Temas & Noticias



¡A COCINAR!

¡A COCINAR!

¡A COCINAR!

¡A COCINAR!

Sin título-1En estos días medio helados que nos aquejan lo invitamos a un gesto de audacia social, a preparar una sopa de ajo. ¡Atrévase con ella!

Dionisio Pérez en su “Guía del buen comer español”, publicado el año 1929, comenta que las sopas de ajo eran el condumio más económico de cuantos se servían al público en tabernas, cafés y restoranes madrileños.

Entonces no se le atribuían  a las sopas de ajo virtudes terapéuticas que más tarde las han elevado a la categoría de receta de médico, recomendada singularmente para la cena de personas de edad que quieren prolongar su vida con parsimonioso y prudente régimen.

Los literatos más o menos bohemios del siglo XIX, que eran grandes consumidores de sopas de ajo, no conocieron una letra refranera, propia del pueblo del Bajo Aragón, que dice así:

Siete virtudes

tienen las sopas:

quitan el hambre,

y dan sed poca.

Hacen dormir

y digerir.

Nunca enfadan,

Siempre agradan.

Y crían la cara

colorada.

Esto de la cara colorada era porque siempre el pueblo español lo ha estimado señal cierta de la buena salud.

Alejandro Dumas comió las sopas de ajo con enorme prevención y le parecieron bien. Copió la receta que le dieron y la divulgó en Francia, salvo que en su horror al aceite preceptuó en su receta la grasa, sin precisar cuál debía emplearse.

Las sopas de ajo no están bien sino cuando se las hace con buen aceite. Con buen aceite y con buen tino; ningún plato como éste, que parece sencillísimo, exige una mayor habilidad en el cocinero para elegir en el momento preciso en que han de retirarse del fuego.

Pero, basta de comentarios, vamos con una receta de sopa de ajo, simple, económica y violenta:

Ingredientes: 200 gr. de aceite, cuatro dientes de ajo, 400 gr. de pan, 12 vasos de agua, cuatro cucharaditas de sal.

Preparación: Se pone el aceite en una sartén y cuando esté fuerte, se echa un ajo en rodajas, hasta que se dore un poco. Se traslada a una cacerola y se añaden el pan en rebanadas finas, agua y sal. Finalmente se cuece todo durante seis u ocho minutos.

Es una sopa ligera y fuerte. Beba un vaso de vino tinto al consumirla y si la toma de noche, tenga a mano varios litros de agua. Las dos jornadas siguientes manténgase alejado de la gente, evite la vida social para no ser objeto de comentarios.■■■■■

Estilete

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)

Humor

Dos anécdotas del Presidente Ramón Barros Luco, famoso por tomarse las cosas con calma.

Mientras estaba de visita en el Congreso Nacional, fue informado del enfrentamiento entre huelguistas y la policía, y en vez de preocuparse por el asunto se limitó a preguntar:

-¿Y quién va ganando?

----------------------------------

En otra ocasión removió a un gobernador provincial por no cumplir cabalmente con sus deberes. El funcionario le envió un telegrama diciendo:

-Las sociedades obreras y las personas más importantes me piden que me quede.

-No les haga caso, contestó el Presidente

-----------------------------------------------