Temas & Noticias



ENAP: LOS POBRES DEBEN ESPERAR

ENAP: LOS POBRES DEBEN ESPERAR

ENAP: LOS POBRES DEBEN ESPERAR

ENAP: LOS POBRES DEBEN ESPERAR

fuenzalidaEscribe Javier Fuenzalida A.: “la privatización no es un capricho ideológico, ni una defensa a la mayor eficiencia del sector privado. Es una racionalización de la jerarquización de las responsabilidades del Estado”.

¿Por qué no aumentar el gasto social para acelerar el combate contra la pobreza? Porque no hay más recursos. Habría que aumentar los impuestos, extrayendo recursos al sector privado que es más productivo que el fisco, o endeudarlo tanto que, a la postre, requerirá de más impuestos para amortizar los préstamos. ¿Por qué entonces no deshacerse de activos innecesarios para cumplir con el deber irrenunciable del Estado como lo hará Codelco con su participación en la energía, impulsando las concesiones o vendiendo empresas estatales como ENAP? ¿Qué dice, Presidente?

La Constitución ordena que el Estado sólo podrá desempeñar actividades empresariales si una ley de quórum calificado lo autoriza para las nuevas que se crearán, pero no para las que existían a la fecha de su promulgación. Pero las empresas estatales, han continuado creando filiales y relacionadas como si fueran repúblicas independientes. El Tribunal Constitucional deberá pronunciarse. ENAP tiene una treintena de ellas con 20 socios extranjeros. Sus directivos y ejecutivos juegan a ser empresarios con recursos ajenos, sin asumir riesgos. ENAP perdió US$1.000 millones en 2008. Fue como mojar un perro. Se sacudió y siguió en lo mismo y el gobierno tuvo que sacrificarse.

¿Es parte de la responsabilidad del Estado chileno el que ENAP arriesgue su patrimonio en países poco confiables como Irán (gobernado por fundamentalistas islámicos), Egipto (con un Presidente con 30 años en el poder y que ahora se tambalea), Argentina (que continúa incumpliendo su contrato del gas) o Venezuela (ni que hablar)? Sus flujos han ido a parar al comercio minorista en Ecuador y Perú en lugar de ir al fisco, y ahora pretende vender gasolina al detalle en Chile. Toda una aventura de US$500 millones. Es falso el argumento de que son autónomas con patrimonio propio. El capital proviene del gobierno y sus flujos financieros le pertenecen. Cuando le va mal el Estado responde.

Las empresas estatales son prescindibles frente a las responsabilidades primordiales del Estado. Es por ello que la privatización no es un capricho ideológico, ni una defensa a la mayor eficiencia del sector privado. Es una racionalización de la jerarquización de las responsabilidades del Estado, porque los recursos de que dispone no son infinitos. De ahí que en reiteradas columnas he abogado por la venta de los activos públicos para destinar esos recursos a lo imprescindible, entre los más urgentes, la guerra contra la pobreza para mejorar en el corto plazo el bienestar de ese 20% de la población, y para invertirlo en capacitación para que con su propio esfuerzo puedan abandonar su precario estado.

Es urgente que el Presidente le lea la cartilla a los ministros responsables del centenar de empresas estatales. Todas, Codelco incluido, para que no tengamos que avergonzarnos del absurdo que es que, para el Estado chileno, un litro de gasolina valga más que un indigente. Un santo Papa clamó que “los pobres no pueden esperar”. La ENAP cree que sí.▀

Javier Fuenzalida A.,
Profesor Universidad Finis Terrae
Temas.cl
09 02 2011

Video de la semana

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio

Video Recomendado





JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"

Humor

Cuando notificaron a Luis XIV la muerte del cardenal Mazarino, sucesor de Richelieu en el gobierno de Francia, le dijeron:

- Majestad, el cardenal ha entregado su alma a Dios. Y el rey, que no sentía demasiada simpatía por el cardenal, respondió:

- ¿Estáis seguro de que Dios la ha aceptado?

----------------------------------------------------

En una ocasión Luis XIV mostró a Nicolás Boileau unos versos que acababa de escribir. El ensayista, tratando de no mentir y al mismo tiempo de no ofender al Rey, le dijo:

- Nada hay imposible para vuestra majestad. Habéis querido hacer unos malos versos y ¡con qué facilidad lo habéis logrado!

----------------------------------------------------------------------