Temas & Noticias



LA FELICIDAD NACIONAL BRUTA

LA FELICIDAD NACIONAL BRUTA

LA FELICIDAD NACIONAL BRUTA

LA FELICIDAD NACIONAL BRUTA

felicidadOccidente da mucha importancia al producto interior bruto, al crecimiento y al aumento del consumo; y en cambio muy poca importancia a la satisfacción vital del país.

El primer ministro de Bután, el Sr. Jigme Thinley, ha venido a explicarnos algunas cosas de su país verdaderamente interesantes. Digamos de paso que Bután es un pequeño país situado entre China y la India, a la izquierda de Bangladesh. Thimley habló ante un auditorio muy numeroso y variopinto; allí había periodistas, monjas, ejecutivos, políticos, psicólogos, religiosos, empresarios, especialistas en ‘coaching’, deportistas. ¿Por qué tuvo tanto auditorio?, ¿por qué este auditorio era tan diverso? Thimley nos presentaba un concepto que era una auténtica novedad. Todos hemos oído hablar del P.I.B., que es el índice del producto interior bruto de un país. Pues él nos presentó otro índice, que lo consideraba más importante que el P.I.B., el F.N.B. que responde a las siglas de “felicidad nacional bruta”. Sería el índice que expresa la satisfacción vital de la población.
En su charla comentaba que para que la satisfacción vital comience a tener un valor significativo es indispensable que las primeras necesidades de la población estén cubiertas. A partir de aquí se puede empezar a construir la felicidad personal, pero este camino requiere un aprendizaje, ya que con frecuencia caemos en un deseo desordenado de querer bienes materiales, de sentirnos superiores a los otros; lo que nos lleva a una situación que perjudica y empobrece nuestras relaciones personales. Si estas relaciones fallan, nuestra felicidad se resiente. Thimley señalaba que es muy difícil construir la felicidad cuando la vida es una lucha continua. Decía que Occidente da mucha importancia al producto interior bruto, al crecimiento y al aumento del consumo; y en cambio muy poca importancia a la satisfacción vital del país. Él la situaba en aquella capacidad de disfrutar de las cosas sencillas de cada día, aprender a disfrutar y valorar de unas buenas relaciones interpersonales. Señaló que a eso no le damos la importancia que tiene. Prueba de ello es el alto consumo que tenemos de ansiolíticos, tranquilizantes y antidepresivos, lo que denota la angustia, el estrés y la presión a la que estamos sometidos. Esto pone de manifiesto que teniendo los medios no sabemos disfrutarlos. Deseamos lo que no tenemos y no disfrutamos de lo que tenemos.

Nos recomendó que aprendamos a valorar la vida como una extraordinaria singularidad y a orientar nuestro comportamiento a unas relaciones cada vez más fraternales. Así, descubriremos algo muy importante, que nuestro espíritu se libera de egoísmos y nos sentimos más libres y felices.▄

Antoni Pedregosa
Forum Libertas
02 02 2011

Social

Video de la semana

Video Recomendado




JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

------------------------------------------