Temas & Noticias



ECHAR LAS REDES EN NOMBRE DE JESÚS

ECHAR LAS REDES EN NOMBRE DE JESÚS

ECHAR LAS REDES EN NOMBRE DE JESÚS

ECHAR LAS REDES EN NOMBRE DE JESÚS

jesusComentario al evangelio del Tercer Domingo de Pascua: “Jesús les había preparado algo para desayunar; pero pide a los discípulos la colaboración humana con su obra divina de la salvación”.

“Estaban reunidos Simón Pedro, Tomás el Mellizo, Natanael de Caná de Galilea, los hijos del Zebedeo y otros dos discípulos. Simón Pedro les dijo: «Voy a pescar». Contestaron: «Vamos también nosotros contigo». Salieron, pues, y subieron a la barca, pero aquella noche no pescaron nada. Al amanecer, Jesús estaba parado en la orilla, pero los discípulos no sabían que era él. Jesús les dijo: «Muchachos, ¿tienen algo que comer?» Le contestaron: «Nada». Entonces Jesús les dijo: «Echen la red a la derecha y encontrarán pesca». Echaron la red, y no tenían fuerzas para recogerla por la gran cantidad de peces. El discípulo al que Jesús amaba dijo a Simón Pedro: «¡Es el Señor!» Apenas Pedro oyó decir que era el Señor, se puso la ropa, pues estaba sin nada, y se echó al agua. Al bajar a tierra, encontraron fuego encendido, pescado sobre las brasas y pan. Jesús les dijo: «Traigan algunos de los pescados que acaban de sacar»”. (Jn. 21,1-19).

Esta es una de las veces que Jesús resucitado se aparece a los apóstoles en el período de cuarenta días antes de la Ascensión. Todavía no tienen claro qué deben hacer, y Jesús no les da ninguna indicación. Por eso algunos vuelven a su oficio de pescadores, con Pedro a la cabeza, ya reconocido como guía del grupo.

Jesús aprovecha el fracaso en la faena para darles –y darnos–, una grande y decisiva lección, que les había dado ya de palabra: “Quien está unido a mí, produce mucho fruto; pero sin mí no pueden hacer nada”.

La unión entre los miembros de la Iglesia en torno a Pedro, es indispensable; pero solamente la presencia del Resucitado y la unión vital con él, produce frutos de vida eterna.

Cuando falta esta unión con Jesús resucitado presente, la catequesis, la predicación y la evangelización no llevan al encuentro con Cristo, sino más bien lleva al alejamiento de Él. ¡Tremenda responsabilidad!

Jesús les había preparado algo para desayunar; pero pide a los discípulos la colaboración humana con su obra divina de la salvación. ¡Gran honor y noble responsabilidad que nos alcanza a todos!

La acogida de Jesús resucitado presente y actuante es absolutamente indispensable para que sea fecunda la vida y la misión de los discípulos. Sin unión afectiva y efectiva con él es inevitable el fracaso evangelizador.

Solo Él puede dar fuerza salvífica a nuestra vida y obras. Nosotros solos no podemos salvar a nadie; pero Él nos pide colaboración para salvarnos y salvar a muchos otros.

Otra grande y decisiva lección se la da Jesús a Pedro, que se fía demasiado de sus fuerzas, de su saber y de su lealtad a Cristo: le da a entender que solo quien ama a Jesús con humildad, puede ser constituido guía de sus hermanos para enseñarles a amar y a ser humildes seguidores del Maestro.

Necesitamos mentalizarnos a fondo de que la eficacia salvífica de toda obra evangelizadora, catequística, pastoral o misionera, solo puede darse si es fruto de la unión y del amor real a Jesús y a los hombres, por quienes él se encarnó, trabajó, murió, resucitó y subió al cielo.◙

Jesús Álvarez SSP

Roma

Zenit

11 04 2013

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)
¿Qué es la felicidad?

Humor

Cuenta la historia que en el transcurso de la Campaña de Tarapacá, un soldado fue premiado por su valor en el combate. El día de la condecoración, el brigadier Erasmo Escala vio que el soldado tenía puesta la medalla al lado derecho, y le dijo:

-Hombre, ¿no sabe que las medallas van al lado del corazón?
A lo que el aludido, algo ebrio, le contestó:
-Mi general es que los chilenos tenemos el corazón tan grande que nos cubre todo el pecho.

--------------------------------------------------------------------------

Una noche en que el Presidente de la República Domingo Santa María paseaba por la Plaza de Armas de Santiago, vio a un borracho durmiendo en uno de los bancos. El presidente intentó despertarlo tocándolo con su bastón. El borracho sintiéndose interrumpido, solo se dio vuelta de posición, pero como don Domingo insistió, el ebrio preguntó algo soñoliento y malhumorado:
- ¿Quién molesta?
A lo que el Presidente de la República respondió: - Santa María
El borracho, sin inmutarse y con los ojos cerrados, contestó:
- Ora pro nobis ....... y siguió durmiendo.
------------------------------------------------------------------