Temas & Noticias



MAYORDOMO DEL PAPA A JUICIO POR ROBO

MAYORDOMO DEL PAPA A JUICIO POR ROBO

MAYORDOMO DEL PAPA A JUICIO POR ROBO

MAYORDOMO DEL PAPA A JUICIO POR ROBO

Paolo Gabriele es el protagonista de un escándalo que desde hace meses sacude a la Santa Sede y en el que ahora también figura como acusado un experto en computación.

mayordomo

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, dijo que la investigación sobre otras personas involucradas sigue abierta.

El mayordomo del Papa Benedicto XVI, Paolo Gabriele, y otro laico empleado del Vaticano serán juzgados bajo la acusación de robo de documentos, como resultado de un escándalo que ha sacado a flote presuntas pugnas internas en la Santa Sede y ha sacudido a la opinión pública internacional.

Inicialmente, la jerarquía de la Iglesia Católica dijo que Gabriele, de 45 años, quien reside con su esposa y tres hijos en el Vaticano, era el único sospechoso investigado por la filtración de los documentos, presumiblemente robados de los aposentos del Sumo Pontífice.

Pero según el encausamiento dispuesto por un juez del Vaticano también será procesado Claudio Sciarpelletti, un laico de 48 años y experto en computación que trabajaba en la oficina de la Secretaría de Estado y está acusado de colaborar con Gabriele.

De ser hallado culpable de “robo agravado” y “complicidad” como se le acusa, “Paoletto”, como se le llamaba familiarmente al mayordomo del Papa, encara una condena de hasta seis años de cárcel.

De acuerdo con el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, ambos serán procesados en un juicio público, algo no visto hasta ahora, en una fecha que será fijada tan pronto como el tribunal reinicie a fines de septiembre sus labores tras las vacaciones de verano.

El escándalo fue precedido por la publicación en medios de prensa italianos de documentos sobre presuntas luchas internas y corrupción en el Vaticano, y la difusión incluso de cartas escritas al Papa.

Gabriele fue detenido el pasado 23 de mayo, y el 22 de junio fue puesto bajo detención domiciliaria dentro del Vaticano. Al otro acusado, Sciarpelletti, se le detuvo el 25 de mayo y quedó en libertad al día siguiente. Según dijo Lombardi en rueda de prensa, su papel en el hecho es “marginal”.

El vocero de la Santa Sede añadió que se ha descubierto “una realidad muy compleja” y que “la justicia proseguirá su labor. La investigación sobre otras personas involucradas sigue abierta”, dijo.▀▄

La Voz de América

13 08 2012

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------