Temas & Noticias



EL 27 DE FEBRERO DE 2010

EL 27 DE FEBRERO DE 2010

EL 27 DE FEBRERO DE 2010
febrero 24

EL 27 DE FEBRERO DE 2010

terremotoUn espectáculo que no va en ayuda de los damnificados por el terremoto de hace un año, es la polémica entre el oficialismo y la oposición sobre lo reconstruido.

Los chilenos tenemos una vocación curiosa: conmemorar las tragedias, en desmedro de lo positivo de nuestra historia. Para que citar los casos de las efemérides de la patria que son conocidos.

Pero, a este conmemoración de la terrible tragedia de hace un año, lo que está bien por las víctimas y las familias que sufrieron sus pérdidas, se suma ahora en el ámbito de la política una controversia inconducente entre opositores y oficialistas acerca de cuánto se ha avanzado en ir en apoyo de aquellos que sufrieron pérdidas irrecuperables.

Mientras unos asegurarán que se ha avanzado en un alto porcentaje en reparar, los otros criticarán que se exagera, que la realidad es frustrante. La ciudadanía no sabrá cuál es la verdad, el tema “ideologizado” sólo polarizará a simpatizantes y adversarios del gobierno.

Así, lo que debiera ser una política racional que busca corregir los errores y reforzar los logros en reincorporar a una vida normal a esos compatriotas que no tienen casa, ni trabajo, ni enseres domésticos básicos, se convierte en una polémica pequeña, estéril, que pretende obtener ventajas politiqueras.

El país hubiese esperado un balance certero sobre lo que hasta la fecha se ha hecho y lo que está por hacer, en vez de ceremonias mediáticas que persiguen de sus principales actores un protagonismo panfletario.

Hay que poner fin a este estilo de creer que se sirve a la patria a través de la pantalla de la televisión. En esos encuadres hay muchas cuestiones que son virtuales y que buscan engañar o distraer de la esencia de las cosas.▄

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------