Temas & Noticias



SIRTE: DESDE EL FRENTE DE BATALLA

SIRTE: DESDE EL FRENTE DE BATALLA

SIRTE: DESDE EL FRENTE DE BATALLA

SIRTE: DESDE EL FRENTE DE BATALLA

sirteUna espesa columna de humo negro anunciaba el asalto al centro de la ciudad de Sirte, donde las banderas verdes pro-Gadafi todavía ondean en lo alto de la ciudad.

Según se informó, una bomba de la OTAN estalló en una de las posiciones de los seguidores del depuesto líder, pero nosotros no pudimos verla ni oírla cuando se iniciaron los primeros enfrentamientos para tomar una vía de acceso bien protegida.

Llegamos al lugar cuando las tropas leales al Consejo de Transición Nacional tomaron control de ese punto estratégico e iniciaron la avanzadilla, tratando de quitar una tira de banderas verdes de un poste de la luz.

Dispararon a la cuerda en un esfuerzo por hacerla caer, pero las balas rebotaban contra el metal. Por lo que al final todos estiraron juntos de la cuerda hasta que las banderas cayeron al suelo, donde fueron rasgadas en mil pedazos.

Tiros al aire marcaron las celebraciones de júbilo en el momento en que se alcanzó el lugar donde nació el coronel Gadafi. Los combatientes lucharon cuerpo a cuerpo cada kilómetro de la larga costa libia desde Benghazi hasta alcanzar esta ciudad.

Por semanas avanzaron al oeste, rompiendo pausadamente cada una de las líneas defensivas del enemigo a través de la carretera que atraviesa el desierto junto al mar.

COMBATES CALLEJEROS

Pero las celebraciones no duraron mucho, ya que las tropas pro-Gadafi se reorganizaron y las balas empezaron a silbar.

Reculamos presurosos hacia la carretera y nos ocultamos tras una torre de cemento desde donde divisamos el inicio de la batalla.

El rugido y destello de los cohetes se extendió por la ciudad a medida que los enfrentamientos se adentraban en la urbe.

El incesante ruido de las ametralladoras sólo era superado por el estallido de cohetes y morteros.

Las balas volaban sobre nuestras cabezas cuando un grupo del CNT se reunió junto al muro para lanzar granadas y disparar sus ametralladoras hacia el centro de la ciudad, con sus impresionantes edificios y modernas construcciones.

ESCAPE AFORTUNADO

A primera hora del día, vimos a muchos civiles huyendo de Sirte. El centro de la ciudad es ahora muy peligroso para aquellos que no pudieron escapar de los combates.

Sus caras traducen miedo, sufren la escasez de comida, de agua y electricidad, nos cuentan asustados tanto por lo que puede pasarles si se quedan como si se van.

sirte

Cientos de civiles huyeron de la ciudad de Sirte en los últimos días.

Una mujer observa a los soldados totalmente aterrorizada desde el asiento trasero de un coche.

Según dicen, les alertaron que los rebeldes les matarían, que los degollarían. Sin embargo, les dieron la bienvenida con agua y gasolina para sus vehículos.

Cientos han huido en los últimos días a medida que los rebeldes avanzan.

Un civil tuvo una huida afortunada, ya que su carro exhibía una cicatriz de metal tras ser alcanzado por una bala.

“La gente de Sirte los está esperando, llevan esperando desde el 17 de febrero”, dijo uno.

“Sirte les dará la bienvenida. Es de ustedes, tómenla”.

Las balas continuaban zumbando al atardecer, la artillería resonaba al sur de la ciudad, más tropas entraban por el oeste y los enfrentamientos persistían en el flanco este.

Camiones acorazados se alinearon detrás de muros y montículos de tierra, disparando su artillería mientras la brisa del mar esparcía la arena y el humo de cohetes creando una siniestra luz naranja.

Los francotiradores se moverán por la ciudad durante toda la noche, fijando posiciones para estar listos al amanecer mientras los rebeldes tratan de controlar uno de los pocos lugares de resistencia pro-Gadafi que todavía siguen en pie en Libia.

Es un premio simbólico en la batalla por controlar el país entero.

El tiempo que duren los combates dependerá de la determinación de los que defienden Sirte del ataque rebelde y su apetito por luchar cuerpo a cuerpo en las calles de la ciudad.▀▄

Alastair Leithead

Sirte

Última actualización: BBC

27 09 2011

Social

Video de la semana

Video Recomendado




JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave

Humor

En el año 1780 el Rey Federico II “el Grande” de Prusia, que era un gran escéptico respecto a los avances de la medicina, le preguntó a su médico personal el Dr. Johann Georg Zimmermann:

-Decidme, sinceramente, doctor ¿de cuántos pacientes lleva su muerte en la conciencia?

A lo que el galeno respondió:

-De unos trescientos mil menos que Vos, Majestad.

-----------------------------------------