Temas & Noticias



“LOS CASTORES CONSTRUYEN PUENTES”

“LOS CASTORES CONSTRUYEN PUENTES”

“LOS CASTORES CONSTRUYEN PUENTES”
septiembre 15

castores

“Castorcito”- Benjamín – de Kinder. Ya ha participado en varios Torneos.

“LOS CASTORES CONSTRUYEN PUENTES”

castoresLuego de cuatro años de vida, el equipo de rugby del Colegio Nocedal de La Pintana, Santiago de Chile, ha jugado un papel muy importante en la formación integral de sus alumnos, varios en riesgo social. Ahora el interés traspasa la frontera del Colegio y, con su asociación de ex alumnos, mantiene el vínculo a través del deporte de la ovalada.

La Pintana es una de las comunas más populosas del Sur de Santiago. Con 201.000 habitantes, sufre flagelos como la pobreza, el consumo de droga y la violencia de algunos delincuentes. La Fundación Nocedal, perteneciente a una congregación religiosa de la Iglesia Católica, lleva adelante un Colegio de enseñanza técnico- profesional de excelencia, de manera similar a las instituciones de educación científico-humanista que existen en los barrios más acomodados de la capital.

castoresAsí, en 1996 surge el primer Colegio, Nocedal, para niños, seguido tres años después por la fundación del Colegio Almendral, para niñas, separado algunos metros uno del otro. Ubicado en la población El Castillo de La Pintana, Santiago de Chile, el Nocedal acoge a 800 niños, que además de sus ramos habituales pueden tomar talleres deportivos y culturales, tales como Tenis, Fútbol y Atletismo.

Llega el rugby

El rugby no estaba en un primer momento como una de las disciplinas consideradas para ser practicadas por los alumnos. Ello cambió con la llegada del profesor Edmundo Gómez Ugarte como Jefe del Departamento de Educación Física y Deportes. Edmundo, ex jugador y entrenador de Universidad Católica (entre los años 1983-1986), es hijo uno de los más antiguos periodistas de rugby del país, Edmundo Gómez Maururi. Su hermano Esteban también es periodista especializado en el rugby, y ha trabajado para diversos diarios y revistas.

“El año 2006 hablé con el Director del Colegio sobre la posibilidad de hacer un taller de rugby. Reunimos los mínimos implementos necesarios y comenzamos a practicar con los chicos, de manera voluntaria. Varios no tenían idea del deporte y, como ha pasado en varios casos, pensaban que se trataba de fútbol americano,” cuenta Edmundo Gómez.

Más adelante se organizó el primer encuentro. “Hablamos y convinimos con Alonso Flores, entrenador del Club de Rugby de la Universidad Central, realizar un partido. Jugamos y perdimos por 57-10, pero fue muy meritorio haber marcado esos 10 puntos para muchachos que se encontraban empezando su vida rugbística.”

Progresivamente el colegio y otros profesores y apoderados se fueron entusiasmando con el naciente equipo de rugby. Así ocurrió con el inspector Danilo Sánchez, muy comprometido con el equipo en la recolección de los recursos necesarios para su funcionamiento. “Incluso una vez, para probar me metí a una cancha y jugué unos minutos”, comenta Sánchez.

En la actualidad, el equipo está dividido en “Castorcitos”, que es la división infantil, los “Castores” que corresponde a la división Intermedia – Juvenil y el equipo de ex alumnos Old Castors, que participa por primera vez este año en una liga regular, la “Orderude”, que agrupa a elencos en desarrollo de la zona poniente de Santiago. Carteles con el anuncio del partido del fin de semana de los Old Castors se ven en distintos murales del colegio junto a los anuncios de fútbol, demostrando el interés del colegio en su equipo de ex alumnos.

Incluso, los jugadores desean formar una asociación de ex alumnos, algo no habitual en un colegio no británico, favoreciendo otras actividades, como encuentros y bailes. El Colegio se ha mostrado interesado en extender de esta manera el vínculo con sus egresados.

“Los rugbistas son alumnos que han mejorado no sólo su rendimiento escolar sino que su conducta, su trato y sus relaciones interpersonales, y se les ha ampliado su horizonte”, indican Sánchez y Gómez. Dos ejemplos son Yerson Pérez y Nicolás Reyes, de 16 años de edad. “Como capitán me siento responsable del equipo, me gusta lo aguerrido del juego,” dice Yerson. “Aquí en la cancha se ven mucho los valores, la humildad, la perseverancia, la entrega,” explica Nicolás.

El Futuro

Los días miércoles y sábado son los programados para el taller de rugby. Edmundo recibe a los “Castores” y “Castorcitos”, en un sector reducido de la cancha que se encuentra en mantenimiento. Allí trabajan con el material donado por diversas personas y por el club inglés High Wycombe, que estuvo en Chile hace unos meses. “Cuando ellos u otros equipos de gran renombre nos vienen a hacer una clínica, es como la típica escena de la película ´Invictus´, cuando los Springbooks las realizaban en las barriadas pobres antes del Mundial de 1995. Han sido experiencias únicas,” relata el entrenador.

Al taller de los “Castorcitos” llegan niños muy pequeños, como Nelson Venegas, cuya conducta “ha mejorado mucho” luego de practicar el deporte. Pero Edmundo necesita ayuda. “A veces no doy abasto entrenando a los tres equipos, ya que además juego en los Old Castors.” También Danilo hace denodados esfuerzos para la compra de las camisetas, conseguir un segundo entrenador y obtener recursos para financiar la participación de los equipos en los próximos torneos.

Pero ambos, los jugadores y todo el colegio están felices con su equipo de rugby. “Con el rugby no le cambiamos la vida a estos niños, pero hacemos que la vean de una manera diferente,” dice Edmundo. La experiencia ha demostrado que está en lo correcto.■■■■■

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado



JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero

Humor

Durante un viaje en avión a Chicago, un amigo del multimillonario Philip Knight Wrigley (1894-1977) le preguntó que por qué seguía publicitando los chicles que fabricaba su empresa si esta ya era la más exitosa en todo el mundo. Wrigley le respondió:

—Por la misma razón que el piloto de este avión deja los motores en marcha cuando ya estamos en el aire.

------------------------------------

El rey español Felipe IV (1605-1665) le pidió al escritor Francisco de Quevedo (1580-1645) que improvisara una cuarteta.

—Dadme pie —le dijo Quevedo.

El rey, creyendo hacer una gracia, le alargó la pierna. Pero el escritor, que siempre fue de respuesta rápida e ingenio agudo, lejos de darse por vencido, improvisó, como le habían pedido, la siguiente cuarteta:

—En semejante postura / dais a entender, señor, / que yo soy el herrador / y vos la cabalgadura.

------------------------------------------------