Temas & Noticias



EL RUGIDO DE LA “TOLERANCIA POP”

EL RUGIDO DE LA “TOLERANCIA POP”

EL RUGIDO DE LA “TOLERANCIA POP”

EL RUGIDO DE LA “TOLERANCIA POP”

redaccionEl gobierno de la región belga de Flandes ha convocado un concurso para cambiar el león de su escudo.

El objetivo es suavizar su aspecto agresivo y buscar otro más acorde con la imagen de “una sociedad abierta y calurosa”. Pero no parece que las rencillas que dividen hoy a flamencos y valones en Bélgica sea un problema de marketing.

El concurso convocado plantea algunas dificultades prácticas. Entre otras, las que señala Quim Monzó en La Vanguardia: “¿Como suavizarán los flamencos la evidencia incontestable de que los leones son feroces? ¿Le recortarán las uñas y les pondrán purpurina de guardería? ¿Le cambiarán la mirada cruel y le endulzarán la boca hasta dejarle una sonrisa benevolente?”.

Pero si alguno de los participantes en el concurso lograra apaciguar al león, todavía quedaría por resolver un problema de fondo: el nacionalismo que mantiene enemistados a flamencos y valones.

Para quien visita el país por primera vez, es imposible hacerse cargo del estado de la cuestión con todos sus matices. Pero a fuerza de escuchar versiones distintas, uno llega a la conclusión de que el problema para llegar a un acuerdo y formar gobierno no ha sido sólo un problema de los principales partidos políticos.

Así me lo explicaba un belga este verano: “Cuando tienes a un conductor de la zona flamenca que, sin necesitarlo, se detiene para repostar en una gasolinera 20 kilómetros antes de llegar a zona valona con tal de no dejar un sólo euro en esa región (o al revés, un conductor valón en región flamenca), entonces es cuando compruebas que arrastras un problema social muy serio”.

EL MAS RESTA IDIOMAS

Sorprende, por ejemplo, visitar el Museo MAS de Amberes —inaugurado el pasado 17 de mayo— y comprobar que los carteles que acompañan a las obras de arte expuestas, los vídeos e incluso las revistas de las salas están solamente en flamenco.

Se excluye así el francés de la región valona, segunda lengua de Bélgica. Y quizá —para que no cante demasiado— se acaban por dejar fuera también el inglés y el alemán, por citar los dos idiomas en los que sí aparece traducida su página web.

Las audioguías en distintos idiomas no resuelven el problema, pues no todos los visitantes quieren utilizarlas. Y es una lástima perderse los cortos de las salas que explican las costumbres y tradiciones, los símbolos del poder o el sentido de la muerte en distintas civilizaciones.

El visitante que no entiende flamenco intuye que esos vídeos —entretenidos de ver, pero incomprensibles— ofrecerían un contexto muy valioso a una colección de casi 470.000 piezas. Pero no. Lo que podría haber sido un icono moderno de la ciudad acaba deslucido por localista.

¿“TOLERANCIA POP” O POR DENTRO?

¿Es localista lanzarse a rediseñar el escudo de Flandes con una propuesta de reforma del Estado belga sobre la mesa? La verdad es que, puestos a cambiar algunos puntos sensibles en asuntos de derechos lingüísticos, financiación o competencias de las regiones, nada impide aprovechar el viaje para dar algún que otro retoque heráldico.

Pero el concurso sobre el cambiazo del felino da qué pensar sobre qué es lo que de verdad hace “abierta y calurosa” a una sociedad. El hecho de que los políticos de Bélgica hayan tardado año y medio en alcanzar un acuerdo para formar un nuevo gobierno tras las elecciones, ¿no guardará relación con la actitud puesta de manifiesto en los ejemplos de la gasolinera y el Museo MAS?

En tal caso, no parece que una “tolerancia pop” —donde se presta más atención a la imagen del respeto que se transmite que a los hechos— vaya a calmar los ánimos de nadie. Más bien lo contrario: el león seguirá rugiendo por dentro, aunque el escudo llegue a tener todo el aspecto manso que se le quiera dar.▄▀

Juan Meseguer
Aceprensa
04 11 2011

Video de la semana

El Monte Carmelo.

Video Recomendado

Renoir Con Musica

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista

Guadalupe Ortiz de Landázuri

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio

Humor

Al devolver un original no solicitado a un autor novel, el sabio estadounidense Samuel Johnson (1709-1784), sin más miramientos, le dijo:

—Su manuscrito es a la vez bueno y original; pero la parte que es buena no es original, y la parte que es original no es buena.

---------------------------------------------------

Durante la llamada «ley seca» puesta en vigor en Estados Unidos durante los locos años veinte, se vendían unos paquetes de zumo de frutas en los que se podía leer el siguiente mensaje:

«Atención: el contenido de este paquete no debe ponerse en una vasija de barro, mezclarlo con levadura y ocho litros de agua, porque entonces se obtendría una bebida alcohólica cuya fabricación está prohibida».

---------------------------------------------------