Temas & Noticias



“EL ABORTO NO ES UN ACTO MÉDICO”

“EL ABORTO NO ES UN ACTO MÉDICO”

“EL ABORTO NO ES UN ACTO MÉDICO”

  “EL ABORTO NO ES UN ACTO MÉDICO”

abortoEl aborto no debe ser denominado ‘acto médico’, ya que este es el que se realiza con la intención de curar o de paliar el sufrimiento de un ser humano, y no la de acabar con su vida”.

En el debate sobre el aborto, reabierto otra vez en España con motivo de la nueva reforma propuesta por el gobierno, se acaban mezclando opiniones de muy variada índole. Y así, es frecuente que las preferencias ideológicas pasen por alto el tratamiento que merece el embrión humano desde el punto de vista médico y científico. Para corregir este enfoque, Derecho a Vivir ha lanzado un manifiesto al que ya se han adherido 632 médicos, científicos y profesionales de la salud.

Durante la presentación del manifiesto “Científicos por la vida”, que tuvo lugar el 13 de mayo, la pediatra Gádor Joya subrayó que la adhesión de tantos médicos a este documento pone de relieve que la defensa de la vida humana tiene un claro aliado en la medicina y en la ciencia.

“Pedimos honestidad científica para no negar lo que es evidente: existe una vida humana desde el momento de la concepción, que ha de ser protegida y cuidada por los que nos hemos formado para curar y aliviar”, dijo Joya en un acto donde participaron otros médicos que se dedican al cuidado de la salud de la mujer y de los niños.

El manifiesto reafirma la Declaración de Madrid 2009, que se remitía a la evidencia científica para dejar claro que la vida empieza en el momento de la fecundación. Esto es lo que enseña los conocimientos científicos de hoy: “La Genética señala que la fecundación es el momento en que se constituye la identidad genética singular; la Biología Celular explica que los seres pluricelulares se constituyen a partir de una única célula inicial, el cigoto; la Embriología describe el desarrollo y revela cómo se desenvuelve sin solución de continuidad”.

Después, los más de 600 firmantes del nuevo manifiesto recuerdan que la defensa de la vida humana —incluida la de los embriones— es un imperativo de su profesión. Y afirman que “el aborto no debe ser denominado ‘acto médico’, ya que este es el que se realiza con la intención de curar o de paliar el sufrimiento de un ser humano, y no la de acabar con su vida”.

Con la misma convicción sostienen que “ningún ser humano puede ser discriminado sobre la base de una enfermedad o discapacidad”, ya sea antes o después del nacimiento. “Nuestro deber como profesionales de la sanidad es procurarles la atención y los cuidados de máxima calidad, y promover el adecuado estudio de las enfermedades neonatales, su prevención y tratamiento. Por este motivo, apoyamos la decisión de abolir el aborto eugenésico, y que esta medida se extienda a todos los enfermos sin distinción, sea cual sea su patología y su gravedad”.

El documento reconoce que la “ley Gallardón” —por la que el aborto deja de ser un derecho dentro de un sistema de plazos y solo será legal en dos supuestos— “supone un avance hacia una mayor protección, que no total, de la vida prenatal”. T

Aceprensa

14 05 2014

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado



JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero

Humor

Durante un viaje en avión a Chicago, un amigo del multimillonario Philip Knight Wrigley (1894-1977) le preguntó que por qué seguía publicitando los chicles que fabricaba su empresa si esta ya era la más exitosa en todo el mundo. Wrigley le respondió:

—Por la misma razón que el piloto de este avión deja los motores en marcha cuando ya estamos en el aire.

------------------------------------

El rey español Felipe IV (1605-1665) le pidió al escritor Francisco de Quevedo (1580-1645) que improvisara una cuarteta.

—Dadme pie —le dijo Quevedo.

El rey, creyendo hacer una gracia, le alargó la pierna. Pero el escritor, que siempre fue de respuesta rápida e ingenio agudo, lejos de darse por vencido, improvisó, como le habían pedido, la siguiente cuarteta:

—En semejante postura / dais a entender, señor, / que yo soy el herrador / y vos la cabalgadura.

------------------------------------------------