Temas & Noticias



LOS CÉSAR FRANCESES PREMIAN LA ESPIRITUALIDAD: 'DE DIOSES Y HOMBRES', MEJOR PELÍCULA

LOS CÉSAR FRANCESES PREMIAN LA ESPIRITUALIDAD: 'DE DIOSES Y HOMBRES', MEJOR PELÍCULA

LOS CÉSAR FRANCESES PREMIAN LA ESPIRITUALIDAD: 'DE DIOSES Y HOMBRES', MEJOR PELÍCULA

LOS CÉSAR FRANCESES PREMIAN LA ESPIRITUALIDAD: ‘DE DIOSES Y HOMBRES’, MEJOR PELÍCULA

El octogenario y católico Michael Lonsdale recibe el premio al mejor actor secundario por su interpretación del monje Luc en el filme de Xavier Beauvois. Roman Polanski, Eric Elmosnino, Sara Forestier, Anne Alvaro y el filme ‘La red social’ fueron los otros galardonados

DIOSES-Y-HOMBRES

Michael Lonsdale realiza una soberbia interpretación del monje y médico Luc en De dioses y hombres

El cine francés vuelve a evidenciar un retorno de la industria cinematográfica al mundo espiritual al otorgar el César a la mejor película a De dioses y hombres, el filme de Xavier Beauvois. Thérèse, la película sobre Santa Teresita de Lisieux, o el próximo lanzamiento de Encontrarás dragones, que narra la vida de un joven Escribá de Balaguer, son otros ejemplos del auge del cine espiritual.

Concretamente, en Francia, el resurgimiento espiritual de la cultura ha tenido otras manifestaciones en los últimos años, que tienen un precedente en el éxito que obtuvo en 2007 el filme El gran silencio. También fueron o son éxito de ventas el CD Spiritum Dei grabado por Les Petres (Los sacerdotes); el libro Jésus, l’homme qui était Dieux, de Max Gallo; la ‘guía de sabiduría’ publicada por Mathieu Ricard; o la revista Prier (Orar).

La ceremonia de la 36 edición de los César del cine francés, que se celebró el pasado 25 de febrero en el parisino Teatro Châtelet, comenzó con un discurso de Jodie Foster.

El resto de los galardonados con los César franceses fueron Roman Polanski, que se llevó el de mejor director por su película El escritor; Eric Elmosnino, mejor actor principal por su papel en ‘Gainsbourg’; Sara Forestier, mejor actriz principal por Le nom des gens; Michael Lonsdale, mejor actor secundario por el filme De dioses y hombres; Anne Alvaro como mejor actriz secundaria por Le bruit des glaçons; y la película La red social, César al mejor filme extranjero.

DIOSES-Y-HOMBRES“Por fin, pícaro, más vale tarde que nunca”

Pero, si alguien brilló con luz propia y arrancó los aplausos más calurosos de la noche ese fue el casi octogenario actor que recibió el César al mejor actor secundario, Michael Lonsdale, que realiza una soberbia interpretación del monje Luc en el filme De dioses y hombres.

La película narra la historia real de un grupo de ocho monjes cistercienses que se vieron envueltos en la violencia desatada en la región de Tibhirine, en Argelia, a finales de los años noventa y en pleno apogeo de los yihadistas islámicos.

Con más de medio siglo de carrera a sus espaldas, Lonsdale recibió emocionado este primer César, lo acarició y susurró: “por fin, pícaro, más vale tarde que nunca”. A continuación explicó una anécdota que provocó las risas de los asistentes. “El obispo de Estrasburgo abrió las puertas de la catedral y me presentó así a las 1.200 personas que me esperaban: ‘Cedo la palabra a Michael Jackson’”.

Cabe resaltar que Lonsdale es miembro del movimiento carismático desde 1987 y uno de los pocos actores que se declara católico practicante.▀

Forum Libertas
01 03 2011

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo

Humor

Un conocido en apuros económicos acudió en busca de consejo a John D. Rockefeller sénior. Su problema era que un individuo que le debía cincuenta mil dólares se había ido a Constantinopla, y él no tenía ningún comprobante o reconocimiento de deuda que le permitiera exigir su pago. Rockefeller le aconsejó:

—Escríbale una carta reclamándole los cien mil dólares que le debe. Seguro que él le contestará diciéndole que está en un error, que no son cien mil, que sólo son cincuenta mil. Y así ya tendrá usted su reconocimiento de deuda.

-----------------------------------------------

Cuando Jean-Baptiste Colbert (1619-1683) se hizo cargo de las finanzas de Francia, hizo llamar a los principales hombres de negocios del reino. A fin de congraciarse con ellos y para ganar su confianza, les preguntó:

—Caballeros, que puedo hacer por ustedes.

—Le rogamos, señor —le contestaron todos a una—, que no haga nada. Déjenos que lo hagamos nosotros.

------------------------------------------------------------