Temas & Noticias



DOLOR POR EL INSTITUTO NACIONAL

DOLOR POR EL INSTITUTO NACIONAL

DOLOR POR EL INSTITUTO NACIONAL
junio 19

DOLOR POR EL INSTITUTO NACIONAL

nacional

En el año 2000, el Instituto Nacional recibía siete postulantes por cada vacante ofrecida; en el último año, solo dos. Tales cifras resumen mejor que muchos largos argumentos la situación que hoy enfrentan los liceos emblemáticos…

El protocolo de acuerdo firmado entre la Corporación de Educación de la Municipalidad de Santiago, el rector del Instituto Nacional y el presidente de su Centro de Alumnos ha establecido que se realicen votaciones semanales para decidir la continuación de las tomas.

La ciudadanía probablemente se asombrará de que la autoridad aparezca validando así una medida de fuerza impuesta por grupos anarquistas que no solo vulneran la ley, sino que ni siquiera representan a la mayoría del estudiantado, y mucho menos a los apoderados. Pese a lo anterior, los alumnos que integran tales grupos están evaluando romper dicho acuerdo y realizar votaciones quincenales -que en la práctica significarían tomas más largas-.

Lo que está ocurriendo en el Instituto Nacional es un claro ejemplo para explicar por qué los padres han ido optando mayoritariamente por preferir la educación particular a la pública: además de los factores de calidad, naturalmente buscan para sus hijos una convivencia escolar adecuada, y no un clima de agitación sistemáticamente mantenido.

Prueba de lo anterior es la persistente baja en las postulaciones. En el año 2000, el Instituto Nacional recibía siete postulantes por cada vacante ofrecida; en el último año, solo dos. Tales cifras resumen mejor que muchos largos argumentos la situación que hoy enfrentan los liceos emblemáticos.

La imagen de una educación pública indisciplinada, caótica, incluso violenta, en la que la autoridad no enfrenta, sino que legitima acciones inaceptables, mal puede hacer que las familias la consideren como una opción educacional deseable para sus hijos. Como país, es muy doloroso que esto esté ocurriendo en un plantel icónico de la educación pública, con 200 años de historia y de cuyas aulas han egresado 16 presidentes de la República y personalidades destacadas en distintos ámbitos.

La persistente indisciplina no solo ha afectado las postulaciones y la imagen de la enseñanza estatal, sino también los rendimientos académicos de sus alumnos. Prueba de ello es el resultado del Simce de 2° medio entregado esta semana, que muestra una caída de 19 puntos en lenguaje. Inevitablemente, cuando no existe un ambiente de estudio adecuado, profesores y alumnos mal pueden rendir con todo su potencial.

La reforma educacional busca limitar la opción de los padres a acceder a educación privada, pero no se ha hecho cargo ni expresado posición respecto de este tipo de actos en la educación pública, que proliferan sin contrapeso. No se ha escuchado ninguna reprobación explícita del Gobierno, más allá de generalidades como que estas situaciones “no ayudan” a superar los problemas de la educación.

Frente a este clima de anarquía programada, el Gobierno tiene no solo la autoridad de la ley, sino también la autoridad ética para actuar. Continuar “dejando hacer” al anarquismo perjudica a los alumnos que querrían estudiar, abona la desconfianza de los padres en la educación pública y configura una injusticia al buscar, en semejantes condiciones, forzarlos a aceptarla para sus hijos. TyN

El Mercurio

13 06 2014

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------