Temas & Noticias



SERIES DE TELEVISIÓN: THE PACIFIC

SERIES DE TELEVISIÓN: THE PACIFIC

SERIES DE TELEVISIÓN: THE PACIFIC
junio 09

SERIES DE TELEVISIÓN: THE PACIFIC

pacific

Con 140 millones de dólares de presupuesto y una impresionante campaña de promoción, es la serie más cara de la historia de la televisión.

Steven Spielberg dejaba de ser el director maltratado por la Academia ganando siete merecidos Oscar con La lista de Schindler. La película supuso un cambio radical en la vida del director de Cincinnati: volvió a la práctica del judaísmo y creó la Fundación Shoah de Supervivientes del Holocausto, que amparó entre otros el documental Los últimos días (ganador de un Oscar en 1999). En la misma línea de reencuentro con el judaísmo, Spielberg dirigió la película Munich, sobre el atentado contra la delegación israelí en las Olimpiadas de 1972.

Cuento estos antecedentes porque explican el sentido que tiene para Spielberg la recuperación de la historia por medio del cine. Las películas Salvar al soldado Ryan (1998), Banderas de nuestros padres y Cartas desde Iwo Jima (2006), por un lado, y las series Hermanos de Sangre (2001) y The Pacific (2010), por otro, conforman un collage de costosas producciones sobre los soldados norteamericanos que lucharon en los campos de batalla europeos y asiáticos contra el nazismo y sus aliados.

Al igual que en su memoria del Holocausto, Spielberg y Tom Hanks (que ya coprodujo Hermanos de sangre) han reunido mucho dinero para que esta recreación sea lo más realista, espectacular y precisa posible. Con 140 millones de dólares de presupuesto y una impresionante campaña de promoción, es la serie más cara de la historia de la televisión.

UNA SERIE ESPERADA

Así las cosas, las expectativas eran muy altas, porque son muchos los críticos que piensan que en Salvar al soldado Ryan (5 Oscar, incluido mejor director) y Hermanos de Sangre (6 Emmys y Globo de Oro a la mejor miniserie) se encuentran los mejores momentos del cine bélico. Pero la respuesta de la crítica y el público a The Pacific no ha sido buena. El estreno en España (en marzo pasado, en Antena 3) apenas llegó al 10% de la audiencia.

Es un problema de guión. La historia no es interesante, no está bien escrita, no se logra el ritmo y la intensidad que tenía Hermanos de sangre. Los libros autobiográficos que se han adaptado para conformar el guión de The Pacific (With the Old Breed, de Eugene Sledge, y Helmet for My Pillow, de Robert Leckie) son muy inferiores al excelente original de Stephen Ambrose usado en Hermanos de sangre.

El problema está en el guión; la historia no es interesante, no se logra el ritmo y la intensidad que tenía “Hermanos de sangre”

Ambrose (1936-2002), prestigioso historiador militar y profesor universitario, publicó en 1992 Band of Bothers, un hábil relato que va desde los campos de entrenamiento de las tropas norteamericanas estacionadas en Inglaterra para preparar el desembarco de Normandía hasta la conquista de Berlín, siguiendo a los integrantes de una compañía de la 101ª División Aerotransportada. El teniente Winters, protagonista de Hermanos de sangre, tenía un perfil matizado y atractivo, el de un líder que sabía ganarse autoridad y la confianza de su tropa y, sobre todo, del espectador.

Esto no sucede en The Pacific, donde Leckie es un soldado sufriente con el que es muy difícil conectar. Tampoco es fácil hacerlo con el resto de marines, que se relacionan con unos diálogos insulsos y una superficialidad cargante. La camaradería y el espíritu de grupo de Hermanos de sangre no aparecen y se ven sustituidos por los dramas-traumas de los tres protagonistas. En una serie histórica como esta, choca la crudeza de reiteradas escenas de sexo en varios capítulos, por mucho que se apele a que la HBO es una cadena por cable. Parece como si fuese una imposición del libro de estilo de la HBO.

POCO PATRIOTERA

La serie tiene un diseño de producción excelente. Son especialmente buenos los créditos iniciales, con la inspirada música del veterano Hans Zimmer. Pero el conjunto es aburrido, algo imperdonable en una serie bélica. Incluso las irregulares películas de Clint Eastwood sobre la batalla de Iwo Jima tienen más ritmo y emoción que esta serie.

The Pacific es la menos “patriotera” de todas las películas y series anteriormente citadas. Prima un enfoque alucinógeno y desencantado, más cercano al Kubrick de La chaqueta metálica que al comienzo y el final de Salvar al soldado Ryan (que, dicho sea de paso, me resultaron muy empalagosos). Quizá por eso, la serie tampoco ha convencido en Estados Unidos (un país que de algún modo está en guerra, con millones de militares distribuidos por el mundo en zonas de conflicto y 500 bajas en Afganistán en el año 2010), a pesar de que algunos críticos norteamericanos apenas han hablado del guión y se han centrado en los aspectos técnicos más brillantes (vestuario, diseño de producción, rodaje de algunas batallas, etc.).▄

Claudio Sánchez
Aceprensa
02 06 2011

Ficha técnica:
Directores: Carl Franklin, David Nutte, Gram Yost, Jeremy Podeswa, Tim Van Patten, Tony To
Guión: Bruce McKenna, Robert Schenkkan, Gram Yost, George Pelecanos, Larry Andries, Michael Ashford.
Intérpretes: James Badge Dale, Jon Seda, Joseph Mazzello, Ben Chilsom, Chris Milligan, Ashton Holmes.
Duración: 10 capítulos de 45 min.
Producción: HBO, DreamWorks, Playtone para HBO.
Estreno en EE.UU.: 10-03-2010 en HBO.
Estreno en España: Canal Plus (15-03-2010) y Antena 3 (31-03-2011).
Adultos. (VX) En 1993.

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------