Temas & Noticias



PALIZAS PARA EL PERRAJE

PALIZAS PARA EL PERRAJE

PALIZAS PARA EL PERRAJE

PALIZAS PARA EL PERRAJE

lillianEscribe Lillian Calm: Me carga criticar por criticar, así es que debo reconocer primero que ambos vuelos LAN fueron excelentes: puntuales e incluso muy suaves.

Para ser veraz, debo reconocer que no fue en la Plaza Italia de Santiago como represalia por no pronunciarme contra Hidroaysén, ni tampoco en Valparaíso por haber aplaudido el desfile de los guardiamarinas en homenaje a las glorias navales. Diría que las dos fuertes palizas que me pegaron fueron menos ecológicas.

¿A qué me refiero con esas dos palizas de las cuales recién me estoy recuperando? Simplemente a haber cruzado el charco (Atlántico, debe leerse) en un avión de itinerario Santiago-Madrid y Madrid-Santiago.

Me carga criticar por criticar, así es que debo reconocer primero que ambos vuelos LAN fueron excelentes: puntuales e incluso muy suaves. De la atención a bordo tampoco me puedo quejar, pero aún estoy molida por haber tenido imperiosamente que aprisionarme en un espacio minusculísimo, mi asiento, que se hizo más minúsculo aún cuando el pasajero de adelante reclinó su respaldo y yo tuve que repetir la operación con el mío.

Es que yo viajo con el perraje, es decir, en la mal llamada clase turista, lo que equivale a quinta clase. No me da para ejecutiva ni muchísimo menos para primera, que no conozco… salvo cuando se aterriza y se baja del avión, y se materializa la mala idea de tener que descender por esos pasillos orillados por mullidos asientos donde uno, somnolienta, comprueba lo que se perdió.

Esta vez, antes de que el viaje alcanzara la mitad de su travesía, sentí calambres. Aunque no soy alharaca me acordé, a no sé cuántos metros de altura, de que la inmovilidad produce hasta trombosis y procuré caminar (¡horror si a todos los pasajeros se les ocurriera lo mismo!), y ahí no pude dejar de pispar de reojo a todos esos seres tumbados que de noche parecen perder el pudor en los aviones (yo sólo lo perdí un poco la noche del terremoto, pero estaba en una casa de adobe más que centenaria que se vino abajo).

Ya había llegado extenuada al avión, porque aunque soy una buena caminante, distinto es hacerlo cargando una maleta de mano nada de liviana, y recorriendo no pocos kilómetros dentro del aeropuerto a pie, en tren, en cintas mecánicas, a pie, a pie, nuevamente en cintas mecánicas, a pie, para luego tener más encima que desandar mucho del camino y por una mala señalización retroceder para acudir al famoso tax free, y recuperar algo de impuestos por la gracia de ser extranjera, y luego caer en una segunda revisión del equipaje de mano donde creen que unos rosarios de la beatificación de Juan Pablo II que detecta el visor pueden ser municiones. Les mostré que estaban equivocados, pero me alegró ese trámite. ¡Cuántos pueden pretender llevar rosarios y sólo portan municiones!

Ya en vuelo envidié a los astronautas que tienen su espacio donde flotar a sus anchas. Decía que yo viajaba en el perraje, pero la afirmación no es del todo exacta. Si lo hubiera sido habrían aparecido asociaciones amigas de los animales para remediar la situación. Aquí las ONGs (así parece que se escribe) de derechos humanos, que más bien se mueven por motivaciones políticas, se hacen las sordas cuando se trata de defender los derechos humanos de quienes deben jibarizarse durante trece larguísimas horas sin movimiento alguno posible y, para colmo de los males, pagando por ello.

Por todo esto me ilusioné al leer un artículo de “The Wall Street Journal Americas” publicado en un diario local y titulado “Las promesas de las aerolíneas”. Se alude a “los espacios reducidos en las cabinas de los aviones”, y se anticipa un avión —no entiendo de especificaciones aeronáuticas— que ofrecerá “asientos más amplios”, ya que los fabricantes “también se concentran en dar a los pasajeros más espacio y mayor sensación de privacidad”. Ojala esta vez no sea sólo para “primera” y se evite así que aumenten los trombos en la mal llamada clase “turista”.

Llegamos finalmente a Santiago y, aunque no soy milagrera, reconozco y agradezco que se produjera un milagro portentoso: ¡mi maleta venía en el mismo vuelo que yo!▄▀

Lillian Calm
Temas.cl
23 05 2011

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado




JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave

Humor

Detrás de esa aura de inviolable dignidad y severidad de la reina Isabel II, se esconde su alma de bromista implacable y desconcertante.

La actriz Sheila Hancock recuerda que cuando fue invitada al Palacio de Buckingham, pisó a uno de los perros de la reina.

-“Me sentí mortificada y le ofrecí disculpas a la reina, pero ella contestó, sin que se le moviera un párpado:

- ‘Es su culpa (de la mascota), por ser del mismo color de la alfombra’

---------------------------

Durante una visita a una exposición de pinturas de Lucien Freud, Isabel se detuvo frente a sus característicos desnudos. El curador de la muestra le preguntó:

- “¿No fue usted pintada por Freud?”

- “Sí, pero no como a ellos”, contestó la Reina, muy seria.

--------------------------------------------------------