Temas & Noticias



ADOLFO ZALDÍVAR Y EL CENTRO POLÍTICO

ADOLFO ZALDÍVAR Y EL CENTRO POLÍTICO

ADOLFO ZALDÍVAR Y EL CENTRO POLÍTICO
febrero 28

ADOLFO ZALDÍVAR Y EL CENTRO POLÍTICO

zaldivar

Franco, e incluso duro, en la defensa de sus principios, tuvo sin embargo relaciones cordiales de amistad cívica y delicados gestos de afecto con muchos que no compartían sus ideas”.

El fallecimiento del embajador en Argentina, Adolfo Zaldívar, es ocasión adecuada para destacar su fuerte personalidad y la influencia que tuvo en aspectos sustanciales de la transición institucional chilena, pero sobre todo como sostenedor de una posición de centro en la trayectoria de la Democracia Cristiana. Franco, e incluso duro, en la defensa de sus principios, tuvo sin embargo relaciones cordiales de amistad cívica y delicados gestos de afecto con muchos que no compartían sus ideas, y se reconocía marcado humanamente por el cariño de la valiosa mujer que, trabajando para una familia de clara vocación política, lo cuidó en la infancia y le mostró la realidad de la pobreza cuya superación orientaría siempre sus opciones en la vida pública.

En los años 80, fue activo y valiente como uno de los fundadores de la Comisión creada para apoyar a las víctimas de violaciones a los derechos humanos, y luego se jugó a fondo por que la recuperación de la democracia se lograra mediante la vía electoral y no por la violencia, pero en cuanto a la posterior alianza partidista, discrepó del ex Presidente Aylwin al manifestarse a favor de la entonces llamada “Concertación chica”, que habría excluido a los sectores de izquierda. Por lo mismo, la tendencia que dirigía fue considerada como más conservadora dentro de la DC, en clara oposición a la allí dominante, que encabezaba Gutenberg Martínez.

Más adelante hubo otros episodios, como su enfrentamiento con Ricardo Lagos cuando éste competía con su hermano Andrés por la candidatura presidencial, o más tarde su fuerte denuncia del catastrófico proyecto del Transantiago, a raíz de la cual, traducida en negarse a votar un aumento presupuestario, el Tribunal Supremo de su colectividad terminó expulsándolo. Ello, pero a la vez su crítica frontal a lo que estimaba los abusos de una economía neoliberal, fueron acentuando su énfasis en una opción política de centro que intentó concretar en la creación del Partido Regionalista de los Independientes (PRI) junto a otros parlamentarios y dirigentes renunciados a la DC.

Durante el gobierno de Sebastián Piñera, Adolfo Zaldívar aceptó la embajada en Buenos Aires en un momento complicado, con lo que reanudaba su antiguo interés por los vínculos con Argentina (ya entre 1985 y 1988 había presidido el Foro de Integración Política con el país vecino). Fue ésta su última gran tarea, desempeñada con brillo y eficacia gracias en gran medida a su amplia red de contactos personales, pero ante todo por su fe en la necesidad y conveniencia mutua de una efectiva integración bilateral en todos los ámbitos, que él estimuló con empeño desde los aspectos de comunicación vial a los de orden cultural. Su muerte en pleno ejercicio de su cargo, que no cesó ni siquiera durante su grave enfermedad, consagra la imagen de un político coherente y abnegado, que dejará sin duda una huella perdurable y un ejemplo oportuno —para la juventud crítica y desconfiada— de verdadera entrega al servicio público.αΏ

La Segunda

Editorial

27 02 2013

Social

Video de la semana

Video Recomendado

Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO

Humor

Durante un viaje en avión a Chicago, un amigo del multimillonario Philip Knight Wrigley (1894-1977) le preguntó que por qué seguía promocionando los chicles que fabricaba su empresa si esta ya era la más exitosa de todos los tiempos en todo el mundo. Wrigley le respondió:

—Por la misma razón que el piloto de este avión deja los motores en marcha cuando ya estamos en el aire.

----------------------------------------------------------

Al devolver un original no solicitado a un autor novel, el sabio estadounidense Samuel Johnson (1709-1784), sin más miramientos, le dijo:

—Su manuscrito es a la vez bueno y original; pero la parte que es buena no es original, y la parte que es original no es buena.

-----------------------------------------------------