Temas & Noticias



LOS OTROS DERROTADOS DE LAS ELECCIONES CATALANAS: LAS ENCUESTAS Y EL PERIODISMO

LOS OTROS DERROTADOS DE LAS ELECCIONES CATALANAS: LAS ENCUESTAS Y EL PERIODISMO

LOS OTROS DERROTADOS DE LAS ELECCIONES CATALANAS: LAS ENCUESTAS Y EL PERIODISMO

LOS OTROS DERROTADOS DE LAS ELECCIONES CATALANAS: LAS ENCUESTAS Y EL PERIODISMO

eleccionesNi una sola encuesta se ha acercado mínimamente a los resultados reales, a pesar de haber sido numerosas las realizadas por organismos públicos y empresas privadas

Ya es, de todos conocido, cuáles han sido los grupos políticos que han sufrido descalabro en las elecciones catalanas del pasado domingo, destacando el ganador, que en realidad es el gran perdedor. Pero ha habido otros damnificados por estas elecciones: las encuestas y el periodismo.

No eran unas elecciones cualesquiera, las que cada un cierto período de legislatura pueden implicar un cambio de gobierno, sino que el tema de fondo era el derecho a decidir para la separación de Cataluña de España.

Ni una sola encuesta se ha acercado mínimamente a los resultados reales, a pesar de haber sido numerosas las realizadas por organismos públicos y empresas privadas en las semanas anteriores a los comicios. Han fallado hasta las realizadas a pie de urna. No es un caso singular, porque las desviaciones de las encuestas se han convertido en tan habituales que son muchos los ciudadanos que se preguntan para qué gobiernos, partidos o medios de comunicación gastan tanto en estos sondeos que, a fin de cuentas, no aproximan más a la realidad que lo que pueda deducir el propio ciudadano con su percepción o intuición.

Dejo para otros el análisis de las encuestas y me centro en lo que me es más propio, el periodismo, por ejercicio de la profesión y la docencia.

Los periodistas no andamos sobrados de prestigio, pero en estas elecciones nos hemos hundido más. Y no por no prever resultados, para lo que tampoco somos agoreros, sino por la praxis en el ejercicio profesional.

GUERRA SUCIA

Un primer aspecto periodístico de la pasada campaña electoral ha sido el recurso a la guerra sucia a través de la publicación por el diario “El Mundo” del famoso “borrador” sobre supuesta corrupción, en el que se acusaba a Artur Mas y a la familia Pujol de tener cuentas en el extranjero con sustanciosos depósitos a partir de fondos desviados de las donaciones de Millet en el escándalo del Palau de la Música. No se detenía en la financiación ilegal del Convergencia Democràtica, sino que las sucesivas entregas iban dirigidas a destruir a unas personas.

El sentido de justicia, la prudencia humana y la más elemental formación periodística, implican que las informaciones hay que contrastarlas, asegurarse de que sean reales. Mucho más cuando afectan de forma tan directa y clara a la dignidad y honorabilidad de las personas. Además, por lo que se ha dado a conocer luego, ni siquiera aparecían tales imputaciones en el propio borrador filtrado.

Aparte del daño infringido a las personas y de si ha influido o no en el resultado electoral —lo que dudo bastante— ha sido un jarro de agua sobre la credibilidad de la prensa, que no está precisamente en cotas altas. Del propio diario “El Mundo” por supuesto, pero afecta a los demás. Para el ciudadano que ha seguido lo ocurrido, los periodistas tenemos nulos escrúpulos y recurrimos a lo que sea con tal de ensuciar a un posible adversario.

Pero aún más. Determinados periódicos y no pocos tertulianos han seguido a lo largo de más de una semana la senda de aquel diario y repetían una y otra vez las acusaciones y comentarios dando por hecho que todo era verdad.

De momento no parece que los acusadores hayan podido probar nada y los acusados han presentados querellas.

PERIODISTAS Y TERTULIANOS “A SU BOLA”

Quienes recurren a la guerra sucia son, ciertamente, muy pocos. Pero son una pléyade los periodistas y tertulianos desconectados de la realidad social. Es algo habitual, pero se ha evidenciado de forma clara en los últimos meses. Medios de comunicación repletos a todas horas de soberanismo, del conflicto más o menos real o artificial entre Cataluña y España, de triquiñuelas de unos partidos y otros, pero ausentes en todo momento de mostrar interés por los problemas en que están sumidas la mayoría de personas: el paro, las empresas en crisis, la falta de crédito, las largas colas en los comedores asistenciales, los desahucios, etc.

Sé que no es más que un pequeño ejemplo: viendo la deriva de las cosas, como presidente de organizaciones sociales y familiares catalanas envié unos días antes de empezar la campaña electoral una carta a los candidatos de todos los partidos parlamentarios en la que les pedía que no se envolvieran en las banderas, fuera la catalana o la española, y que trataran de los problemas de las personas. Seguramente no hicieron ningún caso, aunque algunos respondieron amablemente.

Pero, lo que para mí es tanto o más grave, el contenido en el mismo sentido se envió también a los medios de comunicación a través de una nota de prensa. Y ninguno publicó o difundió una línea. Yo no soy nadie, pero no lo hacía a título personal, sino en representación de una serie de entidades. Alertaba de un peligro muy claro, cuya realidad se he demostrado palpablemente, pero los periodistas van “a su bola”, de manera endogámica, sin plantearse reflejar la sociedad, si sirven al ciudadano, al bien de las personas.

MEZCLAR INFORMACIÓN Y OPINIÓN

Se ha convertido en algo habitual, pero se manifiesta más en etapas como las electorales. Es la mezcla de información y opinión una gran lacra del periodismo. Se ha perdido el sentido de que en la información, al exponer los hechos, debe hacerse —o al menos intentarlo— con la máxima imparcialidad, buscando la objetividad.

De un artículo de opinión ya está claro que se trata de la interpretación, análisis o valoración, donde la carga de subjetividad del autor puede ser muy alta. Pero hoy la mayor parte de medios nos están dando opinión cuando lo presentan como información. A menudo la gran damnificada es la verdad.

No me gusta, pero no veo problema en que un medio de comunicación se decante a favor de una determinada opción política. Esto es habitual en un país como los Estados Unidos. Días antes de las elecciones rotativos como The New York Times, Washington Post, Chicago Tribune o Los Angeles Times se declaran favorables al Partido Demócrata, mientras el Wall Street Journal suele hacerlo por los republicanos. Pero se expresa con claridad, abiertamente. Aquí, en teoría ningún periódico se declara favorable a un candidato u opción política, pero en la práctica se hace. Y no pocas veces manipulando la información.α∞

Daniel Arasa

Forum Libertas

29 11 2012

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------