Temas & Noticias



EL BUEN LADRÓN

EL BUEN LADRÓN

EL BUEN LADRÓN
junio 10

EL BUEN LADRÓN

Sin título-1Con el mérito de personajes bien dibujados lo que es “dickensiano”, es una novela de aventuras. Buena lectura para todo público, en especial adolescentes dados a leer…

Se ha dicho de esta novela que es dickensiana y que debe algo a esos mundos extraños y bellos que Tim Burton sabe recrear en el cine. En realidad es una novela de aventuras —a veces algo macabras, aunque sin morbo, porque los protagonistas se dedican a robar cadáveres para venderlos a la “ciencia”—, ideal para quienes gustan de ese género, sobre todo en la subespecie gótica.

Además, la novela tiene el mérito —y eso sí que es dickensiano— de unos personajes tan bien dibujados que resultan inolvidables: Ren, el niño manco protagonista, el misterioso y seductor Benjamín, el ex maestro borracho Tom, el asesino por vocación Dolly, la señora Sands, que siempre habla a gritos, el enano que vive en el tejado…

La trama no es complicada y las aventuras se suceden a buen ritmo. Algunos desenlaces de esa trama son previsibles, para lectores experimentados, pero, en general, el interés se mantiene vivo.

Si hay un valor que destaca por encima de todos es el de la amistad, algo que Ren, el niño de 12 años, abandonado por sus padres y criado en un hospicio, tiene casi por naturaleza. Sabe hacerse amigos de todos y ayudar a todos. Por eso, aunque los mayores le han motivado en su antigua afición de ladrón, es un buen ladrón. Hasta que deja de serlo porque al final resulta que…

La novela, muy contenida en los pasajes en los que podría haber sido cruda, es para un público amplio, a partir del buen lector adolescente.■■■■■

Rafael Gómez Pérez

Forum Libertas

02/06/2010

The Good Thief

Autor: Hannah Tinti

Anagrama. Barcelona (2010).

356 págs. 19,50 €.

Traducción: Jesús Zulaika.

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)
¿Qué es la felicidad?

Humor

La Reina Isabel de Inglaterra, tras su apariencia tan formal, esconde un agudo sentido del humor. Durante una partida de caza, un pájaro pasó volando muy cerca y le hizo una herida en el cuello. Al verla sangrar, el guardia de seguridad pensó que le había llegado un balazo y abalanzándose sobre ella le hizo respiración boca a boca.

- Creo que él y yo llegamos a conocernos bastante bien, comentó la Reina al relatar el incidente.

--------------------------------------------------------------------

En otra ocasión visitó una exposición de cuadros de Lucien Freud, donde la mayoría representaba desnudos.

-¿No la pintó Freud a usted también Majestad?- le preguntó el curador de la muestra que la acompañaba.

- Sí, respondió Isabel, pero no como a ellos….

--------------------------------------------------------------------