Temas & Noticias



PARA NO VOLVER A CAER EN LA POBREZA

PARA NO VOLVER A CAER EN LA POBREZA

PARA NO VOLVER A CAER EN LA POBREZA

PARA NO VOLVER A CAER EN LA POBREZA

Nueva imagenSegún un estudio de Libertad y Desarrollo se estima que uno de cada tres hogares en Chile está en riesgo de volver a ser pobre.

Basándose en las mediciones de la encuesta Casen, un reciente estudio de Libertad y Desarrollo evaluó el riesgo y la probabilidad de que familias chilenas que hoy no están en condiciones de pobreza, vuelvan a caer en esa condición. Sus conclusiones son preocupantes: se estima que uno de cada tres hogares en Chile está en riesgo de volver a ser pobre.

En lo esencial, los datos confirman que el empleo es un factor clave como determinador de los ingresos disponibles del hogar, así como también el nivel educativo alcanzado, el género y el estado civil. La probabilidad de ser pobre, aun teniendo estudios secundarios, es casi la misma que la de los jefes de hogar que sólo han cursado hasta educación básica. Evidentemente, esto ratifica una vez más cuán impostergable es resolver el problema de la mala calidad de la educación chilena.

Dicho estudio define y mide el concepto de “vulnerabilidad”, que se considera clave para determinar las políticas públicas, en cuanto incorpora “el riesgo” dentro de las variables más importantes que inciden en la pobreza.

La actual Ficha de Protección Social busca, precisamente, determinar los grados de vulnerabilidad de la población, medidos según la capacidad de generar ingresos (edad, escolaridad y otros), más que según el ingreso efectivo. Esto es correcto, y en la comisión que actualmente está encargada de perfeccionar ese instrumento, dicho concepto debería prevalecer como elemento clave para focalizar los programas sociales.

Respecto de la pobreza, el Gobierno postula dos iniciativas principales: el ingreso ético familiar que anunció el Presidente el 21 de mayo pasado, consistente en asegurar un ingreso de 250 mil pesos para una familia de cinco miembros, y el Ministerio de Desarrollo Social, para dar una orientación más estratégica y coherente a la política social. Si ambas son bien implementadas, podrían tener resultados positivos. Sin embargo, la investigación del centro de estudios citado muestra que el esfuerzo público debe centrarse en reducir la vulnerabilidad, para lo cual es indispensable mejorar el nivel de educación e incrementar significativamente la tasa de empleo. Ambos factores disminuirían la vulnerabilidad y, por lo tanto, los niveles de pobreza.■■■■■

“El Mercurio”

Editorial

10 07 2010

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------