Temas & Noticias



DEL AGRAVIO ARGENTINO A LA BATALLA PRESUPUESTARIA

DEL AGRAVIO ARGENTINO A LA BATALLA PRESUPUESTARIA

DEL AGRAVIO ARGENTINO A LA BATALLA PRESUPUESTARIA

DEL AGRAVIO ARGENTINO A LA BATALLA PRESUPUESTARIA

cristina_fernandez_kirchnerEste es el Foco político del diario “La Segunda”, en que se aborda el asilo político concedido por el gobierno de Cristina de Kirchner a uno de los acusados en el crimen del senador Jaime Guzmán y se comentan otros temas de la coyuntura.

La decisión argentina de conceder asilo a Galvarino Apablaza, impidiendo su extradición, sólo puede entenderse en el contexto de la política trasandina, con un gobierno que tiene sus bases de apoyo en sectores de izquierda y movimientos de derechos humanos, en los cuales se impuso una imagen de Apablaza como «héroe popular», completamente ajena a su realidad de imputado en uno de los más graves crímenes ocurridos en Chile en democracia. La determinación es agraviante para nuestro país y desconoce la plena vigencia en él del Estado de Derecho, implicando, objetivamente, un golpe para la relación bilateral y un retroceso —como dijo el Presidente Piñera— precisamente para la causa de los derechos humanos y el logro de la verdad y la justicia, según ha coincidido casi la unanimidad del mundo político chileno.

Tal «golpe» viene dado por un gobierno con el que nuestras autoridades han tenido especiales muestras de consideración, llegando incluso a apoyar al propio esposo de la Mandataria en su polémica nominación a la cabeza de Unasur. Pero la falta de reciprocidad y la absoluta primacía de consideraciones de política interna por sobre compromisos internacionales parecen ya un patrón de conducta por parte del kirchnerismo, desde la crisis del gas hasta hoy. Por lo mismo, La Moneda y la Cancillería se enfrentan ahora al difícil trance de evaluar el futuro de una relación que es prioritaria para nuestro país, pero donde el manejo que hoy parece imperar en la Casa Rosada atenta contra confianzas que se supondrían básicas.

Tal análisis encuentra al gobierno del Presidente Piñera en un momento en muchos sentidos decisivo, cuando se inicia la discusión de su primera ley de presupuestos y cuando otros «incendios», como la huelga mapuche, parecen dar signos de apaciguamiento.

Oportunidad y prueba

Para una administración cuya agenda ha estado dominada por las emergencias, este presupuesto marca un hito y permite al fin dar un aterrizaje más concreto a aquella carta de navegación que suscitara aplausos el 21 de mayo. Con las restricciones que un presupuesto impone (parte importante del gasto debe ser siempre de continuidad), el texto muestra énfasis propios, una renovada preocupación por la eficiencia en el uso de los recursos y una decisión que marca un quiebre: la de un gasto público que por primera vez en años no crece por sobre el PIB. Una medida técnica (avalada por el último informe del FMI sobre Chile), pero también una definición política: limitar el creciente peso del Estado en la economía. Y precisamente porque se trata de una oportunidad para fijar su sello, sacar adelante el proyecto en un Congreso donde no tiene mayoría es también una prueba compleja para el Ejecutivo. Enfrentado a una Concertación siempre tentada con la dureza y que hace rato ha advertido que ésta es una batalla decisiva, el gabinete debiera desplegar una habilidad en el manejo legislativo y una capacidad negociadora que hasta ahora no se han visto demasiado.

El empate de fuerzas en la Comisión Mixta de Presupuesto (relativo, pues la Alianza iguala allí a la oposición sólo si logra sumar al independiente Marinovic) anticipa lo arduo de esa discusión. La Concertación la enfrenta con la bandera de «defender los programas sociales» (pese a que esa área crece un 14,9%) y con la asesoría de las principales figuras económicas de la era Bachelet. El ministro de Hacienda había irritado a ese bloque al señalar que buscaría poner fin al “despilfarro”, avalado por los antecedentes que cuestionan la eficiencia de emblemáticas iniciativas sociales, pero usó un tono conciliador en la cadena televisiva del jueves 30 de septiembre, en la que por otra parte tanto él como el Presidente insistieron en que éste era el presupuesto del «gobierno de la Coalición por el Cambio» (¿una señal de que tomaron nota de las críticas de Longueira, Larraín y Allamand?).

Dudas inquietantes en la Araucanía

Cuando parecía que del proyecto original sólo se salvaría un artículo, el Gobierno logró que el Congreso aprobara virtualmente toda su reforma a la ley antiterrorista. Ello, gracias a su mayoría en la comisión mixta que revisó el texto y tras una sucesión de desgastantes zigzagueos. En paralelo, la evidente división entre los comuneros de Concepción y Angol y el reinicio de conversaciones entre sus familiares y el Ejecutivo abren expectativas para el término de la huelga de hambre. Pero aun si ello se concreta, el episodio deja muchas dudas. Y es que en los hechos los huelguistas (entre los sectores más radicalizados del mundo mapuche e imputados por graves actos violentistas) consiguieron que el Gobierno reconociera a sus representantes como interlocutores; que se acogieran al menos parcialmente sus demandas de reformas legales, y que (aun cuando el Ministerio Público siga invocando esa normativa) se dé una potente señal, al abrirse las autoridades a recalificar las querellas por terrorismo. Qué impacto tendrá todo esto no sólo en la actividad violentista, sino en las posibilidades de una solución razonable al «tema de fondo» (la histórica postergación de la etnia mapuche) es una interrogante aún sin respuesta.

Y un adiós relativo

La ex Presidenta Bachelet celebró su cumpleaños y se despidió de sus colaboradores, dejando claro que no le interesa iniciar una carrera internacional y que volvería a instalarse en Chile (tras su experiencia neoyorquina) en dos años más, justo antes de las elecciones municipales: frases que llevan a revisar los cálculos de quienes concluyeron, luego que ella aceptara encabezar la ONU-Mujer, que ese paso cerraba cualquier nueva aspiración presidencial.■■■■■

“La Segunda”
01 10 2010

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------