Temas & Noticias



A 50 AÑOS DEL PRIMER VIAJE DEL HOMBRE AL ESPACIO, SÓLO EL TURISMO BUSCA VOLVER AL COSMOS

A 50 AÑOS DEL PRIMER VIAJE DEL HOMBRE AL ESPACIO, SÓLO EL TURISMO BUSCA VOLVER AL COSMOS

A 50 AÑOS DEL PRIMER VIAJE DEL HOMBRE AL ESPACIO, SÓLO EL TURISMO BUSCA VOLVER AL COSMOS
abril 14

A 50 AÑOS DEL PRIMER VIAJE DEL HOMBRE AL ESPACIO, SÓLO EL TURISMO BUSCA VOLVER AL COSMOS

Nueva imagenEl 12 de abril de 1961, en plena Guerra Fría, el ruso Yuri Gagarin realizó un vuelo alrededor de la Tierra. Hoy, en cambio, EE.UU. saca de servicio sus transbordadores y se viene el turismo espacial.

El 12 de abril se cumplió medio siglo desde que el hombre logró traspasar la frontera del cosmos y la Asamblea General de la ONU declaró esa fecha Día del Espacio. El mundo entero conmemora la hazaña de Yuri Gagarin , el ruso que en 1961 partió hacia el infinito desde las estepas de Kazajistán a bordo de la nave Vostok 1. Esa odisea que duró 108 minutos , a una altitud variable (entre 175 y 380 kilómetros), fue la prueba de que el país comunista —en la etapa más tensa de la Guerra Fría— sacaba una ventaja apreciable en la carrera espacial a su eterno rival, EE.UU.

Hoy la situación cambió radicalmente: EE.UU. está retirando sus transbordadores y la mayoría de las agencias espaciales discuten una estrategia común para la exploración pacífica. Así, la tendencia actual es el turismo espacial. Sin ir más lejos, el año próximo la empresa Virgin Galactic, del millonario Richard Branson, realizará viajes a 200 mil euros por asiento.

En 1954, Gagarin abandonó la fábrica metalúrgica para alistarse en el aeroclub de la ciudad de Saratov. Un año más tarde, tras finalizar sus estudios técnicos, ingresó en la Escuela Militar de Pilotos de Oremburgo. En 1957 consiguió sus alas de piloto y se presentó como candidato al primer vuelo espacial.

Por esos vuelcos del azar, a los 27 años, Yuri, que encarnaba los valores del joven soviético, se convirtió en el primer hombre en orbitar alrededor del planeta y por añadidura, en un héroe nacional.

Entre los referentes de aquella era galáctica que se dieron cita en Moscú estuvieron Alexei Leonov, primer mortal en caminar por el espacio; Thomas Stafford, comandante de la primera misión espacial conjunta entre Estados Unidos y la URSS (Apollo – Soyuz); Valentina Tereshkova, primera mujer que viajó al espacio; y el primer astronauta chino, Yang Liwei.

En la otra punta del Océano Pacífico, en 1961 la NASA ultimaba los detalles para tener un hombre en el espacio en un vuelo suborbital. El astronauta Alan Shepard se entrenaba para esa misión. Pero recién cumplió su objetivo un año más tarde. John Glenn fue quien dio la vuelta a la Tierra a bordo del Mercury Friendship en febrero del 62.

Lo cierto es que cincuenta años atrás nadie hubiera imaginado que Londres iba a celebrar el viaje al espacio montando una estatua de Gagarin cerca de Trafalgar Square o que su nombre es desde enero una marca registrada valorada en 33 millones de dólares, según la agencia rusa RIA Novosti.

Además de convertirse en el símbolo de una época, Gagarin fue el disparador de múltiples leyendas. Se dice que fue el propio Nikita Jrushchov quien, luego de ver la foto suya, lo escogió entre veinte aspirantes. Jrushchov sabía que si la misión era exitosa la cara sonriente del astronauta se convertiría en la principal imagen de la URSS.

Entre sus dichos más célebres, desde la quietud del espacio, el cosmonauta ruso pronunció: “La tierra es azul. Veo las nubes. Es hermoso”. Entre las frases que se le atribuyen, aquella que reza “no veo a ningún Dios aquí arriba” es acaso la más recordada.

Pese a que los directivos del partido no querían arriesgar a su máxima figura, el desafío que se imponía Gagarin era sumarse al programa Lunar Soviético, para conquistar el satélite de la Tierra .

Pero Gagarin nunca volvió al espacio ni vio la llegada del hombre a la Luna: murió un año antes. El astronauta perdió la vida durante un vuelo rutinario de entrenamiento el 27 de marzo de 1968, cuando su avión se estrelló y tanto él como su instructor fallecieron.

A tres décadas del despegue del Columbia

Hoy se celebra otro aniversario: los 30 años del lanzamiento del primer transbordador espacial, el Columbia. El programa había sido ideado como sucesor de las misiones Apolo. La intención fue abaratar costos y para ello necesitaba una nave multifuncional, que pudiera ser reparada en caso de fallos. La NASA puso en órbita cinco lanzaderas espaciales: Columbia, Challenger (1982), Discovery (1983), Atlantis (1985) y Endeavour (1991). El Challenger y el Columbia terminaron en tragedia: el primero explotó en enero de 1986, poco después de despegar, y el segundo se desintegró en febrero de 2003, cuando penetraba la atmósfera tras de una exitosa misión. En ambos accidentes murieron los siete tripulantes.

Este año se apaga el sueño de la conquista espacial y con él, el único programa que puso en órbita naves reutilizables de modo sistemático. La NASA tiene previstos sólo dos viajes más de transbordadores: el Endeavour partirá el 19 de abril y el Atlantis el 28 de junio. Serán reemplazados por la nave Orión, aún en desarrollo.▀▄

Marcelo Bellucci

“Clarín” de Buenos Aires

12 04 2011

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------