Temas & Noticias



LA NECESARIA REVOLUCIÓN DE LA CLASE MEDIA

LA NECESARIA REVOLUCIÓN DE LA CLASE MEDIA

LA NECESARIA REVOLUCIÓN DE LA CLASE MEDIA

LA NECESARIA REVOLUCIÓN DE LA CLASE MEDIA

revolucionEn EE.UU., Saul Alinsky llegó a la conclusión de que este era el grupo social que mantenía sobre su espalda todo el sistema económico y social, recibiendo a cambio muchísimo menos de lo que aportaba. La situación en España es peor.

Si comienzo este comentario refiriéndome a Saul Alinsky es muy probable que a bastantes de vosotros no os diga nada el nombre, a pesar de que el triunfo de Obama le otorgó una cierta notoriedad. Nuestro hombre fue un organizador, una persona de acción de los grupos y barrios marginales de los EEUU. Procedía de la izquierda americana, desconfiaba de los partidos políticos y creía que la única forma de conseguir resultados concretos era que los propios afectados se organizaran, y de manera pacífica, pero decidida y activa, actuaran sobre quienes los sometían a una situación arbitraria, injusta, abusaban, en definitiva, de su debilidad. Habitantes de barrios degradados, grupos de color, éste fue el territorio social que trabajó Alinsky y que tuvo en un joven Obama a uno de los seguidores de sus doctrinas cuando practicaba el trabajo social en Chicago.

Lo que ya no se comenta tanto es que esta referencia de la izquierda democrática era un gran amigo de Maritain y mantuvo una notable correspondencia con el Cardenal Montini, es decir, con quien después fue el Papa Pablo VI. También se pasa por alto que los últimos años del pensamiento y la acción de Alinsky estuvieron centrados en la movilización de la clase media. Llegó a la conclusión de que por una parte este era el grupo social que mantenía sobre su espalda todo el sistema económico y social, recibiendo a cambio muchísimo menos de lo que aportaba. Y también creyó que sólo si este heterogéneo conjunto social, al que llamamos clase media, tomaba conciencia de la situación y se movilizaba, la política y la sociedad podía regenerarse.

Creo que es útil que leamos a Alinsky porque, además, es un pensador práctico, de acción, y en este sentido facilita escoger aquello que uno considera útil. Pero, sobre todo, vale la pena leerlo en su último desarrollo cuando trata sobre la clase media, porque la crisis y el gobierno de Zapatero en España están poniendo en evidencia lo que él dijo hace un puñado de años referido a EE.U.U. Alinsky es útil además porque la situación en España es mucho más grave, dado que en este país el peso de la fiscalidad que soporta aquel grupo social es mucho más duro y todavía mucho más cuando se trata de familias con hijos.

Os sugiero que hagáis la siguiente operación. Primero descontad de vuestros ingresos lo que pagáis al Estado y a la CCAA por IRPF, añadid a esto un cálculo aproximado de lo que aportáis con el IVA, es decir en relación a la cantidad de cosas y de servicios que compréis. Cargadle algún impuesto especial particularmente importante como el del gasóleo y la gasolina, añadid lo que le pagáis al ayuntamiento: basura, IBI, circulación, y, en algunos casos, lo que os cuesta la escuela de los hijos, porque lo lleváis a una concertada en defensa de vuestro ideario. Si hacéis este cálculo, os daréis cuenta que de lo que percibís por vuestro trabajo, entre un 65% y un 75%, en la mayoría de casos, y puede ser más, se lo queda el Estado en su doble versión de administración central y autonómica y la administración local.

Es decir, de cada semana que trabajáis tres días y medio se los queda el Estado y uno y medio es lo que os acabáis quedando vosotros. Esto es una brutalidad y un expolio. Se puede decir, y este es el discurso estándar sin ninguna profundización, que a cambio recibís una serie de servicios. Bien, invertid un par de horas en familia en practicar el juego siguiente: ¿cuanto os aporta el Estado, vuestra CCAA, el ayuntamiento, directamente? Veréis que la cifra es ínfima, ridícula. Cierto es que la mayor parte de las prestaciones son de índole general, la inversión en una carretera, la seguridad ciudadana. Pero esto en ningún caso justifica la depredación de nuestros ingresos y, sobre todo, el que no tengamos claro cómo se distribuyen. Esto por una parte.

Por otra, porque también desconocemos las enormes trampas a las que vivimos sometidos y que sirven para beneficiar sólo a unos pocos. El caso de los SICAV —las sociedades de inversión que utilizan las grandes fortunas para evitar legalmente pagar a Hacienda lo que les correspondería si fuera un ingreso atribuible a las rentas de las personas físicas—, un escándalo, que en su dimensión más explosiva ha permanecido semioculto. Se trata de que este tipo de sociedad que tributa al 1%, o como rendimiento del capital si se retira parte del mismo, es decir entre el 19% y el 21% (cifras absolutamente alejadas del IRPF); pueden eludir incluso este tipo de pago si la retirada del ingreso se hace bajo la fórmula de la reducción de capital de la sociedad. En este caso, no se paga nada. Este hecho ha saltado ahora a la luz porque finalmente el Gobierno va a modificarlo.

¿Cuántos agujeros negros más hay montados? ¿Por qué ni los partidos políticos ni los sindicatos nos lo explican? Deberíamos declararnos hartos de esta situación y organizarnos como movimiento cívico para cambiarla. En definitiva hacerle caso a Alinsky.■■■■■

Josep Miró i Ardèvol

Forum Libertas

29 09 2010

Social

Video de la semana

Video Recomendado

Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO

Humor

Durante un viaje en avión a Chicago, un amigo del multimillonario Philip Knight Wrigley (1894-1977) le preguntó que por qué seguía promocionando los chicles que fabricaba su empresa si esta ya era la más exitosa de todos los tiempos en todo el mundo. Wrigley le respondió:

—Por la misma razón que el piloto de este avión deja los motores en marcha cuando ya estamos en el aire.

----------------------------------------------------------

Al devolver un original no solicitado a un autor novel, el sabio estadounidense Samuel Johnson (1709-1784), sin más miramientos, le dijo:

—Su manuscrito es a la vez bueno y original; pero la parte que es buena no es original, y la parte que es original no es buena.

-----------------------------------------------------