Temas & Noticias



AÑO NUEVO, ¿SIN CANSANCIOS?

AÑO NUEVO, ¿SIN CANSANCIOS?

AÑO NUEVO, ¿SIN CANSANCIOS?
diciembre 30

AÑO NUEVO, ¿SIN CANSANCIOS?

año-nuevoHay quienes empiezan el año con el peso del cansancio del año viejo. Pero también es posible empezar con un alma llena de esperanza.

El paso del tiempo desgasta los corazones. Después de sueños y proyectos fracasados, después del constante traqueteo de la vida, iniciar un nuevo año tal vez llega a convertirse en una fiesta vacía, sin sentido, sin esperanzas, sin promesas.

Hay quienes empiezan el año nuevo con el peso del cansancio bajo el que vivimos el año viejo. Otros lo inician desde el lastre de una historia personal que ha dejado heridas hondas, en sí mismos o en quienes les rodean.

Pero también es posible empezar no sólo el año nuevo, sino la llegada de cada nuevo día, con la actitud fresca de un alma llena de esperanza.

Las preguntas surgen espontáneamente: ¿es posible esta esperanza? ¿En dónde podemos acogerla? ¿Cómo estar seguros de que esta vez no ocurrirá lo que hasta ahora ha determinado una existencia insípida y llena de cansancios?

Si las respuestas fueran fáciles, ahora mismo tomaríamos las riendas de nuestros actos para cambiar la ruta y dirigirnos hacia horizontes nuevos con energías renovadas. Pero sentimos continuamente la acción del pesado lastre del pasado…

Quizá llega la hora de mirar más arriba y más adentro. Descubriremos que estamos bajo la luz y la presencia de un Dios que es Creador y Padre. Recordaremos que vino al mundo y que caminó entre los hombres, que dio su Cuerpo y su Sangre en un gesto de amor ilimitado, que ofreció la misericordia para perdonar nuestros pecados.

Con un gesto de confianza podremos acoger el Amor que llega desde lo alto, el Amor que nos sostiene desde dentro. Así llegaremos a iniciar el nuevo año, y cada día nuevo, con la confianza de quien dice, simplemente: Señor, tú me conoces. Tú sabes lo débil y frágil que es mi corazón. Pero tú me amas. En tu nombre, otra vez, lanzaré las redes… (cf. Lc 5,1-5).▄

Fernando Pascual, LC
Profesor de Filosofía en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

----------------------------------------------------

Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles.

Inmediatamente llamaron a uno nativos e intentaron preguntarles mediante señas qué era eso.

Al notar que siempre decían “Kan Ghu Ru” adoptaron el vocablo inglés “kangaroo” (canguro). Los lingüistas determinaron tiempo después que los indígenas querían decir “No le entiendo”.

----------------------------------------------------