Temas & Noticias



LA RUTA DEL NEGRONI

LA RUTA DEL NEGRONI

LA RUTA DEL NEGRONI
junio 13

LA RUTA DEL NEGRONI

Se acerca la semana de la cocina italiana en Buenos Aires. Hoy: el trago de Italia que recorre el mundo. Tres bares bonaerenses donde preparan el mejor. Y una receta para que prepare el suyo.

negroni

La historia del Negroni une a Torino, Milán y Florencia en un recorrido por la historia de los aperitivos italianos. En 1919 entre el conde Camilo Negroni y el barman Fosco Scarselli cambiaron el popular Americano por un trago que quitaba la soda e incluía London Dry Gin. El gesto cruzó la tradición puramente italiana en aperitivos con el Gin y su bagaje británico imperial.

Presente en cada barra destacamos estos tres para una ruta de descubrimiento de un trago perfecto:

NEGRONI EMBOTELLADO EN BASA

Si el perro es el mejor amigo del hombre, el whisky es un perro embotellado”, dijo Vinicius de Moraes alguna vez. Algo así podemos decir del Negroni, un gran trago para acompañar un atardecer o una noche entera de copas con amigos. En la preparación suelen estar los que lo refrescan o los que lo sirven directo, dos escuelas o dos variantes que le marcan pequeñas diferencias. En BASA, Ludovico de Biaggi no sólo prepara uno exquisito sino que lo embotella para que puedas llevar Negroni a tu mesa para compartir con uno o dos amigos. De cada botella se sirven unos siete Negronis. Vos decidís para cuántos alcanza. Lo preparan con Tanqueray, Martini Rosso, Campari, Angostura Orange y llega a la mesa (o a la barra) con vasos con hielo perfumado por piel de naranja.

BASA: Basavilbaso 1328, 4893-9444

NEGRONI DE CYNAR EN VERNE

Federico Cuco armó una carta que propone la vuelta al mundo en 8 cócteles. Un viaje imaginario por París, Londres, Suez, Bombay, Hong Kong, Yokohama, San Francisco y Nueva York, siguiendo las historias reales y escritas de Julio Verne. Si incluyera Florencia en el derrotero podría anclar en la barra del Caffé Casoni en que nació el Negroni. Aunque es difícil porque para una de las versiones que tiene en carta Federico quita el Campari y agrega el Cynar, aperitivo del que es fanático. El trago queda algo más rústico y amargo pero no pierde la elegancia original. También tiene la versión clásica, el Sbagliato (espumante en lugar de Gin), el Negrosky (con vodka) y el Negro Obrero, que lleva Ginebra y Amargo Obrero. Todos en una sección que los separa y reivindica a la par de los Martini.

Verne: Medrano 1475, 4822-0980

NEGRETE EN REY DE COPAS

Si hay algo que define al Negroni es la complejidad y el equilibrio entre tres bebidas distintas: un destilado, un vermouth y un bitter. Para crear una versión del Negroni se suele cambiar el vermouth pero no mucho la base de Gin. Menos ahora que el destilado inglés está siendo reivindicado en las mejores barras. Martín Vespa lo hizo y armó una gran versión incluyendo Mezcal en lugar del Gin. El resultado es un trago con toques ahumados que le quitan cierta elegancia pero le dan un carácter intenso muy atractivo. El mezcal es una de las bebidas que más han crecido en las más importantes barras del mundo en los dos últimos años y este trago parece ser la avanzada de este fenómeno.

Rey de Copas: Gorriti 5176, 2068-5220

Hay distintas recetas del Negroni pero para empezar se puede ir por una fórmula simple de recordar:

RECETA DEL CLASICO NEGRONI

Ingredientes:

– London Dry Gin, 1 oz.

– Vermouth Rosso, 1 oz.

– Campari, 1 oz.

– Rodaja o piel de naranja

Preparación:

A mezclar!◙

Martin Auzmendi

http://dixit.guiaoleo.com.ar/la-ruta-del-negroni/?utm_source=dixit06_12&utm_medium=email&utm_campaign=destacada+der

13 06 2013

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------