivocan en el diagnóstico pues ellas son prueba de un estilo original, de un ojo de artista que no le basta con ser dibujante, sino tiene la voluntad de ser pintor.

Más tarde “El Greco” irá a Roma, done será crítico de la pintura de Miguel Ángel en la capilla Sixtina, lo que le significará cuestionamientos y desavenencias que lo llevarán a España, donde por sus antecedentes se le encarga un cuadro de San Lorenzo para el Escorial, pero el asunto no será del agrado de Felipe II.

Su destino final será Toledo, donde existe una pequeña comunidad de griegos y su estilo tendrá acogida, lo que le permitirá desarrollar sus principales pinturas, entre ellas “El entierro del señor de Orgaz”, obra que por su historia, calidad y significado es necesario detenerse.

Don Gonzalo Ruiz de Toledo, notario mayor de Castilla y señor de la Villa de Orgaz, hombre generoso en obras de caridad ayudó a la reconstrucción de la parroquia de Santo Tomé. En su testamento dejó establecido que año a año se donasen especies y dinero para mantener a los sacerdotes e ir en ayuda de los pobres del lugar. También dispuso ser enterrado en el sitio más humilde de la iglesia ubicada frente a la plaza del Conde.

En 1327, Gonzalo Ruiz falleció, con este motivo se ofició una misa de difuntos y cuentan los asistentes que en el traslado del cuerpo hasta la pequeña capilla de Santo Tomé, el mismísimo San Agustín y el diácono San Esteban, lo depositaron en el sepulcro que se le había preparado.

En 1562 la Villa de Orgaz dejó de pagar lo dispuesto por el notario Ruiz de Toledo, el párroco, Andrés Nuñez de Madrid, entabló juicio en la Chancillería de Valladolid y el fallo dictado siete años más tarde le fue favorable. Entonces el cura reformó la capilla funeraria y pidió a Roma el reconocimiento del milagro ocurrido en el entierro del señor de Orgaz, lo que se oficializó por decreto en 1583. Tres años después el sacerdoteencargó a su parroquiano, apodado El Greco, una pintura que recordase al benefactor y al hecho milagroso que acompañó su sepultura.

En el año 2001 se hacen excavaciones y se redescubre el cuerpo del señor de Orgaz en una urna de granito, cuya parte superior queda expuesta para testimoniar la veracidad de la historia.

Dicen los toledanos que la generosidad de don Gonzalo se proyecta hasta nuestros días en obras de caridad entre los necesitados de la ciudad y las misiones, financiadas gracias a los aportes de los turistas. Para los incrédulos el milagro de estos recursos debe atribuirse a la pintura de Doménico Theokópulos instalada en su grandeza en un espacio de dimensiones pequeñas que por lo mismo sorprende y sobrecoge a los visitantes.

La pintura representa la liturgia del funeral en el momento en que los dos santos depositan el cuerpo en la tumba. Don Gonzalo Ruiz de Toledo tiene puesta armadura de notables brillos y con reflejos de los rostros más próximos.

Las vestiduras litúrgicas son asombrosas desde la transparencia en la sobrepelliz del clérigo hasta los bordados en oro y seda de los santos. En el caso de Esteban en su dalmática va un cuadro dentro del cuadro con la escena de su martirio.

El niño que indica a los protagonistas del episodio es el hijo del pintor y éste a su vez aparece tras la figura de un caballero de la Orden de Santiago. El grupo de señores que circundan el hecho están representados por personajes de la época.

En la parte superior el Greco resume las ideas de la Contrarreforma y del Concilio de Trento, en donde tuvo cabida el reconocimiento de las buenas obras, la glorificación de los santos que en gran número se les muestra en la Jerusalén celestial, como intercesores ante Jesucristo, el supremo juez. Hasta Él un ángel lleva el alma nebulosa de don Gonzalo Ruiz, Jesús extiende su mano derecha en signo de salvación.

Una obra, según los expertos, plena de significados, pues a través de su belleza se llega a la contemplación de la fe cristiana. Pintura teológica de estética con luces irreales, de intensos colores, belleza en las formas estilizadas, naturalidad y sobrenaturalidad.

Doménico Theotokópoulos, el Greco, griego de nacimiento español por su vida, sobrevive en su obra y en cuadros de pintores de otras generaciones. TyN

Joaquín Villarino Goldsmith

25 06 2014

Obras consultadas: Texto de la capilla de Santo Tomé; “El Prado del Románico al Greco” E. Lafuente de Ferrari y “La Historia del Arte” de E. H. Combrich

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------